Enlaces accesibilidad

Detenido Granados, el ex secretario general del PP de Madrid, en una operación anticorrupción

  • Fue número dos en el Gobierno de Esperanza Aguirre
  • Se trata de una operación ordenada por la Audiencia Nacional
  • Hay otros 50 detenidos en Madrid, Murcia, Valencia y León

Por
Detenido Granados, el ex secretario general del PP de Madrid, en una operación anticorrupción

Agentes de la Guardia Civil han detenido al ex secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, en una operación anticorrupción, acusado de formar parte de una presunta trama que actuaba en ayuntamientos y autonomías para el cobro de comisiones ilegales por la adjudicación de obras y servicios.

Además, han sido arrestadas otras 50 personas en Madrid, Valencia, León y Murcia, entre los que se encuentran el presidente de la Diputación de León, Marcos Martínez (PP), sucesor de Isabel Carrasco, asesinada el pasado mes de mayo; y los alcaldes de Valdemoro, José Carlos Boza Lechuga (PP); de Parla, José María Fraile (PSOE); de Collado Villalba, Agustín Juárez (PP); de Torrejón de Velasco, Gonzalo Cubas (PP); de Casarrubuelos, David Rodríguez Sanz (PP); y de Serranillos del Valle, Antonio Sánchez Fernández (Unión Demócrata Madrileña-UDMA).

La trama de la que presuntamente formaba parte Francisco Granados tenía el objetivo de conseguir el lucro personal de los políticos implicados, pertenecientes a tres partidos distintos -PP, PSOE y los independientes de la UDMA- y no la financiación de sus respectivas formaciones, según han informado fuentes jurídicas.

Registro en el domicilio de Granados

La Guardia Civil ha trasladado a Granados a los calabozos del cuartel del Instituto Armado de Las Rozas, donde permanecerá hasta que pase a disposición del juez central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, que dirige la investigación.

El exconsejero madrileño de Presidencia salió a primera hora de la tarde de este lunes en un coche de la Guardia Civil de su domicilio en la calle Venezuela de la localidad madrileña de Valdemoro -de la que fue alcalde-, en el que se ha realizado un registro desde primeras horas de la mañana. Agentes de la UCO han comenzado ya a llevar al juzgado cajas con la documentación incautada.

La investigación revela que la organización desmantelada con la 'Operación Púnica' se dedicaba a mediar entre empresarios y políticos con influencias en el ámbito municipal, regional y de la Diputación para la consecución de contratos públicos en la gestión de servicios.

Los políticos que presuntamente formaban parte de la trama cobraban supuestamente comisiones de hasta el 2% y el 3% de cada contrato, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

De esta forma, según las primeras estimaciones barajadas por los investigadores y en atención al porcentaje que presuntamente habrían recibido por cada contrato, los imputados podrían haber obtenido unos ingresos que oscilarían entre los cinco y los siete millones y medio de euros.

Avisado de que le estaban investigando por corrupción

Según fuentes jurídicas, un agente de la Guardia Civil de Valdemoro avisó a Francisco Granados de que estaba siendo investigado por la Fiscalía Anticorrupción en relación a la cuenta que tenía abierta en Suiza.

Durante la investigación a esta trama de corrupción, que pivota alrededor de dos "conseguidores" -los empresarios David Marjaliza, que también ha sido detenido, y Alejandro de Pedro Llorca-, se procedió a intervenir las conversaciones telefónicas de los investigados y los agentes descubrieron que un compañero habría alertado a Granados de las pesquisas que se estaban realizando, lo que sería constitutivo de un delito de revelación de secretos.

El chivatazo, según las citadas fuentes, se habría producido a lo largo de este año, después de que las autoridades de la Fiscalía de Laussane alertaran a Anticorrupción de que estaban investigando a Granados y al empresario David Marjaliza por un delito de blanqueo de capitales agravado.

La investigación por esta trama de corrupción se origina en diciembre 2013 cuando una comisión rogatoria de Suiza alerta de una cuenta que dos españoles tienen en ese país: Francisco Granados y David Marjaliza, y se da cuenta de ello a la Fiscalía Anticorrupción.

Tras bloquear Suiza estas cuentas por un delito de blanqueo, la Fiscalía Anticorrupción abrió una investigación durante seis meses para aclarar el origen de ese dinero al sospechar que podría proceder de la construcción.

