Enlaces accesibilidad

Las elecciones legislativas en Israel cierran con una alta participación

       
  • La participación se ha situado en el 66'6%, de las más altas
  •    
  • Solo accederán a la Asamblea de Israel los que obtengan el 2% de votos
  •    
  • Ningún partido ha obtenido nunca la mayoría absoluta
  •    
  • Netanyahu: "Os pido que dejéis lo que estéis haciendo y vayáis a votar"

Por
Israel celebra elecciones con Netanyahu como favorito

Los colegios electorales de Israel han abierto a las 07:00 hora local (seis de la mañana, hora peninsular española) para las elecciones legislativas a las que se han presentado 34 partidos y en la que parte como favorita la lista del actual primer ministroBenjamín Netanyahu. La lista Likud Beitenu, de la que forma también parte el exministro de Exteriores, el ultraderechista Avigdor Lieberman, obtendría entre 32 y 35 escaños frente a los 44 que tiene actualmente.

El líder del Likud, Benjamin Netanyahu, junto a su socio de coalición, Avigdor Lieberman, sería el más capacitado para formar un nuevo Ejecutivo, según los sondeos. El conflicto árabe-israelí ha quedado arrinconado en una campaña electoral, en la que Naftalí Bennett, y su formación 'Casa Judía' han sido la gran sorpresa por su agenda escorada a la ultraderecha.

La participación en las elecciones celebradas se ha situado finalmente en el 66,6%, frente al 65,2% de los anteriores comicios de 2009 y del 63,2% de 2006, según los datos de la Comisión Electoral Central.

La afluencia a las urnas ha bajado notablemente a partir de las 18.00 horas (17 hora peninsular), cuando superaba en más de cinco puntos la registrada en 2009 y se convertía en la mayor desde 1999.

Se esperaba entonces que la participación final superase el 70 por ciento.

Netanyahu: "El Gobierno del Likud está en peligro"

Netanyahu ha advertido de que la coalición que encabeza, la derechista Likud Beitenu, podría perder el  Gobierno de Israel si el electorado de derechas no acude a las urnas  antes de que cierren los colegios, a las 22.00, hora local (21:00 hora peninsular).

"El Gobierno del Likud está en peligro. Os pido que dejéis lo que  estáis haciendo y vayáis a votar Majal (acrónimo de su lista que  significa "Campo Nacionalista")", ha afirmado en declaraciones al diario  Haaretz.

El primer ministro israelí y candidato a la reelección ha votado esta mañana en un colegio electoral de Jerusalén  junto a su familia y ha pedido al sector de los religiosos moderados que  apoyen su candidatura.

Por su parte, la líder del Partido Laborista, Shely Yachimovich, también ha pedido a los israelíes su voto y ha asegurado que, si la participación es alta, todavía es posible derrotar al actual primer ministro, a quien todos los sondeos han dado como vencedor de las elecciones.

Según las últimas encuestas, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, sería el claro vencedor de las próximas elecciones del 22 de enero. Mientras Netanyahu aspira a su tercer mandato, y parece estar solo pendiente de la dimensión de la victoria, la oposición está profundamente dividida.

El jefe del Ejecutivo israelí ha votado junto a su esposa Sara y sus dos hijos, Yair y Avner, en el colegio Paula Ben Gurión del barrio de Rehavia de Jerusalén. En la sede electoral, su hijo Yair ha manifestado a los medios: "Llamamos a la gente joven a votar al Likud, incluso si resulta menos popular", a lo que Netanyahu ha apostillado: "Y a los religiosos moderados también" mientras daba una palmada en el hombro de su otro hijo, Avner, que llevaba una kipá (bonete) bordada, característica del nacionalismo religioso.

Yolanda Álvarez, corresponsal de TVE en Jerusalén, infoma de que se han reforzado las medidas de seguridad,  con aviones sobrevolando continuamente el país, y que el  10% de población había votado ya a primera hora de la mañana.

Los centros de votación, permanecerán abiertos hasta las 22.00 hora  local (21.00 hora peninsular) en las grandes ciudades y hasta las 20.00  hora local (19.00 hora peninsular) en las localidades pequeñas con menos  de 350 ciudadanos censados.

Sin mayoría absoluta

Más de cinco millones y medio de ciudadanos, entre los que se encuentran alrededor de 800.000 árabes (palestinos que se quedaron en Israel tras la creación del Estado en 1948), están llamados a las urnas en una jornada considerada festiva en el país.

Ningún partido en Israel ha obtenido nunca la mayoría absoluta en el Parlamento  y en las 18 elecciones celebradas desde el establecimiento del Estado,  la participación electoral ha oscilado entre el 70 y el 87 %, aunque en  los comicios de 2009 se registró una participación del 65 %.

Los votantes han de votar en sobres de color azul celeste, opacos y ennegrecidos por dentro, que deberán llevar estampado el sello del Comité Central Electoral y ser firmados a mano por dos integrantes de la mesa electoral en que se emita.

Solo accederán a la asamblea de Israel (Kneset) los partidos que obtengan al menos un 2% de votos emitidos de manera válida.

Si bien esta noche ya se conocerán resultados con un porcentaje de escrutinio elevado, la difusión de los datos oficiales no tendrá lugar hasta el 30 de enero.

Será entonces cuando el presidente del Estado, Simón Peres, mantenga consultas con los distintos partidos para asignar la formación de gobierno al candidato que pueda consolidar una mayoría de 61 diputados. El plazo máximo de este proceso es de 28 días, ampliable a otras dos semanas.

Noticias

anterior siguiente