Enlaces accesibilidad

Tensión en el Estrecho de Ormuz

Europa urge a Irán a liberar el petrolero británico y Londres advierte de "graves consecuencias"

  • Reino Unido pide a sus barcos evitar el estrecho de Ormuz hasta que se rebaje la tensión
  • Irán defiende que capturó el Stena Impero porque chocó con un barco de pesca

Por
El petrolero británico capturado por Irán ha sido conducido al puerto militar de Bandar Abbas en el estrecho de Ormuz

Varios países europeos y la alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, ha urgido este sábado a Irán a liberar el petrolero británico Stena Impero, retenido en el estrecho de Ormuz desde el viernes, al tiempo que Reino Unido ha advertido a Irán de "graves consecuencias" si no revierte la situación.

"La captura de dos barcos por parte de las autoridades iraníes en el estrecho de Ormuz es causa de profunda preocupación", ha señalado en un comunicado una portavoz de Mogherini que ha pedido "contención" para evitar que aumente la tensión en la región.

"En una ya tensa situación, este acontecimiento trae el riesgo de que siga escalando y socava el trabajo en curso para encontrar una manera de resolver las actuales tensiones", afirma el texto. A esta misma línea se han unido España, Francia y Alemania que han condenado la detención y han pedido la liberación del barco "sin retrasos".

El Stena Impero, con bandera británica y perteneciente a la naviera Stena Bulk, perdió el contacto con su operador el viernes por la tarde después de recibir el aviso de que varias embarcaciones sin identificar y un helicóptero se acercaban al buque.

Otro petrolero, el Mesdar, de bandera liberiana, retenido brevemente consiguió el viernes restablecer contacto con su operador británico y continuó su viaje por Ormuz, tras haber sido abordado por guardias armados iraníes.

Teherán ha relacionado la detención del Stena Impero con la del petrolero iraní Grace I, retenido hace más de una semana en Gibraltar ante la sospecha de que transportaba crudo a Siria en violación de una sanciones impuestas por la UE.

Reino Unido pide evitar el estrecho de Ormuz

Ante esta situación, el Gobierno británico ha pedido a las embarcaciones del Reino Unido que permanezcan fuera del estrecho de Ormuz por un "periodo provisional" y ha resaltado que Teherán ha elegido un "camino peligroso" con su comportamiento "ilegal y desestabilizador".

"Somos absolutamente claros de que, si esta situación no es resuelta rápidamente, habrá graves consecuencias. No estamos considerando opciones militares, estamos mirando una manera diplomática de resolver la situación, pero somos muy claros de que tiene que ser resuelta", ha asegurado el ministro el ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Jeremy Hunt. "Es esencial que se mantenga la libertad de navegación y que todas las embarcaciones puedan moverse con seguridad", agregó.

El operador del Stena Impero ha informado de que el petrolero cumplía "plenamente" con todas las regulaciones sobre la navegación internacional cuando fue interceptado.

Según Stena Bulk, no hay heridos entre los 23 miembros de la tripulación, compuesta por 18 marineros indios y otros cinco de diversas nacionalidades, entre ellas rusa y filipina.

El ministerio británico de Exteriores ha convocado también al encargado de negocios de Irán en Londres, Mohsen Omidzamani, para hablar del suceso, según confirmó a Efe una portavoz del Foreign Office.

Irán defiende que detuvo el petrolero por que chocó con un barco

Respecto a los motivos de la detención, la Organización de Puertos y Navegación de la provincia iraní de Hormozgan ha explicado que se realizó tras el choque entre el petrolero y un barco de pesca y que, a pesar de que un buque de guerra británico intentó impedir la captura, el barco fue trasladado al puerto de Bandar Abas, donde aún permanece retenido.  Sin embargo, varios responsables iraníes como el secretario del Consejo de Discernimiento de Irán, Mohsen Rezaí, y el portavoz del Consejo de Guardianes, Abasali Kadjodaí, han reconocido que la captura es un acto de represalia por la retencinción del Grace 1.

"No buscamos la guerra pero no retrocederemos ni un milímetro para tomar medidas de represalia, ya sea contra Sadam (Husein), (Donald) Trump o la Reina", escribió Rezaí en su cuenta de Twitter, mientras que Kadjodai asegura que la captura es "correcta" para hacer frente a "una guerra económica ilegal y a la incautación de petroleros".

El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, sin desmentir estas afirmaciones, ha exigido al Reino Unido en un mensaje de Twitter que deje de "ser cómplice del terrorismo económico de Estados Unidos", en alusión a las sanciones impuestas por Washington a Irán tras retirarse del acuerdo nuclear de 2015.

Noticias

anterior siguiente