Enlaces accesibilidad

Juan Gordon, la mirada renovadora y autocrítica

  • Morena Films ha producido También la lluvia, Celda 211 o Bon appétit
  • "La taquilla de 2010 se debe a que no hemos hecho películas tan buenas"
  • “El cine ha estado politizado, pero se soluciona con pelis que gusten a todos"

Por
Juan Gordon, una de las cuatro 'patas' de Morena Films
Juan Gordon, una de las cuatro 'patas' de Morena Films.

En Morena Films, un piso modesto en el centro de Madrid. Entrevistamos a Juan Gordon, productor de moda del cine español, coproductor de Celda 211 y productor de También la lluvia. Suena intempestivamente el teléfono de uno de los miembros del equipo, interrumpiendo con su timbre al entrevistado.

“No pasa nada”, dice Gordon rompiendo todo asomo de tensión. Una vez que el teléfono ha sido apagado continúa respondiendo, seguro, firme, pausado, huyendo de las generalidades. Esa seguridad, pausa y tranquilidad podría ser marca de la casa repasando su trayectoria.

Gordon estudió Derecho y Económicas y ejerció como periodista durante siete años hata que decidió irse a Los Ángeles, a cursar un MBA de producción de cine. “Era un ávido consumidor de cine -explica-, de sala de cine; y, al mismo tiempo, me gustaban los negocietes, ser un emprendedor que busca una idea para llevarla adelante y sacarle un rendimiento”.

A la vuelta, trabajó con Elías Querejeta cuatro años, dirigiendo una segunda productora de éste, en la que, sobre todo, se comercializaba cine de Elías y cine francés.

Después, en el filo del cambio de siglo, llegó la creación de Morena Films, productora con “una mentalidad muy empresarial”, lo que les llevó a cambiar el modelo tradicional español, en el que el gestor de la empresa y el productor es el mismo.

Hoy, Morena Films está compuesta por tres productores -Álvaro Longoria, Pedro Uriol y Gordon- y una responsable de la gestión empresarial, Pilar Benito. Los productores “tenemos que conseguir buenos proyectos, con buen equipo, financiar esos proyectos a base de venderlos en España y fuera y Pilar es la responsable de que funcione como empresa”, explica.

Morena es la productora de moda, de las películas estrenadas en los últimos años ha estado involucrada en la producción de Bon appétit, Habitación en Roma, También la lluvia, Carne de neón, Ché o La zona.

Hemos aceptado que no vamos a producir cine de autor

Al principio, la estructura de la empresa no era como la actual y pasaron por momentos complicados a comienzos de la década, pero "desde hace cuatro o cinco años las cosas están funcionando bien -reconoce-. También es cierto que como productores hemos aceptado que no vamos a ser una productora de cine de autor y que nuestra vocación es tratar de llegar al mayor público posible”. Aunque “no hacemos cosas que nos parezcan horribles”, apostilla.

La culpa no es del público, si acaso es de...

Nacido en 1963, a este gijonés le podríamos presumir diez años menos por enfoque y mentalidad cinematográfico-empresarial. Y sorprende gratamente por su capacidad de autocrítica.

“La industria tiene que pasar por que hagamos películas más atractivas para el público”. “La razón fundamental de la mala taquilla en 2010 es que no hemos hecho películas tan buenas”. “El cine ha estado politizado y ahora menos, la gente se cuida mucho de no identificarse de un lado o de otro”. La piratería es “inaceptable”, aunque “se busquen maneras [de legislar] razonables, graduales, de modo que no se monte una revolución”. Algunas de sus perlas.

Luis Tosar aseguraba que se había mirado en Gordon para construir en parte el personaje de Costa en También la lluvia, “no en su personalidad”, pero sí en el estar metido hasta el zancajo en los rodajes, en su forma de trabajar.

“No entendemos la producción como el señor que está en un despacho”, dice del concepto de productor para Morena. “El productor tiene que estar encima de los proyectos, disponible para resolver los problemas, en el día a día, independientemente de que haya un equipo de producción”, manera de hacer las cosas que la facilita esa estructura trimembre de Morena, al permitir que mientras unos ruedan otros desarrollen proyectos.

Ahora haces una película de terror que funcione bien y estás muy orgulloso

Sobre el tejido industrial del cine en España, Gordon cree que se ha producido un cambio, se está produciendo. “Hace diez años, se asumía que el cine comercial era el americano y el español era un cine más personal, más de autor, intimista, pero eso ha cambiado radicalmente”, afirma. “Antes daba hasta vergüenza hacer cine de género. Ahora haces una película de terror que funcione bien y eres el hombre más orgulloso del mundo”, subraya.

