Enlaces accesibilidad

"El Estado Islámico ha creado una marca y sus propios héroes"

  • Javier Martín presenta su libro Estado Islámico, geopolítica del caos
  • Para el periodista, el EI "no es sólo un grupo terrorista"

Por
"El problema del reclutamiento del EI en occidente viene del fracaso de las políticas de inmigración"

Ha desbancado a Al Qaeda como el grupo terrorista más temido del mundo. El autoproclamado Estado Islámico (EI) o DAESH, en su acrónimo en árabe, se ha convertido en una de las principales amenazas mundiales, si no la mayor. Pero para Javier Martín, periodista y autor del libro Estado Islámico, geopolítica del caosel grupo es “más que un grupo terrorista”. Conocer toda su naturaleza, señala, es la única manera de poder derrotarlo.

El fenómeno Estado Islámico sorprendió en 2014 por la rapidez de su crecimiento y la violencia de sus acciones. Se conocía su presencia en Irak y Siria, pero la facilidad con la que conquistó ciudades iraquíes tan importantes como Mosul o Faluya y la extensión del terreno que ha llegado a controlar sorprendió a muchos.

“El Estado Islámico ha creado una marca y ha creado sus propios héroes, y nosotros, los medios, los hemos ayudado a crear. Como el yihadista John, que es el Spiderman de los niños en zonas de Siria, pero también, para muchos niños que viven en zonas marginales socialmente de Londres o Paris”, añade el periodista.

La naturaleza del monstruo

Javier Martín recuerda que es precisamente en Irak y en la invasión de 2003 donde tiene su origen. “El EI crece como un producto genuinamente iraquí. De hecho, Abú Bakr Al Bagdadí es el primer líder yihadista conocido mundialmente que no ha estado nunca en Afganistán”, recuerda.

El punto de eclosión y crecimiento fue, precisamente, la invasión de Irak y la gestión de la postguerra. “Nace también para dar respuesta al mayor error, que fue el desmantelamiento del Ejército de Sadam Hussein y dejar a los suníes como una comunidad aislada y arruinada. Desde entonces, en las zonas suníes no hay seguridad, no hay agua, no hay electricidad, no hay hospitales, no hay escuelas, y esa sociedad se ha sentido huérfana. El EI les ha dado eso: les ha dado escuelas abiertas, les ha dado sanidad gratis, seguridad en las calles”, apunta el experto.

En esas estructuras y organizaciones, señala Martín, la mujer tiene un papel fundamental. “Gran parte del EI se sostiene sobre el trabajo de las mujeres, porque la mayor parte de los hombres están en el combate”, señala el experto. “Son un pilar fundamental en el EI. Quien se encarga de la educación, de la salud, de que la casa funcione es la mujer”, añade.

La amenaza del EI se percibe global, aunque para el periodista “su objetivo principal el conquistar Bagdad y establecer un estado suní en las zonas que controla, es decir, el este de Siria y las zonas suníes de Irak”, apunta.

“El objetivo de Al Qaeda siempre ha sido globalizar la lucha yihadista y el EI se aprovecha de esa globalización lograr apoyo de yihadistas de todo el mundo, pero su objetivo es Irak. Tiene más interés en desarrollar su parte local y nacional que en crear una red internacional. La red internacional lo que ayuda es a su propaganda”, añade.

Mapa distribuido por la organización terrorista de los que reclama como sus provincias del autodenominado 'califato' FUENTE:www.liveleak.com

Las alianzas y expansión

En Libia, Nigeria, Argelia o Túnez, en los últimos tiempos muchos grupos yihadista se han sumado a la ‘nueva marca’. En los medios occidentales, no se ha tardado en incluirlo dentro de lo mismo, aunque Javier Martín recuerda que, en la mayoría de los casos, son grupos locales, con agenda local. “Tenemos que poner un poco la distancia y no creer que todo es Estado Islámico. Estamos simplificando”, señala.

