Enlaces accesibilidad

Edward O. Wilson, el señor de las hormigas

Por
Ciencia al Cubo - El señor de las hormigas - 22/02/11

Ciencia al cubo

El nacimiento de perritos fluorescentes, la muerte de una chimpancé calva, qué son las neuronas espejo, el origen de los ojos azules o por qué nos salen canas. De la mano de América Valenzuela, en 'Ciencia al Cubo' pueden escuchar las historias más variopintas sobre temas científicos de actualidad. Emisión en Radio 5: Lunes a jueves a las 15: 42; Sábados 09:22 / 17:52 / 21:06; Domingos 09:22 / 17:55

El naturalista estadounidense Edward O. Wilson, el apodado señor de las hormigas, es el hombre que acercó y contagio a medio mundo su pasión por estos insectos.

Es ya uno de los biólogos de más renombre de todos los tiempos y ahora a sus 82 años, con su inconfundible expresión entrañable y su raya al lado marcando su pelo cano, ha recibido hace un reconocimiento más: el Premio de la Fundación BBVA de Ecología y Biología de la Conservación.

Edward O. Wilson sintió fascinación por los insectos desde que era un niño. Cuenta que en los años 70 durante su infancia en Washington DC. organizaba expediciones desde el piso familiar a las junglas del Parque Rock Creek.

Allí, y también en el campo durante sus veranos en Alabama, observaba y capturaba todo tipo de bichos. Hasta que empezó a fijarse mucho más en las hormigas, le llamaban la atención.

En Alabama descubrió su primera colonia de hormigas de fuego. Cuenta que le interesaron aún más a raíz de leer un artículo sobre hormigas firmado por William Mann, el por aquellas director del zoo nacional en Washington DC y que era uno de sus ídolos. A los 18 años decidió estudiar para convertirse en entomólogo.

Una de las mayores poblaciones del planeta

No es de extrañar la pasión que este hombre tienen por las hormigas. En la Tierra hay unos diez mil billones. Una cifra más que espectacular. Juntas pesan lo que toda la humanidad.Y están en todas partes, excepto en zonas muy frías como altas montañas de nieves perpetuas o los polos.

Viven en el subsuelo, en la superficie y hasta en las copas de los árboles. Son los principales depredadores de otros insectos y también son carroñeros, devoran cadáveres devolviendo esos nutrientes al ciclo de la vida.

Llevan sobre la faz del planeta desde hace 140 millones de años. Y como dice O. Wilson: sobrevivieron tranquilamente a los dinosaurios y nos sobrevivirán fácilmente si desaparecemos.

El hombre que describió a las hormigas

O. Wilson fue el primero en describir el comportamiento social de las hormigas. Dice que tienen conductas sociales tan exóticas que parecen de otro planeta.

Por ejemplo, durante casi todo el año en los hormigueros solo hay hembras: hembras que ponen huevos y obreras que hacen el trabajo. Los machos solo se crían para inseminar a reinas vírgenes.

Este hombre también nos ha descubierto cómo las hormigas no usan para guiarse el sonido o la luz. Ellas usan un lenguaje químico. Usan feromonas para comunicarse y marcar sus rutas.

Se habrán fijado que siempre siguen el mismo camino para ir y volver del hormiguero. Es porque dejan moléculas que indican el camino a sus compañeras.

Aprovechando el galardón, O. Wilson ha pedido que se establezcan medidas más efectivas para conservar la biodiversidad. Y sabe de lo que habla. Este término, biodiversidad, lo introdujo él mismo en 1986.

También nos advierte que “sólo se conoce un 10% de todos los insectos” y que su conocimiento es “esencial” para el bienestar del planeta.

CIENCIA AL CUBO

SUSCRÍBETE al podcast de Ciencia al Cubo, el programa sobre Ciencia de América Valenzuela en Radio 5.

Noticias

anterior siguiente