Enlaces accesibilidad

Situación de "emergencia" en Fukushima por el agua radiactiva filtrada al mar

  • Así lo determina la Autoridad Reguladora Nuclear de Japón, según Reuters
  • Las medidas de Tepco para evitar la filtración de agua al mar son insuficientes
  • Aún se desconoce el impacto del agua radiactiva en la bahía de Fukushima

Por
Un trabajador en la planta de Fukushima el 12 de junio de 2013.
Un trabajador en la planta de Fukushima el 12 de junio de 2013. REUTERS REUTERS/Noboru

El Organismo nuclear de Japón ha afirmado que la filtración de agua radiactiva al mar de la central nuclear japonesa de Fukushima Daiichi crea una situación de "emergencia" que el operador, Tepco, está trabajando por contener.
 
El agua contaminada detectada en las aguas subterráneas de Fukushima ha superado una barrera subterránea que está emergiendo a la superficie y supera los límites de vertido radiactivo, según ha explicado el director del grupo de trabajo de la Autoridad Reguladora Nuclear, Shinji Kinjo, quien ha revelado que las contramedidas previstas por Tepco son solo una solución temporal.

Asimismo, Kinjo ha afirmado que en Tepco la "sensación de crisis es débil", por lo que su intención no es dejar en manos de la operadora de la central la resolución del "desastre en curso".
 
Por su parte, un experto en investigación atmosférica y oceánica de la Universidad de Tokio, Mitsuo Uematsu, ha indicado que hasta que no conozcan "exactamente" la densidad y el volumen del agua que está fluyendo, no puede "especular sobre el impacto en la el mar".

Además Uematsu espera comprobar si los niveles de contaminación del mar son como los del agua subterránea. "Si es solo en el interior del puerto y no está fluyendo al mar, no puede extenderse tan ampliamente como algunos temen", ha rematado.    

Medidas de Tepco contra las filtraciones de agua radiactiva 

Tepco señaló que está tomando medidas para prevenir que el agua contaminada se filtre en la bahía cercana a la planta. En una declaración enviada a Reuters, un portavoz del operador de la central pedía disculpas a los residentes de la prefectura de Fukushima, la región circundante y al público en general por haber causado inconvenientes, preocupaciones y problemas.
 
A diario introducen cerca de 400 toneladas de agua para mezclarla con el agua contaminada de los sótanos de los edificios destruidos de la central para así enfriar los reactores y que su temperatura disminuya por debajo de los 100 grados Celsius.
 
En un intento por evitar más fugas a la bahía del océano Pacífico Océano, los trabajadores de la planta están construyendo una barrera subterránea por inyección de productos químicos para endurecer el suelo a lo largo de la costa de el edificio del reactor número 1.

Sin embargo, la barrera solo es eficaz en la consolidación de la tierra hasta 1,8 metros por debajo de la superficie. Con lo cual, el agua puede filtrarse a través de zonas poco profundas de la tierra.
  
Un ingeniero nuclear de Toshiba que trabajó en las plantas de Tepco,  Masashi Goto, especulaba con la posibilidad de levantar un muro: "Si se construye un muro el agua va a acumularse allí. Y no habrá otra manera de que el agua se vaya y, finalmente, llegará a la playa. Así que ahora, la pregunta es: ¿cuánto tiempo tenemos?".

El grupo de trabajo que supervisa las medidas de regulación de accidentes de energía nuclear en la estación de Fukushima, que se reunió el pasado viernes, llegó a la conclusión de que "se necesitan nuevas medidas para evitar que el agua desemboque en el mar de esa manera", según explicó Kinjo.

Tras el accidente nuclear de Fukushima en 2011, el peor desde Chernóbil en 1986, cerca de 3.500 trabajadores trabajan a diario en la central para dar por concluida la crisis atómica, una labor que se estima se prologará durante los próximos 30 o 40 años.

Noticias

anterior siguiente