Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Estados Unidos, Australia y Reino Unido han anunciado este miércoles conjuntamente un nuevo acuerdo de seguridad trilateral para compartir tecnologías avanzadas, que incluye el apoyo al desarrollo de submarinos nucleares por parte de los australianos, como parte de las medidas para contrarrestar a China en el Indo-Pacífico.

Así lo ha anunciado el presidente de EE. UU., Joe Biden, en una rueda de prensa desde la Casa Blanca a la que se han unido de forma telemática los primeros ministros británico y australiano, Boris Johnson y Scott Morrison.

Mediante este acuerdo, denominado AUKUS, los tres países buscan reforzar la cooperación en tecnologías avanzadas de defensa, como inteligencia artificial, sistemas submarinos y cibervigilancia.

China ya ha advertido que el acuerdo "socava la paz y la estabilidad en la región". 

Foto: El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el primer ministro británico, Boris Johnson (D), y el primer ministro australiano, Scott Morrison (I) BRENDAN SMIALOWSKI / AFP

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha llamado este viernes a la unidad en su país y a dejar atrás el miedo, en un mensaje grabado en vídeo con motivo del vigésimo aniversario de los atentados del 11-S, que se conmemora este sábado. "Para mí, la lección principal del 11 de septiembre (de 2001) es que, cuando somos más vulnerables, en el tira y afloja que supone todo aquello que nos hace humanos, en la batalla por el alma de Estados Unidos, la unidad es nuestra mayor fortaleza", ha dicho Biden en un vídeo publicado en su cuenta oficial de Twitter.

Tras los atentados suicidas perpetrados este jueves en el aeropuerto de Kabul, en los que han muerto al menos 60 personas -doce de ellas militares estadounidenses-, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se ha mostrado tajante: "Los que han realizado este ataque que sepan que no os vamos a perdonar y no lo vamos a olvidar. Os vamos a cazar y os lo vamos a hacer pagar".

En Estados Unidos aumentan los mandatos para exigir la vacuna y con ellos crece el descontento en un sector de la población. Sindicatos de trabajadores de Nueva York han organizado el miércoles una protesta después de que el alcalde anunciara la vacuna obligatoria para el personal escolar y que restaurantes, gimnasios y teatros hayan empezado a exigirla también a los clientes. Estados Unidos solo ha logrado inmunizar al 52 % de su población así que Biden ha pasado de ofrecer incentivos y regalos a pedir directamente a compañías y gobiernos locales que la impongan a sus trabajadores. Delta Airlines es la primera gran empresa en anunciar sanciones: penalizará con 200 dólares mensuales a los empleados que no se la pongan. El epidemiólogo jefe de la Casa Blanca, el doctor Fauci, estima que si la gran mayoría de los estadounidenses se inmunizan podrían controlar la pandemia en abril del año que viene.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha comparecido este martes ante los medios tras la reunión del G-7 en la que se ha tratado el tema de Afganistán. Biden ha dicho que su país saldrá del país asiático el próximo 31 de agosto, pero que es consciente del riesgo que corren sus tropas por posibles ataques terroristas. Y el riesgo aumenta a medida que pasa el tiempo. Biden ha recalcado que se responderá a cualquier ataque de los talibanes y se va a aumentar el esfuerzo humanitario a la población afgana.

Las siete economías más desarrolladas del mundo exigen garantizar la seguridad de todos los afganos que quieran salir del país más allá del 31 de agosto, fecha marcada para terminar la evacuación y que Estados Unidos no tiene intención de ampliar. La canciller alemana ya ha dicho que "no podrán seguir con la evacuación sin EE.UU.". En esta línea ha ido también Bruselas pidiéndole a Washington que permanezca hasta que terminen de evacuar a los ciudadanos afganos que lo necesiten.

Estados Unidos ha admitido que muchas de las armas y equipos de defensa con los que combatió durante dos décadas de guerra en Afganistán han caído en manos de los talibanes. Y ante el caos de la evacuación, el presidente, Joe Biden, sigue defendiendo su decisión de retirarse de Afganistán, a pesar de que la caída de Kabul recuerda mucho a la de Saigón. En el imaginario estadounidense la comparación es difícil de esquivar.

FOTO: El secretario de Prensa del Departamento de Defensa de Estados Unidos, John Kirby, habla mientras el Mayor General del Ejército, William Taylor, escucha durante una conferencia de prensa en el Pentágono. Alex Wong/Getty Images/AFP

  • Está decidido a no mantener a su ejército en el conflicto afgano ni que la guerra le llegue "a otro presidente"
  • Ha reconocido que la captura de Kabul por parte de los talibanes se ha producido "más rápido de lo esperado"
  • Sigue la última hora de Afganistán en directo

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha defendido la decisión de abandonar Afganistán. Ha dicho que no se puede justificar una "presencia americana interminable". Además, Biden ha amenazado a los talibanes con una respuesta militar "rápida y contundente" si atacan al personal estadounidense o su embajada en Afganistán, ante el temor a que ese grupo insurgente avance sobre Kabul.

Foto: El presidente de EE.UU., Joe Biden (MANDEL NGAN/AFP)