Enlaces accesibilidad

El hambre y el frío ponen en riesgo a Gaza

  • Save the Children advierte de que miles de niños Gaza podrían morir de frío
  • La agencia alimentaria de la ONU asegura que el hambre hace mella en Gaza
  • La espiral de violencia se ha cobrado la vida de más de 540 personas.

Por
La situación en Gaza es dantesca. No sólo no cesan los ataques sino que la gente no tiene acceso a comida, luz ni calefacción. Aunque fuentes militares de Israel aseguran que han permitido la entrada de 80 camiones con ayuda humanitaria, la ONU así como la ONG Save the Children critican la inefable situación que sufre la población en la Franja.

Save the Children ha advertido de que miles de niños y bebés en Gaza podrían morir de frío, entre otras cosas por la falta de combustible en la zona, y la agencia alimentaria de la ONU asegura que el hambre hace mella en la población de Gaza porque la comida no llega a la población.

El portavoz de Save the Children ha pedido a los países de la Unión Europea (UE) que hagan llegar "más comida y mantas para garantizar que los niños no mueran de hambre y frío" y que garanticen que "los civiles puedan moverse con libertad y seguridad para proveer a sus familias con alimentos, cuando estos puedan estar disponibles".

Ya han pasado 9 días desde que Israel inició la ofensiva contra Hamás, conocida como 'Plomo sólido'. Desde entonces la espiral de violencia se ha cobrado la vida de más de 540 personas.

Sin luz ni calefacción


Save the Children ha advertido de que miles de niños y bebés en Gaza sufren un serio riesgo de hipotermia por la falta de combustible. La necesidad de tener abiertas las ventanas de los edificios para evitar el impacto de los cristales y los efectos de una prolongada malnutrición impiden calentar los hogares.

La ONG ha señalado que "las frías temperaturas y el corte del suministro de electricidad en Gaza están amenazando las vidas de recién nacidos, las víctimas más vulnerables que están en medio del conflicto entre Israel y Hamás".

La mayoría de las casas y hospitales en Gaza, donde las temperaturas por la noche están en torno a los cero grados centígrados, no tienen electricidad ni calefacción, aseguró Save the Children, que añadió que muchos menores corren peligro de morir de frío.

Miembros de esta ONG, que trabaja en la zona suministrando artículos de primera necesidad a unos 6.000 niños palestinos, están arriesgando sus vidas por suministrar recursos a la población de Gaza.

Save the Children recordó que los actuales bombardeos son el colofón a un largo bloqueo por parte de Israel, que no ha permitido que los alimentos lleguen con normalidad al territorio y ha propiciado que 50.000 menores sufran una malnutrición crónica.

El hambre hace mella en Gaza

El Programa Mundial de Alimentos (PMA), agencia de la ONU, ha afirmado que el hambre hace mella en la población de Gaza porque no pueden salir de sus casas o porque la comida no está disponible en las tiendas.

Robin Lodge, experto del PMA, ha señalado desde Jerusalén que las personas más vulnerables de la franja tampoco reciben asistencia alimentaria por la situación de inseguridad ocasionada por el ataque militar israelí en este territorio palestino.

"Una de las cosas que estamos haciendo es distribuir harina a las panaderías para que hagan pan para las personas que no tienen electricidad y no pueden hacerlo en sus casas", comentó Lodge a través de un comunicado.

Lodge ha asegurado que el PMA está tratando de recuperar el suministro de alimentos que posee en depósitos gubernamentales para distribuir comida desde camiones a la población que no puede llegar hasta los centros de distribución.

Noticias

anterior siguiente