Enlaces accesibilidad

La periodista húngara que zancadilleó y golpeó a los refugiados se justifica: "Sentí pánico"

  • Petra László niega ser una "reportera racista"
  • Asegura que no se percató de que estaba golpeando a una niña
  • La Policía de Budapest la investiga por la acusación de vandalismo

Por
 Imagen tomada de un vídeo en el que se ve a la camarógrafa húngara, Petra László (en el centro, con camisa vaquera), dando una patada a una niña que huye, en Roszke, Hungría AFP PHOTO / INDEX.HU
Imagen tomada de un vídeo en el que se ve a la camarógrafa húngara, Petra László (en el centro, con camisa vaquera), dando una patada a una niña que huye, en Roszke, Hungría AFP PHOTO / INDEX.HU AFP GBA

Petra László, la camarógrafa húngara que se ha hecho conocida por unas imágenes en las que se la ve poniendo la zancadilla y lanzando patadas a los refugiados que intentaban huir de la Policía, ha justificado su actitud.

Su empresa, el canal de televisión N1, cercano al partido de extrema derecha Jobbik, la despidió de inmediato al ver las imágenes. Además, la Policía de Budapest ha interrogado a la reportera, a quien la Fiscalía acusa de vandalismo.

"Siento sinceramente lo ocurrido (...) prácticamente estoy en un estado de shock por lo que hice y por lo que están haciendo conmigo", ha asegurado László en una carta a la prensa local, informa Efe.

László comenta que cuando estaba trabajando con su cámara en el punto de reunión de Röszke, cerca de la frontera con Serbia, centenares de refugiados comenzaron a correr hacia ella, lo que le causó temor.

Es difícil tomar decisiones correctas cuando uno tiene pánico

"Es difícil tomar decisiones correctas cuando uno tiene pánico. Yo no pude hacerlo", ha asegurado la reportera, a la que, en las imágenes, se ve estirando la pierna para golpear primero a un hombre y después a una niña que pasan junto a ella. En otra secuencia, la periodista pone la zancadilla a un hombre que intenta zafarse de la Policía con su hijo en brazos. Ambos ruedan por el suelo.

Polémicas imágenes de una periodista húngara zancadilleando a unos refugiados

"Como madre lamento mucho que el destino me haya llevado hasta una niña, algo que en aquel momento no percibí. Estaba en pánico y ahora me veo en las grabaciones, como si no fuera yo", ha insistido.

László ha asegurado que se arrepiente de lo sucedido y que asumirá la responsabilidad. No obstante, ha denunciado ser víctima de una "caza de brujas política" y de amenazas de muerte.

La periodista niega ser una "reportera racista". "Solo soy una mujer, una madre ahora ya sin trabajo que en una situación de pánico tomó una decisión equivocada", concluye la carta recogida por el portal "index".

Las imágenes de László golpeando los refugiados se convirtieron en tema de moda en redes sociales y provocaron indignación en toda Europa. En Facebook, la página "Muro de la vergüenza Petra László" tiene ya más de 35.000 recomendaciones.

Hungría es una de las rutas de paso de los miles de refugiados, en su mayoría sirios, que intentan llegar desde el sur de Europa a Alemania y Suecia para solicitar asilo.

 

Noticias

anterior siguiente