Enlaces accesibilidad
Tenis

Garbiñe Muguruza, una campeona de ida y vuelta

Por
Garbiñe Muguruza: "La clave para ganar este torneo ha sido aguantar física y emocionalmente"

Garbiñe Muguruza está de vuelta. Su triunfo en la WTA Finals de Guadalajara (México) ante la estonia Anett Kontaveit, le convierte en la primera española en lograrlo tras un viaje plagado de idas y vueltas desde su debut: doble ganadora de Grand Slam, número uno del mundo, dos años en el desierto, finalista en Australia en 2020, la difícil pandemia y el retorno a lo más alto con un título mayúsculo y el número tres del mundo.

A sus 28 años esta caraqueña de padre vasco y madre venezolana atesora dos Grand Slam en Roland Garros 2016 y Wimbledon 2017, y quedarse a las puertas del tercero tras perder la final en Australia 2020 para completar un palmarés al que hay que sumar siete torneos WTA (Hobart 2014, Pekín 2015, Cincinati 2017, Monterrey en 2018 y 2019, Dubai 2021 y Chicago 2021).

Sus comienzos

Sus primeros pasos en el mundo los dio en Barcelona, ciudad a la que se trasladó con seis años, y se formó en la 'Bruguera Tennis Academy' durante sus primeros años para aterrizar en 2012 en el circuito WTA y alcanzar su primera final ese mismo año en un torneo de la ITF en Bucarest donde cayó ante la española María Teresa Torró, la misma jugadora con la que logró su primer trofeo WTA en dobles en Hobart al año siguiente.

En ese 2013 alcanzó la cuarta ronda en Indian Wells y tuvo su primer revés serio con una lesión de tobillo que le apartó de la competición en verano de ese mismo año hasta 2014, donde logró su primer título WTA al vencer en Hobart (Australia) a la checa Klara Zakopalova, logro que la situó entre las 50 mejores y le impulsó a completar un buen año donde decidió competir bajo nacionalidad española.

A final de 2014 comenzó a trabajar junto al francés Sam Sumyk durante una etapa de cuatro años donde llegó a lo más alto para caer después. El estreno junto a su nuevo entrenador comenzó con una nueva lesión de tobillo que no le impidió alcanzar la cuarta ronda en Australia y rozar su primer título de Grand Slam al caer en la final de Wimbledon ante la estadounidense Serena Williams. 

Número uno, altibajos y regreso a la cima

Al año siguiente ya logró su primer gran título al ganar Roland Garros ante la misma jugadora y alcanzó el segundo puesto del ránking mundial. Tras este logró llegó un nuevo bajón con tropiezos en segunda ronda de Wimbledon y US Open. 

Como si de una montaña rusa se tratara, volvió a subirse al vagón de cabeza con un histórico triunfo en Wimbledon en 2017 ante Serena Williams e impulsarse hasta el número uno del tenis mundial, circunstancia que llegó en septiembre a pesar de caer en cuarta ronda del Abierto de Estados Unidos. Junto a Rafa Nadal, líder del ránking  ATP compartió la cima del tenis mundial.

Acabó 2018 con un solo título conseguido en Monterrey para finalizar decimoctava del ránking WTA. De ahí salto al vagón de cola para iniciar un descenso hasta el puesto 36 del ránking en 2019 con un triunfo en Monterrey para tocar fondo y escalar de nuevo hasta una final de Grad Slam en el Abierto de Australia 2020 que perdió ante la estadounidense Sofia Kenin.

En mitad de esta montaña rusa tomó una decisión que ha resultado ser clave. Decidió prescindir de los servicios de Sumyk para ponerse a las órdenes de Conchita Martínez, con la que ha logrado encontrar la mejor versión de sí misma para volver a reinar, esta vez, tras proclamarse 'maestra' de 2021 en Guadalajara (México).

Garbiñe ha conseguido hacer historia en este 2021 al convertirse en la primera española en ganar las WTA Finals tras el intento frustrado de Arantxa Sánchez Vicario en 1993 después de perder ante la alemana Stefi Graff y auparse hasta el número tres de la clasificación WTA.

Deportes

anterior siguiente
-->