Un ejemplo de ello fue el pasado atentado de Túnez. “A las pocas horas hubo un tuit o un comunicado por internet en el que decía que el EI aplaudía el atentado, y eso se difundió como que el EI asumía la responsabilidad del atentado”, recuerda. “El EI se puso esa medalla y como los medios vamos tan deprisa, en la memoria colectiva parece que el atentado de Túnez lo hizo el EI cuando no hay ninguna relación” señala el periodista, delegado de Efe en Túnez.

La lealtad de esos grupos, cree Javier Martín, dependerá en gran medida de crecimiento del EI. “De todas las lealtades que hemos escuchado en los últimos tiempos al EI, la más preocupante sería la de Boko Harám. Porque tiene unos objetivos y estructuras muy similares a la del Estado Islámico”, señala.

Financiación propia de una mafia

La revista Forbes consideró al Estado Islámico el grupo terrorista más rico del mundo. “Se financia de una forma que se aproxima más a la mafia que a otra forma de financiación”. De ellas, la más importante es el contrabando de petróleo, especialmente después de controlar amplias zonas petrolíferas en Irak y Siria. Se estima que pueden recaudar en entre uno y tres millones de dólares al día.

En Portada - La amenaza del califato - ver ahora

“Pero luego hay varias fuentes más”, recuerda Javier Martín. “Una de ellas es la recaudación de impuestos. El Estado Islámico no es solamente una organización terrorista, sino que funciona como un estado, y como un estado recolecta impuestos: en los mercados o en las mercancías, por ejemplo”.

Además, señala el periodista, “hay otra tercera vía importante que son los secuestros. Pero no solamente los mediáticos (los servicios secretos de Francia han admitido que pagaron 18 millones de euros por cuatro ciudadanos). También secuestran a personas ricas, a chiíes, a camioneros turcos”, recuerda.

Maestros de la propaganda

Para los medios de comunicación, la propaganda del Estado Islámico ha supuesto un reto y un debate continuo. Su dominio de las técnicas de la comunicación, Internet y las redes sociales les ha dado grandes réditos.

“Está ya demostrado. Cada vez que un vídeo se hace viral o sale en las televisiones internacionales, el número de gente que quiere unirse al EI crece. Es decir... Podemos hablar del vídeo, pero ¿Por qué somos esclavos de la imagen? Contemos el vídeo, pero no lo pongamos”, propone.

Para Martín, la respuesta al Estado Islámico debe de ser más global y social. “Tenemos que promover los derechos humanos. No puede ser que para occidente sea más importante que se organicen unas elecciones a los tres meses de la caída de un dictador que el obligar a su sucesor a cumplir a raja tabla y de forma estricta los derechos humanos”, señala.

¿DAESH, ISIS o Estado Islámico?

Desde Occidente y los países árabes, incluso la designación del grupo ha creado controversia. Se les ha nombrado de muchas maneras: Estado Islámico, ISIS (acrónimo en inglés), DAESH, acrónimo en árabe de Estado Islámico para Irak y Levante (Daulat Al Islamiya fil Irak wal Sham).

Tras muchos debates, los líderes occidentales y árabes han preferido promover esta última designación. “Los gobiernos no quieren llamarlo "estado" porque dicen que eso es darle mayor entidad, y eso es cierto, pero también le estamos dando su identidad y así tendremos más herramientas para derrotarlo” señala Martín.

“Creo que lo de DAESH es una influencia de los gobiernos árabes, por que eso es una sigla que Daulat Al Islamiya, que significa precisamente Estado Islámico. Y en la carta fundacional de Arabia Saudí se dice que es un "Daulat Al Islamiya", en la Constitución de Egipto se dice que es un "Daulat Al Islamiya", Sudán es un "Daulat Al Islamiya"...”, añade.

“Lo importante es que conozcamos a nuestro enemigo para poder derrotarlo. Y si lo tratamos simplemente como un grupo terrorista, con unas siglas que es lo que es DAESH, no vamos a saber derrotarlo, no tendremos los instrumentos”, apunta Javier Martín.

Noticias

anterior siguiente