Enlaces accesibilidad

Petróleo, banca y whisky, bases sobre las que reposa la economía de Escocia

  • Escocia reclama el 90% del petróleo británico, primer productor de la UE
  • Para Edimburgo, los ingresos del crudo son vitales en caso de ganar el sí
  • El sistema financiero, dependiente de la City, emplea a 200.000 personas
  • Los ingresos procedentes de las exportaciones de whisky unos 5.000 millones
  • La libra esterlina, uno de los aspectos que más incertidumbre genera

Por
Escocia representa poco más del 8% del Producto Interior Bruto del Reino Unido

Escocia debe decidir el 18 de septiembre si se independiza de Reino Unido. Aunque la llamadas a la unidad han dado un giro en los últimos días apelando a las emociones, la viabilidad económica del futuro nuevo país es el quid de la cuestión, la incógnita de la ecuación que nadie sabe resolver.

De vencer el sí se abrirían dos años de negociaciones entre Londres y Edimburgo para repartirse los bienes y las deudas. "El diablo está en los detalles", resume la agencia de calificación de riesgos Fitch.

Con los datos actuales, y si nada cambia, podemos hacer una foto fija de la economía escocesa, donde destacan la importancia del sector financiero, el whisky y, por encima de todo, el petróleo y el gas del Mar del Norte.

Escocia reclama el 90% del petróleo británico

Reino Unido es el mayor productor de petróleo de la Unión Europea y cuenta con unas reservas probadas de 3.000 millones de barriles. Alrededor del 90% de su crudo se extrae de pozos situados en las zonas reclamadas como propias por los secesionistas de Escocia.

Según Nick Bate, economista de Bank of America Merrill Lynch, "alrededor del 85% del petróleo y el gas del Mar del Norte está en territorio escocés". "La producción de hidrocarburos representaría el 15% de la economía de una Escocia independiente", asegura Bate a AFP.

En 2013, según los datos de la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA por sus siglas en inglés), Reino Unido producía 916.000 barriles al día, la cifra más baja desde que ofrece estos datos (1980).

Reino Unido produjo 916.000 barriles al día en 2013

La extracción de crudo se ha reducido de forma considerable en los últimos años. En 1999 la producción se elevaba hasta los 2,98 millones de barriles diarios, el máximo de la serie histórica. Seis años después, en 2005, la cifra caía hasta los 1,86 millones y en 2010 se rebajaba hasta los 1,4 millones de barriles diarios.

La cuantía de esos recursos es objeto de debate. Edimburgo especula con varios escenarios de ingresos fiscales por el petróleo y el más optimista habla de 38.700 millones de libras (unos 47.000 millones de euros) en los próximos cinco años presupuestarios. La agencia encargada de las previsiones oficiales de Londres hablan de 17.600 millones de libras, menos de la mitad, según los datos recogidos por AFP.

En cualquier caso, Escocia recibiría una parte de los ingresos generados por el petróleo y gas del Mar del Norte. Pero, como todo, el tamaño de esa parte es algo que tendría que ser negociado de ganar el .

El sector financiero, dependiente de la City londinense

Más allá de las posturas encontradas al respecto entre los defensores y detractores de la independencia, los lazos con Reino Unido son fuertes. Uno de ellos es el sector financiero, que tiene en la City londinense su eje.

Por lo pronto, los principales bancos que operan en Escocia ya han manifestado su intención de trasladarse a Londres si gana la independencia, una decisión que entra dentro de la lógica teniendo en cuenta que el Estado británico controla el 80% de la mayor entidad, el Royal Bank of Scotland, a la que en 2008 le inyectó 45.000 millones de libras para rescatarlo, además de 275.000 millones de libras esterlinas en garantías y préstamos estatales.

En el sector financiero trabajan unas 200.000 personas

El ministro principal de Escocia, el nacionalista Alex Salmond, ha asegurado que, aún en caso de producirse este traslado, no habrá impacto en las operaciones bancarias ni en el empleo, ya que se trataría de un procedimiento meramente técnico.

Según los datos ofrecidos por Londres en su documento Escocia en el Reino Unido, el sector financiero contribuyó en 8.800 millones de libras a la economía escocesa y es responsable del 8% del empleo (200.000 puestos de trabajo). "Mucho de su negocio es con el resto del país: el 80% de las hipotecas otorgadas por las firmas escocesas se han destinado a clientes de otros lugares de Reino Unido", se señala en ese documento.

Las exportaciones escocesas: el whisky

Si en el sector financiero trabajan unas 200.000 personas, de la industria del whisky dependen 35.000 empleos. Así lo pone de manifiesto la Asociación de Whisky Escocés (SWA por sus siglas en inglés), que cuantifica en 4.300 millones de libras (unos 5.200 millones de euros) los ingresos procedentes de las exportaciones de la bebida.