Mientras tanto, las autoridades suizas avisaron de que iba a tomar declaración a Granados y a Marjaliza, y en junio de 2014 Anticorrupción presentó una querella contra ambos que recayó en magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco

En concreto a la trama se le imputan los delitos de blanqueo de capitales, falsificación de documentos, delitos fiscales, cohecho, tráfico de influencias, malversación de caudales, prevaricación, revelación de secretos, negociaciones prohibidas a funcionarios, fraudes contra la Administración y organización criminal.

Según ha informado la Fiscalía Anticorrupción en un comunicado, solo en los dos últimos años esta trama de corrupción municipal y regional, que operaba principalmente en Madrid, Murcia, León y Valencia, se habría adjudicado contrataciones por valor de 250 millones de euros.

Registros en varios ayuntamientos

Además, en la Operación Púnica se han llevado a cabo 259 mandamientos a registros de la propiedad con peticiones de anotaciones preventivas de prohibiciones de disponer, vender, gravar o enajenar de las personas físicas y sociales investigadas en aras de iniciar las acciones de recuperación de activos.

Entre los registros, figura el del Ayuntamiento de Valdemoro, que ha sido desalojado alrededor de las 10.15 horas por la Guardia Civil, así como el de Parla y el de Móstoles, aunque en este último no se han producido detenciones por el momento.

También se han llevado a cabo 400 mandamientos dirigidos a entidades bancarias y compañías aseguradoras acordando los bloqueos de cuentas corrientes, valores, y cualquier otro producto con la prohibición expresa de realizar cualquier movimiento de fondos, así como 30 embargos preventivos de vehículos de alta gama de los principales investigados.

Fue uno de los "hombres fuertes" de Aguirre

Francisco Granados fue uno de los "hombres fuertes" de Esperanza Aguirre en su etapa como presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid. Entre 2003 y 2011, fue consejero de Presidencia, Justicia e Interior del Gobierno de Madrid. Antes de su salto a la política regional fue alcalde de Valdemoro entre 1999 y 2003.

El ex número 2 de Aguirre dejó la política después de 15 años en el mes de febrero cuando presentó su dimisión como diputado en la Asamblea de Madrid y como senador, tras la polémica suscitada con una presunta cuenta en Suiza que podría ascender a 1,5 millones de euros entre 1999 y 2003.

Tras esta decisión, Granados estuvo durante un tiempo conservando la presidencia del PP de Valdemoro, que finalmente abandonó. Tras su salida de la política, se fue a trabajar a un banco de inversión francés.

510.000 euros en dos cuentas

Granados declaró ante el Senado al inicio de esta legislatura que tenía 510.000 euros depositados en dos cuentas corrientes, dos depósitos a plazo y un plan de pensiones, y que poseía además cuatro viviendas, cuatro plazas de garaje y una finca, todos estos inmuebles salvo uno en Valdemoro, y el otro en Málaga. Declaró ser propietario de los inmuebles en régimen de gananciales.

Así figura en la declaración de bienes y rentas firmada por Granados y presentada en diciembre de 2011 ante el Senado, al inicio de esta legislatura. La presentación de una declaración de bienes es obligada para todos los parlamentarios al tomar posesión como diputados o senadores e incluye también una declaración de las actividades que realizan al margen de la legislativa.

Francisco Granados fue elegido senador por la Asamblea de Madrid en junio de 2011. El 7 de diciembre, coincidiendo con el inicio de la nueva legislatura en la Cámara Alta, registró su declaración de bienes y rentas.

Según consta, el dirigente madrileño declaró unos ingresos de 108.840,67 euros como miembro de la Comunidad de Madrid y por dietas por asistencia a la Asamblea General de Caja Madrid, así como otros 14.902,75 euros por intereses o rendimientos de cuentas, depósitos y activos financieros. El senador precisaba que por IRPF en 2010 pagó a Hacienda 34.688,34 euros.

El senador incluyó en su declaración de diciembre de 2011 que tenía pendientes de devolver 275.000 euros de un crédito hipotecario concedido en el año 2007 por un importe total de 330.000 euros. La declaración de Granados recogía también la propiedad de dos vehículos, un VW Touareg adquirido en 1994 y un Suzuky Burgman 125 CC del año 2008.

Noticias

anterior siguiente