Enlaces accesibilidad

¿Es realmente tan beneficiosa la lactancia materna?

Por

Entre probetas

¿Quién dice que la Ciencia y, sobre todo, su Divulgación (ambas conmayúsculas) tienen que ser aburridas?¿Se puede divulgar e informar de los principales logros e hitos científicos sin dejar el humor, motor de vida, en el intento? Entre Probetas nació para informar. Entre Probetas surge para divertir. Mi labor como Profesor, Investigador y Director de Cultura Científica de una de las mejores universidades y centro de investigación del país -Universidad Autónoma de Madrid y Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, respectivamente- me permiten estar en primera línea informativa en áreas afines, o no tan afines, a mi propio desarrollo como científico; como biólogo molecular y microbiólogo. Emisión: Lunes a Jueves 15.36; Sábado 14.52; Domingo 09.52 y 14.52

No es un secreto el hecho de que en los países occidentales, la vorágine social y económica que nos lleva a todos y todas por el camino de la amargura, o del estrés, está apartando a muchos bebés de algo tan natural como el pecho materno; la leche que tanto nos gusta tomar de botellas con fecha de caducidad, no es suficiente garantía de protección inmune para un niño pequeño.

Pero, aún siendo cierto que a través del pecho, la madre puede inmunizar al bebé de muchas enfermedades mientras éste va adquiriendo sus propias defensas, ¿qué otras ventajas tiene la lactancia? ¿Realmente es tan beneficiosa?

Un estudio demuestra que los niños amamantados son más inteligentes

Pues sí, realmente sí lo es. De hecho, según el trabajo publicado en la revista Archives of General Psychiatry, realizado por investigadores de la Universidad de McGill y el Hospital Infantil de Montreal (Canadá), y coordinado por Michael Kramer, la lactancia materna podría aportar un mayor índice (cociente) de inteligencia a nuestros niños. Niños más inteligentes, con un mejor desarrollo cognitivo, con registros de hasta 7,5 puntos por encima de la media.

El trabajo se llevó a cabo mediante seguimiento aleatorio, durante seis años y medio, de casi 14.000 niños nacidos en centros materno-infantiles de Bielorrusia (país con poco fomento de la lactancia materna).

El estudio fue bautizado como PROBIT, siglas inglesas de "Ensayo de Promoción de la Lactancia Materna" y tuvo el visto bueno, y la colaboración, de la OMS y la UNICEF.

Sin embargo, y para finalizar, después de tanto estudio, tantos años de seguimiento y tanta publicación, los científicos no supieron concluir si el beneficio para los bebés estaba intrínsicamente en la leche o en el contacto íntimo con la madre. Además, tampoco parece que esta práctica prevenga frente a futuros posibles episodios de asma o alergias.

Claro, estamos hablando de la leche de mami, no del bálsamo de Fierabrás que tanto apreciaba Don Alonso Quijano, o sea, el Quijote, para los amigos.

ENTRE PROBETAS

Suscríbete al podcast de Entre Probetas, el programa de divulgación científica de Radio 5 presentado por José Antonio López

Noticias

anterior siguiente