Enlaces accesibilidad

Karzai insta a votar a pesar de las amenazas de los talibanes para conseguir un país "más seguro"

Por
El presidente afgano, Hamid Karzai, ha sido este jueves el primero en votar, rodeado de intensas medidas de seguridad, en un colegio electoral del centro de Kabul, en las segundas elecciones presidenciales celebradas en Afganistán tras la caída del régimen talibán. Karzai ha urgido a los afganos a votar para conseguir un país "más seguro" y "más pacífico".

"Esta es la segunda vez que los afganos pueden elegir a su presidente. Es una oportunidad para la paz y la estabilidad", ha manifestado Karzai en unas breves declaraciones a los medios tras depositar su voto. La comisión electoral estima que la participación llegará al 50%.

Vestido con el traje tradicional afgano y cubierto por un manto verde, el jefe del Estado ha despositado su voto aproximadamente a las 07.30 hora local (03.00 GMT, las cinco de la mañana en España).

Afganistán celebra sus comicios bajo la amenaza talibán. Dos insurgentes armados han muerto en un tiroteo con la policía que se ha prolongado cerca de dos horas en Kabul. Los talibanes han lanzado además cohetes en varias ciudades.

La insurgencia talibán, que ha pedido el boicot a las elecciones y ha amenazado a los ciudadanos, ha intensificado en los últimos días sus ataques con el objetivo de desestabilizar los segundos comicios a la jefatura del Estado celebrados en el país tras la invasión estadounidense en 2001.

Tinta indeleble para evitar el fraude

Es este país no hay censo electoral, según informa desde Kabul la enviada especial de RNE, Cristina Sánchez. Quien quiere votar tiene que registrarse previamente. Lo han hecho unos 17 millones de afganos.

En un país con un alto índice de analfabetismo, las papeletas llevan la fotografía de los candidatos con el nombre para que quien no sepa leer pueda elegir a su candidato, igualmente. Para evitar el fraude, después de votar se mancha de tinta el dedo del ciudadano.

Sánchez explica que esta vez se ha utilizado una tinta indeleble para evitar el fraude. Hace cinco años se quitaba con facilidad lo que permitía a una misma persona votar varias veces.

La comisión electoral ha previsto la apertura de más de 6.500 colegios electorales, aunque las autoridades han reconocido que en algunos de ellos quizá no se pueda votar porque no se puede garantizar por completo la seguridad.

Las autoridades han ordenado el despliegue de estrictas medidas de seguridad con controles policiales, muros de cemento, alambradas y un destacamento de fuerzas de elite del Ejército para evitar ataques durante las votaciones.

En total, se encargan de la seguridad 300.000 personas entre la policía y los militares afganos y las fuerzas de la OTAN, que suman 100.000 militares, 450 de ellos, españoles.

Acompañado de varios ministros
  
El presidente ha acudido a las urnas acompañado por varios altos cargos gubernamentales, entre ellos el ministro afgano de Exteriores, Rangin Dafdar Spanta.

El ministro de Información, Abdul Karim Kurram, que ha votado minutos después de Karzai, ha señalado que hasta el momento no tenía la constatación de que se hubieran registrado ataques o episodios violentos durante la jornada electoral.

Kurram ha calificado de "orgullo" para los afganos la oportunidad de votar y ha asegurado que corresponde a los observadores electorales comprobar la veracidad de las denuncias de fraude y supervisar la transparencia de los comicios.

Tras el voto de Karzai, los electores han ido llegando poco a poco al colegio electoral para ejercer su derecho al voto sin que se registraran colas a las puertas del edificio.

Noticias

anterior siguiente