Enlaces accesibilidad

La ultraderecha se convierte en la primera fuerza en Francia y pide la disolución del Parlamento

  • El Frente Nacional exige a Hollande elecciones legislativas anticipadas
  • La formación de Marine Le Pen ha obtenido cerca del 25% de los votos
  • Es la primera vez que ganaría unas elecciones nacionales
  • El primer ministro Valls apunta que los sondeos son "un terremoto"

Por
Marine Le Pen celebra los sondeos que sitúan al Frente Nacional como ganador de las elecciones europeas en Francia. AFP AFP PHOTO / PIERRE ANDRIEU

El ultraderechista Frente Nacional (FN) se ha convertido este domingo, por primera vez en unos comicios nacionales, en el primer partido de Francia en las elecciones europeas con cerca del 25% de los votos, según los resultados provisionales facilitados por el propio Parlamento a las 11:00, hora peninsular española.

La presidenta de la formación, Marine Le Pen, ha pedido al presidente, François Hollande, la disolución del Parlamento francés y la convocatoria de elecciones generales, mientras que el primer ministro, Manuel Valls, ha apuntado que este escrutinio “es un terremoto”.

El FN se ha convertido en la primera fuerza política de Francia, con 24 escaños de los 74 que estaban en juego en el país. En segunda posición se situó la conservadora Unión por una Mayoría Popular (UMP), con el 20,79% (20 diputados) y el Partido Socialista (PS) en el Gobierno quedó relegado a la tercera con 13,98% (13 escaños).

El FN consiguió un 6,3% de los sufragios en las anteriores europeas de 2009 con 3 diputados. Su anterior récord en este tipo de comicios era del 11,7% en 1989.

Entre los muchos perdedores de estos comicios también han estado los Verdes, que con un 8,91% han acabado muy lejos del 16,3% que habían obtenido hace cinco años.

Le Pen pide la disolución del Parlamento y elecciones anticipadas

En unas breves declaraciones tras hacerse públicas las primeras estimaciones de los resultados la presidenta del Frente Nacional (FN), Marine Le Pen ha exigido al presidente francés, François Hollande, que disuelva la Asamblea Nacional y convoque elecciones legislativas.

"El presidente de la República debe tomar las medidas que se imponen para que la Asamblea vuelva a ser nacional, representativa del pueblo, y capaz de llevar a cabo la política de independencia que el pueblo ha elegido", ha proclamado, y ha insistido en que "el pueblo soberano ha hablado fuerte y claro" para decir "que quería asumir las riendas de su destino" y que se aplique "la política de los franceses, para los franceses, con los franceses".

Valls habla de "terremoto"

Ante estos resultados, Hollande, ha convocado una reunión con su Gobierno con el primer ministro, Manuel Valls, y varios ministros para analizar y sacar conclusiones del resultado de las elecciones europeas, según ha indicado el Elíseo.

A poco de conocerse los resultados de los sondeos, Valls ha apuntado que suponen "un terremoto" y que las instituciones europeas, y los gobiernos, deben responder "muy rápido" para hacer todo lo posible por el crecimiento y el empleo.

"Este escrutinio es más que una nueva alerta, es un shock, un terremoto" porque ha puesto a la extrema derecha "netamente en cabeza", al tiempo que los partidos de gobierno han tenido un "resultado mediocre, en particular la mayoría y la izquierda", ha señalado Valls en una declaración a los franceses.

"Desde hace años se considera que Europa está demasiado distante y demasiado alejada de vuestras preocupaciones cotidianas. Europa ha decepcionado, es un hecho", señalado."Corresponderá a las instituciones europeas, a todos los gobiernos, responderos y hacer lo posible por el crecimiento y por el empleo. Necesitamos una Europa más fuerte, más justa y más generosa".

Aliados en Europa

Los partidos dispuestos a sumarse al Frente Nacional en el grupo de la Alianza Europa con la Libertad son el PVV holandés de Geert Wilders, los italianos de la Liga Norte, el SD sueco, el FPÖ austríaco, el Vlaams Belang belga y el Partido Nacionalista Eslovaco, pero este último quedaría fuera al no lograr representación.

Así, Le Pen y demás deberán buscar al menos un eurodiputado de una séptima nacionalidad para conseguir formar el grupo. Por su parte, el UKIP de Nigel Farage formaba parte hasta ahora de la Europa de la Libertad y la Democracia (EFD), pero a día de hoy ese grupo no podrá repetirse por la salida de varios socios, entre ellos la Liga Norte.

El peso que obtengan los eurófobos en la Eurocámara es una de las grandes incógnitas de estos octavos comicios europeos en los que se ha convocado a las urnas a más de 400 millones de ciudadanos europeos.

Noticias

anterior siguiente