La industria del whisky escocés -que se ha comprometido, ocurra lo que ocurra en el referéndum, a trabajar con las autoridades locales para conseguir un crecimento económico sostenible- han mostrado su preocupación por el resultado y por su impacto en su sector, que mayoritariamente exporta su producción fuera de Reino Unido.

Los ingresos procedentes de las exportaciones de whisky, 5.200 millones de euros en 2013

En su informe anual de 2013, la SWA señala que el 20% de las exportaciones se realizan a Estados Unidos y 37% a los países de la UE, a los que exportan sin aranceles, algo que podría perderse en caso de independencia.

De esta forma, la bebida espirituosa es uno de los productos y servicios que menos dependen del mercado británico. Una excepción, a tenor de los datos ofrecidos por Londres que señalan que, en 2011, Escocia vendió bienes y servicios a otras zonas de Reino Unido por valor de 45.500 millones de libras, dos tercios de sus exportaciones. El otro tercio se divide casi a partes iguales entre otros países de la UE y el resto del mundo.

Los estudios en este campo han florecido antes del referéndum. El Tesoro británico ha avisado de que uno de cada diez empleos en Escocia está directamente relacionado con el comercio con Reino Unido, unos trabajos que "peligrarían" en caso de independencia, según los liberales escoceses. Edimburgo admite que existe un gran peligro, pero lo achaca al gobierno conservador de Londres.

¿Qué ocurrirá con la libra?

Esta es quizás la gran incógnita: cuál será la moneda de Escocia. Londres ya ha dejado claro que si decide abandonar Reino Unido también deberá abandonar la libra esterlina, algo que comparten los tres grandes partidos -conservador, laborista y liberal-. El Gobierno escocés ha propuesto una unión monetaria con un futuro Reino Unido sin Escocia y está seguro de que eso es lo que ocurriría. Además ha amenazado con no hacerse cargo de su parte en la deuda nacional si no le dejan usar la libra.

Así las cosas, cuatro son las opciones existentes si gana el sí a la independencia:

  • Una unión monetaria con un futuro Reino Unido sin Escocia. El gobernador del Banco de Inglaterra, el canadiense Mark Carney, ya ha avisado de que esto sería "incompatible con la soberanía" de la nueva nación, que tendría que "ceder" una parte de autogobierno. El Banco de Inglaterra, como prestamista de último recurso, tendría potestad para decidir la política monetaria y los tipos de interés.
  • Adoptar la libra informalmente, la llamada esterlinización. Sería lo mismo que ocurre en Panamá, que usa el dólar de EE.UU. De esta forma, Escocia no tendría control sobre sus tipos de interés y tampoco una entidad como prestamista de última instancia para sus bancos. Carney ha advertido de que Escocia necesitaría una gran cantidad de reservas si decidiera adoptar la libra como moneda sin el acuerdo con el resto de Reino Unido.
  • Unirse al euro. Según el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, esto es algo "difícil, pero no imposible". Dependería de futuras negociaciones y sería una alternativa a la libra. Pero de facto, en el tiempo que Escocia estuviera negociando su incorporación a la UE y a la zona euro, tampoco tendría control sobre sus tipos de interés.
  • Crear una nueva moneda escocesa. Esto daría al Gobierno escocés el completo control sobre toda la política económica. Pero esta opción es la más costosa y la más incierta.

La viabilidad de una Escocia independiente: consecuencias y riesgos

En 2013, el Producto Interior Bruto (PIB) de Escocia era de 129.412 millones de libras (unos 156.000 millones de euros), un tamaño similar al de países como Portugal, Irlanda, Argelia o Catar, pero que solo supone el 8% del PIB del conjunto de Reino Unido, la sexta potencia mundial.

Por otra parte, Escocia, en caso de independencia y si nada cambia -algo que parece ser que no ocurrirá, a la vista de las declaraciones hechas por los bancos-, tendría un sector bancario 12,5 veces superior al tamaño de su economía.

"En caso de producirse otra crisis financiera no podría sostener a sus bancos", vaticina la agencia de calificación de riesgos S&P. En 2007, los activos del sector bancario en Islandia eran 8,8 veces superiores a su PIB, una cifra similar a la de Irlanda (8,94): ambos países necesitaron ayuda internacional para rescatar su sistema financiero -y por tanto sus economías- tras el estallido de la crisis financiera ese año.

La banca internacional ha advertido de las consecuencias "seriamente negativas" (en palabras de Goldman Sachs) que tendría la independencia tanto para Escocia como para Reino Unido. Y aseguran que la independencia de Escocia de Reino Unido haría bastante más previsible la salida de este país de la Unión Europea.

Noticias

anterior siguiente