Enlaces accesibilidad

Sanidad estudia si saca de la cartera básica tratamientos como los de fertilidad y rehabilitación

  • También se estudian los de genética e implantes oftalmológicos
  • Fuentes del ministerio niega que se estudien nuevos recortes
  • Según un informe Navarra tiene la mejor sanidad, y Valencia la peor

Por
tratamiento fertilidad
Sanidad estudiará si saca de la cartera básica de servicios los tratamientos de fertilidad EFE

El Ministerio de Sanidad revisará la cartera de servicios actual para decidir si sigue prestando de forma gratuita algunas prestaciones actuales como la reproducción asistida, los cribados, la selección genética, la rehabilitación y los implantes oftalmológicos.

Fuentes ministeriales han confirmado a Europa Press la información adelantada este jueves por la Cadena Ser en este sentido. Sanidad pretende hacer una revisión "en profundidad" se ampliará progresivamente a otras áreas a fin de definir qué prestaciones forman parte de la Cartera Básica de Servicios y, por tanto, deben ser financiadas en todas las comunidades.

No obstante, las mismas fuentes aseguran que "es falso que se estén estudiando nuevos recortes", ya que el objetivo del Ministerio no es otro que garantizar que todos los ciudadanos tengan acceso a los mismos servicios y en las mismas condiciones con independencia de donde residan.

El pasado mes de abril la ministra de Sanidad, Ana Mato, acordó con las comunidades la creación de varios grupos de trabajo (formados por personal del propio Ministerio y las consejerías autonómicas) para analizar el futuro del SNS, de los cuales dos iban a estar centrados en el desarrollo y actualización de una nueva cartera de servicios comunes para todo el SNS que, a partir de ahora, quedaría dividida en tres: servicios básicos, suplementarios y accesorios.

Los grupos de trabajo ya han determinado las cinco áreas de la cartera de servicios básicos que primero hay que analizar (genética, rehabilitación, reproducción humana asistida, cribados e implantes oftalmológicos), y el siguiente paso es crear un grupo de expertos para cada una de ellas, que estará compuesto por representantes de sociedades científicas y la Organización Médica Colegial (OMC), y será el encargado de analizar la aplicación de dichas prestaciones.

El objetivo, explican desde Sanidad, es ver qué prestaciones se han quedado obsoletas (y, por tanto, han de salir de esta cartera básica) y cuáles pueden incorporarse a la misma, así como definir los requisitos para su indicación, para lo que se seguirán "criterios de coste-eficacia".

Cuando estos grupos de expertos tengan sus conclusiones, las elevarán a los grupos de trabajo para que posteriormente sean analizadas por el Ministerio y las comunidades en el seno del Consejo Interterritorial del SNS. De hecho, las fuentes consultadas por Europa Press reconocen que "no se van a tomar decisiones que difieran con lo que decidan los expertos".

Navarra, a la cabeza y Valencia, a la cola en Sanidad

Este jueves también se ha conocido el IX informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) que clasifica los servicios sanitarios de las distintas comunidades autónomas.

Según este estudio, los servicios sanitarios son "buenos" en Navarra, País Vasco, Asturias y Aragón y "deficientes" en Baleares, Murcia, Madrid y, sobre todo, en la Comunidad Valenciana.

En la clasificación, que tiene en cuenta 13 indicadores -la mayoría de 2011-, la sanidad pública figura como "aceptable" en Castilla y León, Extremadura, Andalucía, Cantabria y La Rioja; y es "regular" en Castilla-La Mancha, Cataluña, Galicia y Canarias.

El estudio advierte de que no se ha podido analizar en esta ocasión el último barómetro sanitario (2011), pues está "secuestrado" por el Ministerio de Sanidad, a pesar de que los resultados de esta encuesta del INE (con la opinión de los ciudadanos) fueron ya enviados, asegura la FADSP, al departamento que dirige la ministra Ana Mato.

En conferencia de prensa, el portavoz de esta organización, Marciano Sánchez Bayle, ha sospechado que esto puede ser porque los resultados de las comunidades que gobierna el PP hayan empeorado notablemente en comparación con sondeos anteriores.

Ha reconocido también que la carencia de esa información implica un "sesgo inevitable" en el análisis de datos.

Ha insistido en que los datos homogéneos para todas las comunidades son "bastante escasos" y otros (como listas de espera quirúrgica y pruebas diagnósticas) no están desagregados por territorios, así que el informe reitera que el análisis estadístico tiene "muchas limitaciones".

"Recortes importantes" por la crisis económica

Aparte, la crisis económica ha producido "recortes importantes" en la sanidad pública, explica el estudio, con un primer "impacto general" en 2011 en todas las comunidades, pero aplicados de manera muy distinta, "ampliando las diferencias", según el "interés" de cada gobernante autonómico.

Sánchez Bayle ha indicado que uno de los apartados que más se han resentido es el de personal, pues "desde hace tiempo" no se cubren bajas por jubilación de funcionarios sanitarios ni se renuevan contratos de interinos.

Entre los indicadores que se estudian, extraídos de estadísticas oficiales, están el gasto per cápita sanitario de las CCAA de 2012; gasto farmacéutico público por población; camas hospitalarias, médicos y profesionales de enfermería de atención primaria y especializada por mil habitantes; además de modelos de privatización.

Así, con más personal sanitario y un mayor consumo de medicamentos genéricos (más baratos), la situación es mejor.

Del análisis, Sánchez Bayle ha destacado cómo la puntuación de Navarra (38) dobla la de la Comunidad Valenciana (19), que está a la cola de todos los parámetros.

También ha resaltado que las cuatro comunidades con peores servicios suelen ser las mismas informe tras informe, particularmente la Valenciana, que siempre ha estado la última menos en 2006 (penúltima), y Madrid.

Ha apuntado que la caída de Castilla-La Mancha del tercer lugar en 2010 al décimo en 2011 se debe al cambio político, con un gobierno actual que está "descapitalizando" la sanidad pública.

Noticias

anterior siguiente