Enlaces accesibilidad

El Canal de Panamá y Sacyr acuerdan negociar un aporte de fondos para que no paren las obras

       
  • La Autoridad del Canal y las empresas aportarán fondos extraordinarios
  •    
  • Sigue pendiente la reclamación sobre 1.600 millones de sobrecoste

Por
El Canal de Panamá y Sacyr se reunen esta tarde para retomar las obras

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el consorcio a cargo de la obra, que lidera la española Sacyr, han acordado negociar un aporte extraordinario de fondos para evitar que las obras de ampliación de la tercera esclusa se paralicen este mes.

"Estamos hablando de algunos fondos adicionales que ellos (el consorcio GUPC) tendrían que poner de su parte y nosotros igualmente pondríamos un adicional" para evitar "el paro de las obras", ha declarado el administrador del Canal, Jorge Quijano.

La ministra española de Fomento, Ana Pastor, se había reunido este lunes en Panamá con los representantes del consorcio que realiza las obras liderado por la española Sacyr junto a la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA.

Pastor anuncia un primer acuerdo para encauzar el conflicto entre Sacyr y Panamá

La ACP y el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) mantienen este martes una reunión técnica a puerta cerrada para discutir sobre la cantidad que cada parte deberá aportar, siempre "sin salirse" de los parámetros establecidos en el contrato, ha añadido Quijano.

Según el alto funcionario, esta aportación extraordinaria busca darle solvencia al consorcio durante los "próximos dos o tres meses", que es el tiempo que se tomará la Junta de Resolución de Conflictos (DAB, por sus siglas en inglés) en resolver la reclamación de "585 millones de dólares" presentada por el consorcio en 2012.

La DAB es la segunda instancia de reclamos prevista en el contrato. La primera es la Autoridad del Canal, y la tercera un arbitraje internacional en Miami, Estados Unidos, según ha recordado el administrador de la infraestructura.

"El problema que ellos tienen en este momento es que al no haber ninguna resolución por parte de la Junta (DAB) y que la misma puede tardar de dos a tres meses, entonces pudieran tener un problema de flujo de caja", y el aporte extraordinario "es para ayudar a las empresas estos próximos dos o tres meses sin parar las obras", ha explicado Quijano.

Nueva reunión técnica

Quijano ha reconocido que este primer paso "no significa" que ya no exista "la intención de suspensión" de las obras a partir del próximo día 20, como anunció la semana pasada el GUPC con el argumento de que no puede cargar con los "sobrecostos" globales que cifró en más de 1.600 millones de dólares.

"En este momento no estamos hablando de eso que tiene que fluir a través del proceso" previsto en el contrato, y el consorcio "tendrá que sustentar" el sobrecoste debidamente, ha insistido Quijano.

En la reunión técnica a puerta cerrada "vamos a abordar algunos temas económicos que tiene que ver con el flujo de caja que ellos necesitan para poder seguir adelante con la obra", ha subrayado Quijano.

Sobre la labor de mediación de la ministra de Fomento apunta que "lo que ha conseguido la ministra Ana Pastor es regresarlos a ellos (al consorcio) donde queríamos, que es negociar dentro del contrato", como primer paso para desactivar el conflicto.

El anuncio de Sacyr

La crisis se desató cuando las empresas enviaron el pasado 30 de diciembre una carta de preaviso a la  Autoridad del Canal de Panamá (ACP) en la que anuncian que suspenderán la  construcción del tercer juego de esclusas si no se les reconoce un  sobrecoste de más de 1.600 millones de dólares.

El grupo se adjudicó en 2009 el proyecto de ampliación por un valor global de 5.250 millones de dólares, de los que 3.118 millones corresponde al contrato para la construcción de las esclusas.

El consorcio ha dicho que la ACP le entregó información geológica equivocada y  que esa es la principal causa de las peticiones económicas, que  representan cerca del 50 % del costo de las nuevas esclusas que  permitirán el paso de buques con hasta el doble de carga del actual.

La  ACP ha señalado que la cláusula citada por el contratista para  paralizar las obras no se aplica al caso, que el reclamo económico no  está justificado debidamente, y ha instado al GUPC a que continúe las obras y paralelamente presente sus peticiones por los canales previstos en el contrato.

Noticias

anterior siguiente