Enlaces accesibilidad

'Hasta que el martirio nos separe': así es el perfil de la novia de un yihadista

  • Un estudio del King College elabora el perfil de las mujeres captadas
  • Unas 550 mujeres occidentales se han unido al Estado Islámico
  • Muchas son jóvenes, de ambientes acomodados y estudios superiores
  • Tienen una visión romántica de la aventura y del deber religioso

Por
Así es el perfil de la novia de un yihadista

Las mujeres occidentales que unen a la organización terrorista autodenominada Estado Islámico (EI) pertenecen, cada vez más, a clases acomodadas y bien educadas, aunque tienen una visión romántica de la aventura que a menudo se ve rápidamente disipada por la dureza de la vida de la "novia de un yihadista". Son las conclusiones de un estudio británico que estudia el fenómeno de reclutamiento femenino por la organización terrorista.

Más de 550 mujeres de países occidentales han abandonado sus países y familias para unirse al Estado Islámico, según señala el documento del Instituto para una Diálogo Estratégico y el Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización del King College de Londres.

Las causas del reclutamiento

Sin embargo, muy poco se está haciendo para entender las razones que causan esa "oleada sin precedentes" de reclutas que se unen Estado Islámico para tomar medidas preventivas. "Las reclutas occidentales del EI están rompiendo estereotipos anteriores acerca de quién está 'en riesgo' de radicalización ante el yihadismo y las redes extremistas violentos ", señala el informe titulado "Hasta que el martirio nos separe".

Según el estudio, el perfil de reclutas femeninas es de mujeres cada vez más jóvenes, de ambientes confortables y, a menudo bien educados, y para las que de la propaganda y reclutamiento son "cruciales". Según los investigadores, había muchas razones diferentes por qué las mujeres se unen. "La suposición de que las mujeres que se unen al EI es principalmente para convertirse en 'novias de los yihadistas' es reduccionista y, sobre todo, incorrecta ", señala el informe.

Al igual que los hombres occidentales que se han unido ISIS, las mujeres se sentían aisladas social y culturalmente, creían que los musulmanes estaban siendo perseguidos y estaban encolerizadas porque no se hace nada al respecto. Los reclutas masculinos, señala los investigadores, también fueron atraídos por una visión idealista del deber religioso, un sentido de hermandad, y una visión romántica de la aventura.

La vida real bajo el Estado Islámico

Sin embargo, la vida real en los territorios controlados por la organización esta muy lejos de la imagen que veían retratada en la red. Las condiciones son duras y algunas se han convertido en viudas a una edad muy temprana.

"La responsabilidad de las mujeres occidentales en las zonas bajo control del EI es, ante todo, la de ser una buena esposa para el marido yihadista con el que se comprometió y convertirse en una madre para la próxima generación del yihadismo ", señala el informe.

"Sin embargo, también hay una visión de las quejas de la vida cotidiana de esas mujeres, a menudo en el país aislado en grave condiciones y las realidades de la vida dentro de una zona de guerra en un terrorista llevó territorio".

El informe concluye que hay una necesidad urgente de contraatacar con mensajes antiextremistas "que se dirijan específicamente a las mujeres, que detallen cómo en realidad la vida bajo el Estado Islámico está muy lejos de la visión idealizada”, así como de la creación de “mejores programas de reinserción para los que regresan de Siria y Irak para contrarrestar la ideología radical”.

En la piel de una yihadista

'En la piel de una yihadista', la obra de Anna Erelle que desvela los entresijos del Estado Islámico

Anna Erelle es el pseudónimo de una periodista francesa que se hizo pasar por una joven dispuesta a unirse a la causa yihadista, una investigación que relató en su libro “En la piel de un yihadista”.

En una entrevista con TVE, la periodista señala “que la yihad 2.0 es muy peligrosa” y que les resulta muy fácil acceder a las jóvenes en la red. En esa investigación consigue contactar con altos cargos del Estado Islámico, y desvela las tácticas psicológicas utilizadas para captar a las jóvenes occidentales.

El perfil falso que utilizó para captar la atención es el de una jóven influenciable con cierto vacío existencial y a un yihadista que por el día hace la guerra y los actos más atroces y por la noche la corteja a través de la red.

Noticias

anterior siguiente