Enlaces accesibilidad

La dieta mediterránea contribuye a una menor fragilidad muscular en las mujeres diabéticas

  • Esta enfermedad acelera la pérdida de masa corporal en quienes la padecen
  • Un efecto que se ve intensificado por algunos fármacos

Por
La dieta mediterránea es nutricionalmente equilibrada y puede ser mantenida en el tiempo.
La dieta mediterránea es nutricionalmente equilibrada y puede ser mantenida en el tiempo. THINKSTOCK

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han demostrado que mantener una dieta mediterránea se asocia con menor riesgo de fragilidad en las mujeres mayores que sufren diabetes, después de que el 28% de las diabéticas con dieta tuvieran mejores resultados que quienes no la siguieron.

Desde la UAM han subrayado en un comunicado la importancia de este estudio, señalando que la diabetes acelera la pérdida de masa muscular, algo que se ve intensificado por algunos fármacos. Por todo ello, han añadido, las personas que sufren diabetes tienen mayor riesgo de desarrollar fragilidad, y cualquier infección o nuevo tratamiento puede desembocar en una situación de hospitalización, discapacidad o muerte.

8.970 mujeres diabéticas mayores de 60 años

Los expertos firmantes del trabajo han utilizado datos de 8.970 mujeres americanas mayores de 60 años con un diagnóstico de diabetes, cuyo caso fue seguido durante 22 años, identificando a aquellas que se convirtieron en "frágiles".

En concreto, un 28% de las mujeres que mantuvieron un patrón de la dieta mediterránea padecieron menor riesgo de ser frágiles que aquellas que no lo siguieron, según ha puntualizado la profesora en el departamento de Medicina Preventiva de la UAM y primera autora del estudio, Esther López-García. Además, este efecto beneficioso se vio tanto en participantes "totalmente sanos y robustos" como en aquellos que ya presentaban algún signo de fragilidad", ha agregado.

El director del departamento de Medicina Preventiva y autor senior del estudio, Fernando Rodríguez Artalejo, ha recordado que la dieta mediterránea es nutricionalmente equilibrada y puede ser mantenida en el tiempo, con lo que también se reduce el riesgo de obesidad.

Noticias

anterior siguiente