Enlaces accesibilidad

El Gobierno contempla rebajar la pena del delito de sedición en una amplia reforma del Código Penal

  • Sánchez impulsará la revisión de los delitos de rebelión y sedición para adecuarlos a la realidad actual
  • Si no alcanza un acuerdo previo con Podemos, la iniciativa partiría de una proposición de ley socialista

Por
El Gobierno no descarta rebajar la pena por sedición en una amplia reforma del Código Penal

El Gobierno presidido por Pedro Sánchez está determinado a promover una revisión de los delitos de rebelión y de sedición con el fin de que se ajusten mejor a la realidad actual, si bien aún no ha definido el alcance de esa reforma, que afrontará en cualquier caso con el deseo de concitar un amplio consenso en el Parlamento.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, ha confirmado la voluntad expresada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de promover en el Congreso de los Diputados un "debate abierto" sobre la reforma del Código Penal, que incluya la "tipificación de los delitos vistos respecto a los comportamientos producidos en Cataluña", en referencia a la rebelión y la sedición [Qué implicaciones tendría rebajar la pena por sedición en el Código Penal].

En la entrevista que Sánchez concedió a RTVE este lunes, el jefe del Gobierno y líder socialista no descartó cambios en el Código Penal y se mostró abierto a revisar el delito de sedición por entender que "no es homologable a los delitos que se contemplan en otros países europeos".

Como sobre esta cuestión concreta el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos aún no tiene una posición común -no ha habido ocasión aún de debatirlo-, fuentes del Ejecutivo explican que aún no está decidido si la propuesta de reforma del Código Penal partiría del Gobierno con la presentación de un proyecto de ley o del grupo parlamentario socialista con una proposición de ley, sin descartar tampoco que la reforma contemple un "pack" único de revisión de ambos delitos.

Esta segunda opción permitiría a Unidas Podemos presentar su propia propuesta, escenario que fue al que apuntó el presidente en su entrevista en TVE al señalar que este sería un debate que tendría que abrirse en el Congreso. Si esta fuera finalmente la vía para abrir el debate sobre la reforma del Código Penal, la propuesta socialista se ajustaría a su programa electoral, pero sería sensible a las posiciones del resto de grupos con los que aspiraría a llegar a un acuerdo.

Revisión de varios tipos de delitos

Montero ha recordado que la reforma del Código Penal no se suscita exclusivamente por la conveniencia de actualizar los delitos de rebelión y de sedición por los que se ha juzgado a los líderes del 'procés', sino también por la necesidad de revisar los delitos sexuales con la idea de introducir el consentimiento expreso en las relaciones.

En definitiva, el Gobierno afirma buscar que el Código Penal "recoja de forma inequívoca aquellas figuras penales en función de la realidad" actual y "aclare determinados comportamientos delictivos". "Vamos con un planteamiento abierto", ha abundado la portavoz del Ejecutivo.

Pese a que se le ha preguntado de forma reiterada, no ha aclarado si los socialistas son partidarios de suavizar el delito de sedición. Fuentes del Gobierno no han descartado que finalmente se pudiera endurecer el delito de rebelión (que ya lleva penas de hasta 30 años de cárcel) pero suavizar el de sedición.

Posible beneficio para los presos del 'procés'

La reforma que se lleve a cabo se aplicaría a las personas que estuvieran condenadas por esos delitos. Es decir, que si se suaviza el delito de sedición, la condena de 13 años del líder de ERC, Oriol Junqueras, y del resto de condenados por sedición (entre nueve y 12 años) debería ajustarse de modo inmediato a los nuevos tipos penales, por lo que se podrían beneficiar de una rebaja de sus condenas.

Ya en su etapa en la oposición, Sánchez propuso actualizar la tipificación del delito de rebelión a los tiempos actuales al considerar que tal y como estaba redactado se vinculaba casi en exclusiva a un golpe militar.

De manera más reciente, en la campaña electoral del 10N, defendió en el debate electoral recuperar el delito de prohibición de convocatoria de referendos ilegales. Tanto en un caso como en el otro, las propuestas se lanzaron en un contexto electoral en que Sánchez endureció el tono con el independentismo.

Desde el Gobierno se adelanta que se tenderá la mano al PP para intentar sumarlo al acuerdo respecto de la reforma del Código Penal porque se trata de una revisión de tal calado que sería bueno que contara con el consenso del partido que ahora lidera la oposición.

La oposición: "Un indulto por la puerta de atrás"

Sin embargo, la oposición que conforman PP, Vox y Ciudadanos ha reaccionado con críticas a esta posible reforma del delito de sedición. PP y Ciudadanos hablan de un indulto encubierto, mientras que para Vox, es un "premio" a los delincuentes.

El portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, ha avisado de que Sánchez prepara un "indulto oculto" para los exconsellers catalanes Oriol Junqueras, Jordi Turull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Josep Rull y Dolors Bassa para permitir a estos políticos hoy encarcelados "estar en las calles a la vuelta de la esquina". "Es un indulto encubierto y me parece alarmante porque va en la línea que decía Rufián en el debate de investidura", ha insistido.

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, ha expresado igualmente su temor a que esta revisión del Código Penal se convierta en un "indulto por la puerta de atrás" para los líderes independentistas condenado por el 'procés', aludiendo al principio de la retroactividad de las reformas legales en beneficio del reo. 

En una entrevista en el canal 24 horas el lunes, tras la entrevista a Pedro Sánchez en TVE, la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ya apuntó que con esta posible rebaja del delito de sedición "lo que estás diciendo a los que se han saltado la ley es que tiene premio".

Noticias

anterior siguiente