Enlaces accesibilidad

Ban Ki-moon viaja a Oriente Medio para hacer cumplir la ignorada resolución de alto el fuego

  • Antes reunirá al Consejo General de la ONU para informar de sus intenciones
  • Ban Ki-moon quiere impulsar personalmente la resolución alcanzada
  • Pide a israelíes y palestinos que paren inmediatamente los combates
  • Durante una semana se reunirá con representantes de varios países
  • Se cuentan más de 900 muertos y 4.000 heridos en estos 17 días de conflicto

Por
El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, durante una reunión con líderes árabes en la sede de Naciones Unidas en Nueva York EFE EFE/Jeff Zelevansky
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, viajará este martes a Oriente Medio para hacer cumplir la resolución de alto el fuego alcanzada el pasado jueves.

Antes de partir hacia El Cairo, reunirá a las diez de la mañana (16:00 horas en España) al Consejo General de la ONU para informar de sus intenciones.

Ban Ki-moon quiere impulsar personalmente la resolución, que ha sido ignorada por Israel y el movimiento de Hamás en Gaza.

El máximo representante de la ONU aseguró, en una conferencia de prensa, que el propósito de su viaje de casi una semana es apremiar a los líderes de la región para lograr que las dos partes acepten deponer las armas y negociar una solución duradera al conflicto, que ya ha costado más de 900 muertos.

"Mi mensaje es simple, directo y al grano: Paren los combates. Y a las dos partes, les digo: Paren, ya", afirmó.

Otro propósito de la visita a la región, ha declarado Ban, es demostrar su "grave preocupación y empatía con los inocentes atrapados en estas circunstancias horribles, tanto en Israel como en los territorios ocupados".

La resolución es obligatoria

Ban recordó que la resolución 1.860 adoptada por el Consejo de Seguridad el jueves pasado es de obligado cumplimiento para las dos partes, que se resisten a detener sus acciones y negocian por separado con Egipto las condiciones de una posible tregua.

"Espero que las partes que se están reuniendo en El Cairo cumplan con lo que les corresponde, que como mínimo significa que los milicianos de Hamás detengan el lanzamiento de cohetes y la retirada de las fuerzas israelíes de Gaza", apuntó.

Reconoció que se siente "frustrado y preocupado" por la negativa del Gobierno israelí y del movimiento palestino de acatar la voluntad del Consejo de Seguridad y responder al clamor internacional en favor de un cese de la violencia.

Agenda


Ban Ki-moon aterriza este martes en El Cairo, donde al día siguiente se reunirá con el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, y el secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa.

De allí se desplazará a Amán, la capital jordana, para conversar con el rey Abdalá II, que ha respaldado públicamente la iniciativa de Mubarak para el alto el fuego.

El jueves tiene previsto visitar Tel Aviv y Jerusalén para reunirse con el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, la ministra de Exteriores, Tzipi Livni, y el ministro de Defensa, Ehud Barak.

Posteriormente, se desplazará a Ramala para encontrarse con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, y el primer ministro palestino, Salam Fayad.

Las siguientes escalas serán Turquía, Líbano, Siria y Kuwait, en cuya capital la Liga Árabe celebrará una cumbre el 19 y 20 de enero.

Trabajo a distancia

Ban aseguró que desde la adopción de la resolución 1.860 ha sostenido una intensa ronda de conversaciones telefónicas con líderes árabes, europeos, además de con los Gobiernos estadounidense e israelí.

Advirtió que postergar el cese de las hostilidades a la finalización de las negociaciones, lo que puede prolongarse días, significa que "se producirán muchos más muertos".

El secretario general de la ONU aclaró que su único contacto por el lado palestino será con los dirigentes de la ANP, que son "las autoridades apropiadas", pero confía en que Gobiernos como el sirio, que mantienen contactos con Hamás, influyan en la actuación del movimiento islámico.

Situación en Gaza

Los responsables humanitarios de la ONU aseguran que la continuación de los combates y los bombardeos sigue agravando la precaria situación de los 1,5 millones de habitantes de la Franja.

"Estoy horrorizado de que se siga produciendo una violencia de estas proporciones y por las consecuencias que ello comporta", ha afirmado en Naciones Unidas el subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes.

Indicó que unas 28.000 personas se hacinan en escuelas, clínicas y oficinas de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), que tiene dificultades para proporcionarles servicios básicos y materiales como mantas y colchones.

Holmes advirtió que la ONU no puede asegurar que sus edificios, algunos de los cuales han sido blanco de proyectiles israelíes, puedan considerarse "santuarios".

Las autoridades sanitarias palestinas aseguran que la ofensiva israelí lanzada hace diecisiete días ha causado más de 900 muertos, de los que al menos un 42 por ciento son civiles, y unos 4.000 heridos.

Noticias

anterior siguiente