Enlaces accesibilidad

El PSOE pide el voto para asentar los 'brotes verdes' y el PP para propiciar el cambio político

       
  • Tremosa, de Coalición por Europa, apuesta por reformas estructurales y critica a Zapatero
  •    
  • El de Europa de los Pueblos defiende más inversión y mayor papel de las regiones
  •    
  • Willy Meyer, de IU, acusa a PSOE y PP de ser lo mismo y los culpa de la crisis
  •    
  • Más información sobre las elecciones europeas, en nuestro especial

Por
Resumen del debate a cinco de las europeas

Un referéndum sobre el éxito o el fracaso de las medidas anticrisis del Gobierno. Así han planteado los dos principales partidos la votación del 7-J en el último debate de las elecciones europeas, en el que los grupos minoritarios han alzado su voz para denunciar el tono que ha adquirido la campaña por el enfrentamiento partidista entre PSOE y PP.

"La votación del próximo domingo es clave para la salida de la crisis", ha resumido en su primera intervención Ramón Jáuregui, destacando el 'leit motiv' del PSOE en la recta final de campaña ante los últimos datos del paro.

A vueltas con los brotes

"Ojalá esos brotes verdes no sean fruto de una situación estacional, pero nos tememos que no es más que un espejismo", le ha respondido Luis de Grandes, el representante del Partido Popular en el debate, donde no han estado los cabezas de lista de los dos principales partidos.

Sea por esta ausencia o por la presencia de las otras tres fuerzas políticas que lograron representación hace cinco años, lo cierto es que el tono y, sobre todo, los temas tratados, han sido muy distintos a los del primer debate cara a cara, donde los temas nacionales eclipsaron a los europeos.

Cuestiones como la estrategia de Lisboa, la elección del presidente de la comisión, la directiva de retorno de inmigrantes o la de la jornada laboral han estado presentes en las intervenciones de los candidatos en cada uno de los cuatro bloques en los que se ha dividido el debate.

En los dos primeros, dedicados a la economía y la política social, la mayoría de los candidatos han centrado sus intervenciones en la crítica al Gobierno por su política económica por la izquierda y por la derecha, a lo que el representante socialista ha respondido con una apelación a "arrimar el hombro".

"Para el PP la mejor política social es la creación de empleo", le ha replicado De Grandes, que ha pedido reformas estructurales y ha recordado el aumento espectacular del paro en el último año como ejemplo de "la absoluta incapacidad" del gobierno de España.

Críticas a derecha e izquierda

En esta crítica De Grandes ha encontrado un inesperado aliado, el candidato de Coalición por Europa, Ramón Tremosa, que ha dedicado las palabras más gruesas al presidente del Gobierno.

"Zapatero tiene unas barreras ideológicas más altas que los Pirineos", se ha quejado Tremosa, que ha achacado al "inmovilismo" del presidente el aumento espectacular del desempleo.

Además, ha arremetido contra el nuevo modelo productivo propuesto por el presidente, que ha vaticinado que será "un gran despilfarro de dinero público". Frente a eso, ha apostado por aumentar la productividad , la liberalización de mercados y del mercado laboral, algo que le ha afeado directamente el representante de Izquierda Unida, Willy Meyer.

Y es que tanto Meyer como Oriol Junqueras, de Europa de los Pueblos, se han situado en el otro extremo de la crítica, ya que el primero ha reprochado al Gobierno que haya llevado una política de no intervención en la economía en los últimos cinco años, mientras el segundo ha criticado medidas como la devolución de 400 euros en la declaración de la renta.

Para hacer frente a esta situación, el número 1 de IU ha defendido claramente la recuperación del papel del Estado en sectores claves de la economía como el del automóvil mientras Europa de los Pueblos ha pedido más inversión en infraestructuras y políticas sociales, así como un 'New Deal' de políticas verdes.

El PP, sólo ante la lengua


Sin embargo, las tornas se han cambiado en la segunda mitad del debate, donde temas como el aborto o la política lingüística han puesto a los minoritarios en posiciones más cercanas al PSOE frente al PP, que ha criticado duramente la nueva ley del aborto que prepara el Gobierno.

"Es de lamentar las palabras de su candidato, Vidal Cuadras, que recuerdan el peor tiempo de la época de Franco", le ha reprochado Tremosa a De Grandes las declaraciones del eurodiputado del PP sobre el uso de la lengua catalana en Europa.

Tanto Tremosa como Junqueras se han revuelto contra las palabras del representante del PP acerca de la inmersión lingüística en Cataluña y le han recordado sentencias del Tribunal Constitucional defendiendo ese modelo.

Además, han extendido esa crítica al Gobierno por no defender el uso de las lenguas cooficiales en la Eurocámara, algo a lo que Jáuregui ha respondido que con Borrell se consiguió que se tradujesen a estas lenguas los documentos más importantes de la UE.

En cuanto al tema del aborto, De Grandes ha rescatado el tono de Mayor Oreja al acusar a Zapatero de "cercenar el derecho a la vida" e incluso ha asegurado que el Gobierno prepara una ley para legalizar la eutanasia.

La respuesta más dura le ha llegado de Meyer, que ha calificado de "indignantes" las palabras del candidato del PP reafirmando las palabras del cardenal Cañizares sobre el aborto y los abusos sexuales a menores.

Promesas de colaboración

El candidato de IU también ha aprovechado este capítulo para dibujar un escenario de colaboración de PSOE y PP en el parlamento europeo -"han votado juntos en el 70% de los casos"- y ha puesto como máximo exponente lo ocurrido con la directiva de retorno, que fue aprobada por ambos partidos, y la reelección de Durao Barroso, que es apoyada por socialistas y populares.

Por eso, ha demandado el "voto de la izquierda que no tiene amnesia", en referencia a la apelación a derechas e izquierdas que está haciendo el PSOE en esta campaña. 

Junqueras ha cerrado su intervención pidiendo el voto "para hacer oír nuestra voz en las instituciones europeas e incluso en nuestro propio país", mientras que Tremosa ha lamentado el tono general de la campaña.

"En ningún otro país se hace lo que hacen ustedes", les ha echado en cara a los representantes de PSOE y PP.

En el otro lado, De Grandes y Jaúregui seguían a lo suyo: "Es importante no confiarse, pero no perder la confianza", pedía a los electores el número dos socialista. "Haca falta un cambio", respondía el eurodiputado popular.

Noticias

anterior siguiente