Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Empezamos el programa de hoy con las condenas al bombardeo de Yemen que ayer costó la vida a casi medio centenar de niños y los anuncios de investigaciones realizados por parte de varios organismos internacionales, entre ellos la ONU. Nuestra coresponsal Cristina Sánchez charla con el fotoperiodista Ricardo García Vilanova, que ha vuelto recientemente a algunos de los lugares por los que pasó en su cautiverio después de que el autoproclamado Estado Islámico le secuestrara junto a Marc Marginedas y Javier Espinosa, del auge y caida del ISIS y de las direfencias de la actuación del grupo en las diferentes capitales de su autodenominado 'califato'. Terminamos recordando cómo fue la guerra de los cinco días entre Georgia y Rusia, que acabó con la escisión de las regiones separatistas de Abjasia y Osetia del Sur.

Hace diez años estallaba la guerra de los cinco días entre Georgia y Abjasia y Osetia del Sur, apoyadas por Rusia. La guerra de Osetia del Sur acabó con la vida de 640 georgianos y consumó la escisión de esas dos regiones separatistas, reconocidas desde entonces por Moscú como Estados independientes de facto anexionados. La tensión entre ambos países ya no es tan fuerte como hace años, pero no ha desaparecido. Esta semana, desde Rusia se lanzaban amenazas a Georgia si ésta llega a entrar en la OTAN. Mientras, en la capital georgiana, en Tiflis, se proyectaban mensajes luminosos que decían: "El 20 % del territorio de Georgia está ocupado por Rusia" y "Rusia es un ocupante". Tiflis no renuncia a Osetia del Sur y Abjasia y denuncia que esos territorios han sido ocupados por Moscú. Recordamos qué ocurrió con Fernando Martínez.

Segundo viaje del papa Francisco al Cáucaso, donde visitará Georgia y Azerbaiyán. Este mediodía, Francisco ha aterrizado en Tiflis, la capital georgiana, con un mensaje de paz y reconciliación, en una región marcada por las tensiones étnicas. El papa se ha reunido en Tiflis con el patriarca de los ortodoxos georgianos, Elías II, a quien animó a dar un impulso a la unidad entre los cristianos y eliminar los obstáculos ante un mundo "sediento de paz". "Frente a un mundo sediento de misericordia, de unidad y de paz, nos pide que se dé un nuevo impulso, un renovado fervor a los lazos que nos unen, signo elocuente de los cuales es el beso de la paz y nuestro abrazo fraternal", invitó Francisco al patriarca ortodoxo.

Francisco permenecerá en Georgia hasta el sábado, para después viajar a Azerbaiyán. Su visita a esta exrepública soviética se enmarca en el ecumenismo y sobre todo en trazar puentes con los ortodoxos más rígidos como el patriarcado de este país, que depende de la Iglesia ortodoxa rusa. Tras su encuentro privado en la sede del patriarcado con Elías II, de 83 años, Francisco dirigió un discurso a los representantes ortodoxos en los que repasó los numerosos encuentros que se han tenido, comenzando con el viaje del papa Juan Pablo II a Georgia en 1999, "en el que vino a reforzar los vínculos profundos y fuertes". "Ahora, la Providencia divina ha querido que nos encontremos de nuevo", agregó. Entonces Francisco instó, como ha hecho siempre en los encuentros con los ortodoxos - como en el histórico celebrado con el patriarca ruso Cirilo I en La Habana en febrero - en su llamamiento a la unidad.

Georgia y Moldavia han suscrito este viernes sendos preacuerdos de asociación con la Unión Europea (UE) en una ceremonia solemne celebrada en el centro de congresos y exposiciones Litexpo, en Vilna (Lituania), que acoge a la tercera cumbre de la UE y la Asociación Oriental."Este es un paso muy importante para el programa Asociación Oriental", ha dicho la presidenta lituana, Dalia Grybauskaite, al inaugurar la ceremonia.