Enlaces accesibilidad

Israel y la Yihad Islámica alcanzan un alto el fuego para detener la escalada de enfrentamientos en Gaza

  • Al menos 34 palestinos, la mayoría milicianos, han muerto en los ataques de las fuerzas israelíes en los dos últimos días
  • Las milicias palestinas han disparado cientos de cohetes sobre Israel, los últimos cinco ya con la tregua en vigor
     

Por
Los palestinos observan el cráter dejado por un proyectil israelí en Deir al Balah, en el sur de la Franja de Gaza
Los palestinos observan el cráter dejado por un proyectil israelí en Deir al Balah, en el sur de la Franja de Gaza. AFP

Israel y el grupo palestino la Yihad Islámica han acordado durante la madrugada de este jueves, , con la mediación de Egipto y la ONU, un alto el fuego para poner fin a la escalada de enfrentamientos desatada en la Franja de Gaza durante los últimos dos días, tras el asesinato selectivo por parte de fuerzas israelíes del líder del brazo armado de la Yihad Islámica, Bahaa al Ata, que ha llevado a la zona al borde de una nueva guerra.

Las hostilidades se han detenido a primera hora del día, después de una noche en la que la aviación israelí había intensificado los bombardeos contra el grupo islamista ante el incesante lanzamiento de cohetes desde Gaza.

Las sirenas antiaéreas, de hecho, no han parado de sonar en el territorio israelí durante toda la madrugada, hasta que, hacia las 7:00 hora local, volvió una relativa calma. Pese a todo, las alarmas volvieron a tronar cuatro horas después: "Se dispararon cinco proyectiles desde la Franja de Gaza hacia Israel. El sistema de Defensa Cúpula de Hierro interceptó dos de los proyectiles", informaba el Ejército en un comunicado.

Sin embargo, las fuerzas israelíes no han respondido con bombardeos a esos últimos disparos de cohetes y ningún grupo ha reivindicado su autoría desde Gaza, lo que parece apuntar a acciones individuales de milicianos palestinos. En cualquier caso, la tregua parece consolidarse a medida que transcurre el jueves.

Mediación de Egipto

El cese de las hostilidades se debe, sobre todo, a la mediación de Egipto, apoyado por Naciones Unidas, después de una escalada que hacía temer un enfrentamiento generalizado. "Egipto y la ONU trabajan duro para evitar que la más peligrosa escalada en Gaza y alrededores conduzca a una guerra. Las próximas horas y días serán críticos. Todos deben mostrar la máxima moderación y hacer su parte para evitar el derramamiento de sangre", ha señalado a través de Twitter el enviado especial de la ONU en Oriente Medio, Nickolay Mladenov.

El Ministerio de Sanidad de Gaza informó el miércoles por la noche y esta madrugada de que otros dos palestinos murieron en el sur de Gaza y seis en el centro, lo que eleva la cifra de víctimas mortales a 34, la mayoría milicianos, desde que comenzara la escalada el martes de madrugada.

Fuego cruzado en la Franja de Gaza tras la muerte de un líder de la Yihad islámica.

Entre las víctimas civiles hay un total de seis menores, según el portavoz del Ministerio de Salud, Ahsraf al Qaedra, que incluye un joven de 18 no considerado como mayor de edad en la franja palestina. Según las fuerzas de seguridad en Gaza, los bombardeos de esta madrugada han alcanzado también objetivos de otras milicias palestinas, al margen de la Yihad Islámica.

Con todo, el movimiento islamista Hamás, que controla de facto el enclave desde 2007, no ha tomado parte de esta escalada liderada por la Yihad Islámica, cuya milicia es la segunda más extensa, y difiere de sus objetivos por el apoyo directo de Irán y la influencia ideológica de la revolución iraní entre sus filas.

Un acuerdo tácito para frenar las agresiones

El portavoz de la Yihad Islámica, Mosab al Breim, ha detallado que el acuerdo de alto el fuego está condicionado a que Israel termine con "los asesinatos selectivos, deje de disparar a los manifestantes de la Marcha del Retorno [las protestas semanales en la línea divisoria] y alivie el bloqueo" de la Franja.

Israel no ha reconocido ninguno de esos puntos y se ha limitado a deslizar que, si los palestinos detienen sus ataques -hasta 400 proyectiles han sido lanzados contra territorio israelí en dos días-, no habrá respuesta por su parte: "El silencio será respondido con el silencio", ha indicado el ministro de Exteriores en funciones, Israel Katz, en la radio del Ejército.

Por su parte, el portavoz del Ejército israelí, Jonathan Conricus, ha explicado que habían dado por finalizado lo que ha denominado como plan Cinturón Negro, en referencia al ataque selectivo del martes que mató al líder del brazo armado de la Yihad Islámica y a su mujer en su casa.

Conricus ha descrito a Bahaa al Ata como "un obstáculo para la estabilidad y los diferentes acuerdos diplomáticos", en alusión a la tregua de larga duración que Israel mantiene con Hamás. En este sentido, el Ejército israelí ha recalcado que solo había atacado objetivos de la Yihad Islámica y ha acusado a sus milicianos de esconderse detrás de los civiles.

Noticias

anterior siguiente