Enlaces accesibilidad
Vuelta a España 2016

Mucho más que una Vuelta de Froome, Quintana y Contador

  • A los tres tenores se unen las opciones de outsiders como Chaves o Kruikswijk
  • La carrera parte de Ourense y finaliza en Madrid, pasando por Pirineos los galos
  • Vuelta a España en directo, 20 de agosto al 11 de septiembre en TVE y RTVE.es

Por
Froome y Contador, el duelo que no se vio en el Tour espera en la Vuelta
Froome y Contador, el duelo que no se vio en el Tour espera en la Vuelta

El británico Chris Froome (Sky), el colombiano Nairo Quintana (Movistar) y el español Alberto Contador (Tinkoff) serán los tres "tenores" que lucharán como favoritos por el maillot rojo en la 71 edición de la Vuelta a España que se pone en marcha desde el orensano Balneario de Laias y finalizara en Madrid el 11 de septiembre. [Vuelta a España en directo, 20 de agosto al 11 de septiembre en TVE y RTVE.es]

La lista de nombres no es precisamente corta, lo que hace que la Vuelta 2016 vuelva a presentar una nómina de sobresalientes que también buscarán su oportunidad. A Esteban Chaves (Orica), segundo en el Giro, también se une el holandés Steven Kruikswijk (Lotto-Jumbo), que se desinfló en el último momento vestido de rosa pero querrá demostrar que está capacitado para esta empresa.

Del balneario de Laias hasta La Cibeles

Con el recuerdo de un final soñado en la Vuelta 2015 con el histórico asalto del italiano Fabio Aru al jersey rojo en la sierra madrileña, la edición de 2016 pretende repetir la jugada de buscar la emoción hasta el último metro. Para ello, la Vuelta permanece fiel a su filosofía de buscar el espectáculo y de innovar año tras año.

Diez finales en alto, el último en Aitana (Alicante), la víspera de llegar a la capital, y la cronometrada individual de 39 kilómetros un día antes en Calpe, prometen tener a toda la afición en vilo prácticamente hasta la madrileña Plaza de Cibeles.

En la primera semana la Vuelta recorrerá las cuatro provincias gallegas. Tras su paso por Galicia la Vuelta se introduce en la provincia de Zamora, con meta en la Puebla de Sanabria, una jornada previa al inicio de la montaña de León, Asturias y Cantabria, donde se podrán sacar las primeras conclusiones de los aspirantes al podio.

La ronda regresa a una de las rampas de nuevo cuño que ya han impactado: La Camperona, en León, que solo se ha subido en la edición de 2014 con triunfo del canadiense Ryder Hesjedal. Una ascensión dura de 3 kms al 13 por ciento de pendiente media, apta para el duelo por la general.

Ahí se inicia una traca de cuatro finales en alto consecutivos que se completan en Asturias y Cantabria con los finales en el Naranco, Lagos de Covadonga y Peña Cabarga, aunque antes de llegar a esta última meta, el pelotón disfrutará del primer día de descanso.

Luego al País Vasco, a revivir la inolvidable etapa de 2011 con el triunfo de Igor Antón en Bilbao, escenario de la duodécima etapa, con el doble paso por el Vivero incluido. Un día después llegará la jornada más larga, de 212 kilómetros entre la capital de Vizcaya y Urdax-Dantxarinea, en Navarra, a un paso de la frontera con Francia.

La fase decisiva empezará con la "etapa Tour" que finalizará en el Aubisque (16 kms al 7 por ciento), en territorio francés, un guiño al Tour y a su empresa organizadora, ASO. Una jornada de la "grande boucle", con 4 puertos, tres de primeras y uno de categoría especial. Por primera vez la ronda española llega al Aubisque. Ese día también se subirá la Marie Blanque.

Del Pirineo francés al español, con la etapa más corta, la decimoquinta, entre Sabiñánigo y Formigal, de solo 120 kilómetros, antes de reencontrarse con la costa en Peñiscola, donde los esprinters reivindicarán su existencia. Llegará la segunda jornada de descanso.

La última semana será de infarto. Javier Guillén, director de la Vuelta, habla maravillas de la inédita cima de Más de la Costa, en Castellón, una subida de 4 kilómetros con rampas del 23 por ciento "que hará historia".

Tras otra jornada para velocistas en Gandía, el maillot rojo se terminará de discutir con el reloj y la montaña como testigos. A tres días de llegar a Madrid la cronometrada de 39 kilómetros en Calpe puede resultara decisiva. Los especialistas se frotan las manos en esa cita contra el cromo, pero un día después, el penúltimo de la Vuelta, el Alto de Aitana puede guardar las emociones que anhela la organización. Jornada de 184 kilómetros con un puerto de categoría especial, 3 de segunda y 1 de tercera. Al final, 22 kilómetros de subida que salvarán un desnivel de 1.280 metros, a una media del 5,7 por ciento.

Junto a Cibeles se sabrá quien sucede en el palmarés al italiano Fabio Aru, el protagonista de la hazaña que simboliza el espíritu del recorrido de la Vuelta.

Deportes

anterior siguiente