Gordon defiende la existencia de subvenciones aunque sueñe con que la estructura empresarial del cine español permita poder prescindir de ellas en ocasiones. Algo que hoy considera imposible.

“Hay quien dice: 'Oye, Celda se podría haber hecho sin ayuda'. Pues no. Otra cosa es que haya generado más dinero que la ayuda que recibió”, replica el productor.

Un cine español muy exportable

Además, Gordon lamenta el “desastre de situación” con respecto a los derechos de emisión y la inversión de las televisiones en películas españolas. La nueva ley audiovisual reduce a efectos prácticos de un 5% a un 3% la inversión obligatoria en cine, y “las televisiones están pagando muy poquito dinero por emitir películas, véase Canal+, Telecinco, Antena 3 un poco más, y TVE que es la única que está haciendo las cosas realmente bien”.

Gordon tiene muy claro que “si este tipo de apoyos a la industria no existen, la industria desaparece”.

¿Cuál es el camino para esa estructura sólida del cine como industria?

1) “Que el producto sea bueno, lo más importante, y que sea interesante para el público”; 2) “solucionar la piratería, porque medio millón de euros menos por película es una burrada; si haces tres o cuatro al año son dos millones de euros menos para promoción o producción”; 3) “resolver de una manera mejor las exenciones fiscales, que existen pero que hay que prorrogar a finales de 2011 porque han funcionado”; 4) “la valoración de las televisiones del precio de emisión que hoy en día es muy bajo en algunas cadenas”, y 5) el mercado internacional.

Para ese mercado internacional, la propuesta de Gordon es “atacarlo con buen cine español, en español, y me remito a Almodóvar, a El laberinto del fauno, a Amenábar en español, a REC, a muchas pelis de terror, Celda 211...”.

“Tengo la sensación de que los intentos de hacer cine en inglés desde aquí, algunos funcionan y otros no y corres el riesgo de competir en un mercado completamente contaminado, grande, con mucha competencia”, asegura.

El cine de izquierdas y la piratería digital

La mentalidad renovadora de Gordon es la que refleja al reconocer que a la imagen del cine español le ha perjudicado que se le adscriba ideológicamente a la izquierda, y sugiere que algo de culpa tiene el propio cine: “La gente se cuida mucho de no identificarse de un lado o de otro”. “Pero eso se soluciona haciendo películas que gusten a todos”, concluye.

Pone como ejemplos También la lluvia y Celda 211. De ésta, “todo español que tiene siete euros en el bolsillo la ha visto y ha salido contento de verla y dice: ‘Ahí va, pues vamos a ir a ver más pelis de estas, se están haciendo cosas chulas’”.

Sobre También la lluvia, dirigida y escrita por dos personas claramente comprometidas con la izquierda, asegura que “a quien más le está gustando es a la derecha, a la parte de nuestra sociedad que defiende unos valores humanos más tradicionales”, asegura. “Incluso la gente de ir a misa, gente religiosa; porque por mucho que critique la situación de los gobiernos frente a Latinoamérica, no deja de ser una historia muy humana de transformación”.

Todo el mundo tiene opinión y voz y todo el mundo la expresa, pero cuando la expresa un actor es muy visible, y si encima hay un clima político muy enfrentado, los medios lo utilizan”, añade Gordon en defensa del colectivo cinematográfico.

Apoya la Ley Sinde, aunque haya que ofrecer alternativas a las descargas ilegales

En el proceloso mundo de la piratería, Gordon apoya “totalmente” la Ley Sinde. Cree que el “concepto de propiedad” es “exactamente igual” en el caso de una película y "en el de una mesa".

“¿Que se busquen modelos de negocio para que esa transición sea llevadera para el que tradicionalmente está pagando? Sí”, y pone como ejemplo páginas de descarga que cobran y que demuestran que el usuario está dispuesto a pagar.

“Habrá que buscar la manera de que los estudios empiecen a operar en España, buscar un lugar donde se venda todo el cine junto o un buscador. Un lugar que lo hiciera fácil”, plantea.

“Pero yo no soy un experto, ni quiero serlo, porque yo me dedico a hacer películas”. Y si También la lluvia se alza con el Goya, Morena Films se convertirá en la segunda productora tras El Deseo en lograr dos veces consecutivas el galardón. Morena Films confirmaría que esa nueva mirada ha puesto su asiento en la ¿industria? del cine español.

Noticias

anterior siguiente