Enlaces accesibilidad

China redujo en abril su superávit comercial global, pero aumentó el que mantiene con EE.UU.

  • Las importaciones chinas crecieron con más fuerza que sus exportaciones
  • Con EE.UU., ocurrió lo contrario y el superávit bilateral aumentó 7.000 millones

Por
Transporte de contenedores en el puerto chino de Qingdao
El superávit a favor de China está en el origen de las actuales tensiones comerciales con Washington. AFP PHOTO

El superávit comercial de China se redujo en abril debido a una potente subida de las importaciones, que fue capaz de compensar con creces una subida también fuerte de las exportaciones del gigante asiático. Esa disminución del superávit global contrasta con la ampliación del que el gigante asiático mantiene con EE.UU., una de las razones que ha originado las actuales disputas comerciales entre ambas potencias.

El superávit de China respecto a Estados Unidos alcanzó los 22.190 millones de dólares el mes pasado (unos 18.600 millones de euros), más de 7.000 millones más que el de un mes antes, según los datos de aduanas publicados este martes. Así, entre enero y abril, EE.UU. acumula un déficit comercial respecto a China de 80.400 millones de dólares (67.500 millones de euros), por encima de los 71.000 millones (casi 60.000 millones de euros) que presentaba en el mismo período del año pasado.

Las exportaciones chinas a EE.UU. se incrementaron un 13,9% en los cuatro primeros meses del año, mientras que las importaciones de productos estadounidenses crecieron un 11,6%.

Al cierre de 2017, el superávit comercial de China con EE.UU. era 288.000 millones de dólares (unos 242.000 millones de euros), lo que supuso un aumento del 13% respecto al ejercicio anterior.

Ese fuerte incremento en el primer año de Presidencia de Donald Trump ha llevado al dirigente estadounidense a endurecer la política comercial con la segunda potencia mundial, imponiendo aranceles adicionales al acero y aluminio chinos y amenazando con tarifas multimillonarias a otros productos si Pekín no recorta en 200.000 millones de dólares ese superávit, rebaja sus aranceles y retira subvenciones a su desarrollo tecnológico.

China, por su parte, ha respondido con la aplicación de tarifas adicionales por valor de 3.000 millones de dólares (unos 2.500 millones de euros) y asegura que contraatacará cualquier nueva medida penalizadora de Washington con nuevos aranceles sobre productos estadounidenses.

Fortaleza de la demanda interna china

En total, las exportaciones de China se dispararon un 12,9% respecto a las de un año antes, duplicando las previsiones de crecimiento manejadas por los analistas y superando el bache de marzo, cuando habían caído un 2,7% internanual.

También repuntaron más de lo esperado las compras chinas en el exterior, lo que sugiere que la demanda interna se mantiene fuerte pese al enfriamiento del mercado inmobiliario y al encarecimiento de la financiación de las empresas. Esta resistencia de la demanda es importante de cara a una eventual guerra comercial, ya que puede suavizar en cierta medida el impacto de esas tensiones.

En concreto, las importaciones crecieron un 21,5% interanual, frente al pronóstico de un alza del 16%. Las compras exteriores de soja y petróleo aumentaron en abril respecto a las de un mes antes, mientras que las de acero y carbón disminuyeron.

Con esas cifras, el superávit comercial chino de abril se situó en 28.780 millones de dólares (unos 24.200 millones de euros), en contraste con el poco habitual déficit de 4.980 millones (4.180 millones de euros) que tuvo en marzo, según los analistas, por motivos estacionales.

Noticias

anterior siguiente