Enlaces accesibilidad

Los hombres saudíes votan a sus representantes locales en unas elecciones con baja participación

  • Son las segundas elecciones que celebra el país a nivel nacional
  • Se han desarrollado sin la supervisión de observadores internacionales

Por
Varios saudíes se disponen a votar en un colegio electoral en las elecciones municipales exclusivas para hombres en la que la afluencia de votantes fue escasa, en Riad.
Varios saudíes se disponen a votar en un colegio electoral en las elecciones municipales exclusivas para hombres en la que la afluencia de votantes fue escasa, en Riad. EFE EFE

Un millón y medio de hombres saudíes estaban llamados este jueves una cita con las urnas en las segundas elecciones nacionales de la historia del país, pero pocos han acudido hasta los colegios electorales para elegir a los representantes de los consejos municipales, unos órganos con escaso poder.

Un total de 5.324 candidatos se disputan 1.056 escaños en juego en los 258 Consejos Municipales del reino ultraconservador, cuya principal función es aprobar presupuestos locales. La otra mitad de los asientos son designados por el Gobierno.

Un millón y medio de hombres han podido ejercer su derecho a voto, mientras que las mujeres tendrán que esperar hasta el 2015 para poder participar en las elecciones al Consejo de la Shura (consultivo), en las que además de poder votar también podrán ser elegidas, según ha anunciado esta misma semana el rey Abduláh.

En un año marcado por la primavera árabe, Arabia Saudí ha permanecido al margen de las revueltas democráticas y las mujeres siguen siendo víctimas de la segregación de sexos en espacios públicos y no pueden, por ejemplo, ni conducir ni viajar sin la compañía de un miembro varón de su familia.

"No parece que haya mucho entusiasmo. La última vez, la gente hablaba sobre las elecciones por todas partes. En sus mensajes de móvil, en sus reuniones, en conversaciones telefónicas y en cualquier periódico. Esta vez no se respira ese clima", asegura Khalid al Dakhil, un columnista de un diario de Riad, la capital saudí.

Poco entusiasmo entre los votantes

Hay 18 millones de habitantes en el reino árabe, pero los partidos políticos están prohibidos, las campañas electorales son estrictamente controladas y a las mujeres no les está permitido votar.

Incluso en la ciudad de Yedah, donde las inundaciones mortales de este año han sido atribuidadas a la falta de previsión del consejo municipal para construir diques en áreas con riesgo, la participación ha sido baja. 

"Voy a votar al que me han dicho mis amigos", reconoce un hombre de mediana edad. "Es un profesional que ama su trabajo y quiere lo mejor para la ciudad".

Según la Comisión Electoral, los resultados se anunciarán inmediatamente en las ciudades y pueblos donde haya solo un colegio electoral, mientras que el resto de los resultados se hará público el próximo día 1.

Las segundas elecciones en la historia de Arabia Saudí se ha desarrollado sin la supervisión de observadores internacionales, tan solo de abogados y profesionales saudíes independientes.

Elecciones sin observadores internacionales

El presidente de la Comisión Electoral, Abdelrrahman el Dahmesh, ha justificado la ausencia de organizaciones de derechos humanos y extranjeras, porque han preferido recurrir a recursos nacionales "para garantizar la transparencia y buena organización de esta operación".

En la provincia de Yeda, se han registrado varias reclamaciones después de que llegaran mensajes de texto a los móviles de algunos votantes, que les instaban a elegir listas determinadas y a discriminar a otras por razones religiosas.

"Estos mensajes estaban firmados por jueces y por imanes", ha asegurado a la agencia Efe un vecino de Yeda.

El miembro de la Comisión Electoral en esa ciudad Abdelaziz Anhari ha subrayado que "este tipo de prácticas está prohibido por las leyes saudíes" y ha adelantado que el comité de reclamaciones tratará ese asunto el próximo sábado.
 

Noticias

anterior siguiente