Enlaces accesibilidad

Rajoy pide a los agentes sociales que "pongan algo de su parte" en la reforma laboral

  • Rajoy defiende que la responsabilidad es "de todo el mundo"
  • "El Gobierno no lo puede todo", según su presidente
  • Los sindicatos piden una nueva fase de diálogo tripartito

Por
Rajoy ha pedido a empresarios y sindicatos que pongan algo de su parte

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho este martes a las organizaciones sindicales y empresariales que "tendrán que aportar algo de su parte" en la reforma laboral, cuyo plazo de negociación venció el pasado fin de semana. UGT y CC.OO. ya han contestado pidiendo al Gobierno que aclare sus intenciones y abra una fase de diálogo tripartito.

En la inauguración del VI Foro de Liderazgo turístico organizado por la Asociación para la Excelencia Turística (Exceltur) y la Organización mundial del Turismo (OMT), Rajoy ha defendido que la reforma laboral "no es una exclusiva responsabilidad del Gobierno, es de todo el mundo".

"El Gobierno cumplirá con su responsabilidad, pero el Gobierno no lo puede todo", ha añadido. Rajoy se ha referido a las reformas que el Ejecutivo pondrá en marcha en el próximo trimestre, y ha hecho especial hincapié en las del mercado del trabajo y el sector financiero.

"Ya estamos manos a la obra. Tenemos por delante un año difícil, es cierto, pero los inicios de los grandes cambios son siempre la parte más difícil del camino", ha aseverado.

Ha dicho que la reforma laboral sentará las bases para un funcionamiento más eficiente del mercado de trabajo y garantizará de forma adecuada los derechos de los trabajadores. Su resultado, ha explicado debe ser un mercado de trabajo "en el que la evolución de los salarios se negocie de acuerdo con la evolución de la actividad económica y la situación de las empresas".

Asimismo, ha continuado Rajoy, la reforma hará que las condiciones laborales "se negocien en el ámbito territorial o sectorial óptimo para asegurar la competitividad económica y la sostenibilidad en el empleo".

Nueva fase de diálogo tripartito

Los sindicatos, por su parte, consideran que el Gobierno tiene un "deber institucional" de consultar con los agentes sociales la reforma laboral que va a llegar a las Cortes en el primer trimestre del año.

El secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, ha subrayado en una entrevista en Canal Sur que Gobierno ha de dejar claro qué quiere hacer con la reforma laboral, y apunta que los sindicatos "no estamos en el ritmo de las urgencias, en que parece estar, el Ejecutivo".

El líder de UGT, Cándido Méndez, explica que "no ha habido ningún contacto directo" con el Gobierno en los últimos días, y que una vez ha acabado el plazo para que empresarios y sindicatos cerraran un acuerdo, "lo lógico hubiera sido que abriera un proceso de diálogo" tripartito.

El Gobierno no nos ha dicho qué pretende

El Ejecutivo "tiene un deber institucional" de iniciar una "nueva fase" de consulta con patronal y sindicatos sobre las líneas que va a llevar a cabo, según Mendez, que subraya que los sindicatos "no hablamos ni de líneas rojas ni de líneas azules".

Insiste en que lamenta que "el Gobierno no nos ha dicho qué es lo que pretende", y se ha limitado a poner como base las 71 enmiendas que el PP presentó en el Congreso a la reforma laboral del Gobierno socialista, aunque puso estas inciativas en cuarentena porque, parafraseando a Mariano Rajoy, "nada es para siempre".

Además, el líder de CC.OO. advirte de que "las cosas hechas a destiempo pueden empeorar la situación de partida" y que algunos sectores de patronal quieren aprovechar "la crisis como una oportunidad", y tomar un "atajo" para reducir los costes laborales.

Los responsables sindicales aseguraron que "tenemos toda la voluntad de llegar a un acuerdo", y recordaron que en el documento que presentaron al Ejecutivo los agentes sociales reafirmaban su responsabilidad de discutir sobre salarios, flexibilidad interna y negociación colectiva.

Sanear balances sin dinero público

Respecto a la reforma del sector financiero, ha asegurado que se centrará en el saneamiento de los balances "sin apelación a recursos públicos" y que, previsiblemente, generará una nueva oleada de reestructuraciones bancarias, "de la que resultarán menos entidades, pero lo suficientemente sólidas y solventes".

Menos entidades pero sólidas y solventes

"Las premisas son transparencia, saneamiento, concentración y solvencia", ha subrayado el jefe del Ejecutivo.

Sobre las primeras medidas adoptadas para atajar la desviación al alza del déficit público, ha dicho que han sido "imprescindibles para salvaguardar la credibilidad del país y afirmar nuestra solvencia ante los inversores que financian nuestra economía".

"Quiero dejar una cosa muy clara: las administraciones se van a apretar el cinturón como ya lo han hecho las familias y las empresas, pero siempre sin menoscabo de la calidad de los servicios públicos fundamentales", apunta Rajoy.

Rajoy ha incidido en que España saldrá de la crisis aunque ha reconocido que "no vienen por delante los tiempos mejores". "El Gobierno ha marcado objetivos, ha fijado el rumbo y tendrá determinación y coraje para adoptar las decisiones que correspondan", ha concluido.

Noticias

anterior siguiente