Enlaces accesibilidad

Entrevista en Los Desayunos

Iglesias pide al PSOE que deje de "humillar" a sus votantes y negocie un acuerdo con programa y personas

  • Iglesias afirma que el programa que propone Sánchez "suena bien" pero "las palabras se las lleva el viento"
  • A su juicio, ha quedado "demostrado" que Podemos no quería sillones y critica que Sánchez prefiera repetir elecciones

Por
Iglesias: "Estoy dispuesto a humillarme, pero que se humille a 3,7 millones de votantes que han votado a Unidas Podemos, no"

En plena cuenta atrás para la convocatoria de elecciones si no hay investidura antes del 23 de septiembre, el líder de PodemosPablo Iglesias, no acepta renunciar a un gobierno de coalición y pide al PSOE que cese la “humillación” a los votantes de su formación: “Un acuerdo de Gobierno se basa en programas y en personas que implementen los programas, porque si no, las palabras se las lleva el viento”.

En una entrevista en Los Desayunos de TVE, Iglesias se ha anticipado así al programa de 300 medidas que los socialistas presentan este martes para llegar a un acuerdo con Podemos. El líder de la formación morada ha asegurado que leerán dicho documento "con mucha atención" y ha reconocido que las primeras noticias que llegan de dicho documento, que incluye peticiones de los agentes sociales con los que se ha reunido este verano el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, "suenan bien", pero en Podemos no se fían.

"En los documentos caben todas las palabras bonitas, pero luego no se cumplen y tenemos experiencia en eso", ha criticado Iglesias, recordando antiguas promesas de Sánchez como intervenir el mercado del alquiler o la regulación de las casas de apuestas. "Tenemos que construir garantías y no buenas palabras", ha incidido, justificando que "está bien desconfiar de quien no cumple sus promesas".

Entrevista íntegra a Pablo Iglesias en Los Desayunos de TVE

Estoy dispuesto a asumir una humillación a mi persona, pero no a los votantes

Iglesias ha asegurado en varias ocasiones que está dispuesto a asumir la "humillación" socialista del PSOE a su persona, pero no a sus votantes. "Estoy dispuesto a asumir una humillación" como la de presentarse a unas elecciones "tras sufrir las cloacas políticas y policiales" del Estado y recibir el "veto" del PSOE.

O como la de "que a un partido que acaban de imputar -en referencia al PP por las imputaciones de las expresidentas madrileñas Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes- el PSOE le pida la abstención permantente y no a nosotros que no hemos robado ni un euro". "Pero no puedo aceptar que humillen a los millones de españoles que nos han votado", ha incidido.

"Algunos prefieren que los españoles voten otra vez"

Iglesias ha acusado a Sánchez de querer una repetición electoral por negociar el gobierno en el último momento. De hecho, durante todo el mes de agosto no se han producido contactos entre PSOE y Podemos y hasta la próxima semana Sánchez no tiene previsto reunirse con Iglesias.

Parece que Sánchez ofrecía un gobierno de coalición durante tres días

"Parece que Sánchez ofrecía un gobierno de coalición durante tres días. Si pretende negociar un proyecto de país en 48 horas, debería entender que se tarda más tiempo", ha añadido.

Por eso, ha recordado que si la última propuesta de Podemos para que haya un gobierno de coalición con una vicepresidencia, tres ministerios y las políticas activas de empleo -que hizo en el último momento del debate de investidura de julio desde la tribuna- no convence al PSOE, han enviado otro documento con "130 páginas y cuatro alternativas posibles", algunas de ellas incluyen las políticas de empleo y otras competencias en ecologismo.

Iglesias: "Los gobiernos de partido único cumplen menos sus programas"

Para Iglesias, ha quedado "demostrado" que Podemos no quería "sillones", ya que rechazaron los "sillones sin competencias" que el PSOE le ofreció. Ha criticado así que de los 17 ministerios actuales que componen el Gobierno el PSOE sólo le ofreció en julio el de Sanidad, cuyas competencias están transferidas a las comunidades autónomas, y los otros dos ministerios -el de Vivienda y el de Igualdad- son actualmente secretarías de Estado. 

"¿El ministerio de Vivienda hubiera servido para evitar los desahucios o regular el mercado del alquiler? No", ha criticado Iglesias, diciendo que lo único que hubieran tenido hubiera sido un "ministerio con un nombre pomposo".

A su juicio, Podemos ha "demostrado ser más generoso de lo que ha sido nadie en este país". Ha recordado así que su formación renunció a los principales ministerios de Estado como Interior, Asuntos Exteriores, Economía y Hacienda y ha incidido en la anomalía de que aceptaran el veto a su candidato, Iglesias, para conformar un Gobierno de coalición.

Los Gobiernos de coalición no dependen de tradición

Por último, ha criticado que el PSOE quiera "todo el poder" con un gobierno en solitario bajo la premisa de que no hay "tradición" de gobiernos de coalición en el Gobierno. "Los Gobiernos de coalición no dependen de tradiciones si no de votos", ha manifestado, poniendo de ejemplo que tras la muerte del dictador Francisco Franco en España "no había tradición de democracia sino de dictadura" y que Felipe González gobernó en solitario "porque su gobierno tenía o se acercaba mucho a la mayoría absoluta", pero "eso lo han cambiado los ciudadanos" con el multipartidismo.

Este lunes, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha insistido en que la oferta de un gobierno de coalición no está sobre la mesa y que de lo único que va a hablar con Podemos es de programa. "No merece la pena cualquier gobierno que va a funcionar de cualquier forma", ha afirmado en Los Desayunos.

Calvo ha afirmado que la "izquierda minoritaria" de Podemos ha querido imponer sus condiciones a la "izquierda mayoritaria" que ha ganado las elecciones y que no hay confianza como para que el partido de Pablo Iglesias entre en el gobierno. Sin embargo, desde Podemos insisten en que la última propuesta de julio -una vicepresidencia, tres ministerios y las políticas activas de empleo- es la base para negociar su apoyo a Sánchez.

Por ello, en el calendario parlamentario será clave la semana del 16 por si hubiera ronda de consultas del rey, y consecuentemente, otro debate de investidura. Si tal hipótesis no ocurre, se disolverían las Cortes y habría elecciones el 10 de noviembre.

Noticias

anterior siguiente