Enlaces accesibilidad

Guerra comercial

Trump ordena a las empresas estadounidenses que busquen alternativas a China tras un nuevo aumento de los aranceles

  • China ha anunciado la imposición de aranceles a bienes estadounidenses por valor de 75.000 millones de dólares
  • Trump ha respondido con nuevas tasas impositivas en un mensaje que ha provocado el desplome de Wall Street

Por
El presidente estadounidense, Donald Trump
El presidente estadounidense, Donald Trump. AFP

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha ordenado este viernes a las empresas del país que comiencen a evaluar "una alternativa" a China después de una nueva tanda de aranceles impuesta por el país asiático, a la que el magnate ha respondido con más tasas impositivas, un nuevo paso en la guerra comercial que ha hecho que Wall Street se desplome.

"Por la presente, nuestras grandes empresas estadounidenses tienen órdenes de comenzar a buscar una alternativa a China, incluida la posibilidad de traer sus compañías de vuelta a CASA y elaborar su productos en EE.UU.", ha señalado.

Washington ha hecho este anuncio después de establecer dos subidas de impuestos a los productos chinos en represalia a China que, horas antes, había notificado una nueva imposición de aranceles a bienes de EE.UU. por valor de 75.000 millones de dólares, en respuesta también a otros gravámenes estadounidenses anunciados a principios de agosto.

"A partir del 1 de octubre, los 250.000 millones de dólares de bienes y productos procedentes de China, que actualmente están gravados con un 25%, estarán gravados con un 30%", dijo Trump en su cuenta de Twitter.

Además, el mandatario ha informado de que los 300.000 millones de dólares restantes de importaciones chinas, a las que a partir del 1 de septiembre se le iban a aplicar aranceles del 10%, ahora estarán gravadas con un 15%

En este sentido, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino ha dicho que sus aranceles comenzarán a aplicarse el 1 de septiembre, la misma fecha en que entrarán en vigor los aranceles de la potencia norteamericana a productos del gigante asiático por 300.000 millones de dólares.

Wall Street se desploma 

Este nuevo episodio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China ha producido que Wall Street se desplomara este viernes, con una caída del Dow Jones de Industriales, el principal indicador, de un 2,37 %.

También el índice S&P cayó un 2,59 %, 47,11, en tanto que el Nasdaq, donde cotizan los grupos tecnológicos más importantes, perdió un 3 % en la jornada.

Por sectores, todos cerraron con fuertes pérdidas, con el energético desplomándose un 3,37 % -influido por los precios del petróleo- y el tecnológico deslizándose un 3,30 %, debido a la importancia del comercio con China para estas compañías.

La guerra comercial entre EE.UU. y China, desencadenada por el agresivo proteccionismo de Trump desde su llegada al poder en enero de 2017, alcanzó su punto álgido en mayo con la imposición de un arancel del 25% a importaciones chinas por valor de 250.000 millones de dólares, casi la mitad del total.

A ello respondió Pekín con la aplicación de gravámenes similares a 110.000 millones de dólares en importaciones estadounidenses, que han ido aumentándose en una escalada de tensión entre los dos países que ya dura al menos dos años. 

La Cámara de Comercio, en desacuerdo con Trump

Tras conocerse las declaraciones de Trump, la Cámara de Comercio de EE.UU. ha manifestado en un comunicado su desacuerdo con la petición que el líder norteamericano ha hecho a las empresas de buscar "alternativas" a China.

"Si bien compartimos la frustración del presidente, creemos que el compromiso continuado y constructivo es el camino que se debe seguir", ha señalado el vicepresidente ejecutivo y jefe de Asuntos internacionales de la Cámara de Comercio, Myron Brilliant, instando a ambas partes a alcanzar lo antes posible un acuerdo comercial.

De esta forma, Washington y Pekín mantienen aún posiciones alejadas para resolver el conflicto comercial, días antes de que una delegación china llegue a la capital estadounidense para negociar un hipotético acuerdo comercial entre ambos países.

Trump argumentó que "durante muchos años" China y otros países "se han aprovechado de Estados Unidos en materia de comercio, robo de propiedad intelectual y mucho más".

El mandatario consideró que las anteriores administraciones de EE.UU. "han permitido que China tomara ventaja" y eso, según él, se ha convertido en una "gran carga" para el contribuyente estadounidense.

"Como presidente, ¡ya no puedo permitir que esto suceda! En el espíritu de lograr el comercio justo, debemos equilibrar esta relación comercial muy injusta", agregó.

Noticias

anterior siguiente