Enlaces accesibilidad

Unión Europea

Un Parlamento Europeo dividido aprueba el nombramiento de Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión

  • El apoyo de última hora de liberales y la mayoría de socialdemócratas facilita su nombramiento, aunque solo por nueve votos
  • La presidenta electa promete trabajar con todos los grupos políticos para unificar al bloque comunitario

Por
Ursula von der Leyen, elegida presidenta de la Comisión Europea

La popular Ursula von der Leyen ha sido ratificada en el Parlamento Europeo este martes como la primera mujer que presidirá la Comisión Europea en una ajustada votación que refleja la fragmentación de la nueva Eurocámara. La ministra de Defensa de Alemania ha obtenido 383 votos a favor, solo nueve más de la mayoría absoluta necesaria, frente a 327 votos en contra, 22 abstenciones y un voto en blanco.

Lo más importante hoy era reflejar mis convicciones para solucionar las divisiones

El futuro de la sucesora de Jean-Claude Juncker ha estado en el aire en los últimos días por las reticencias de socialdemócratas y liberales a apoyarla por, entre otros motivos, no ser una candidata propuesta por las familias políticas, sino por los dirigentes europeos. Pero momentos antes de la votación, la segunda fuerza en la Eurocámara liderada por la española Iratxe García ha acordado pedir el voto para la Von der Leyen, si bien las delegaciones alemana, austríaca y holandesa han mantenido el veto.

Varios días de reuniones, un debate de cuatro horas y la promesa de una legislatura social y medioambientalle han servido para convencer a al menos dos tercios de los socialdemócratas, a liberales y a parte de los Conservadores y Reformistas Europeos, que han decidido en el último momento votar en el mismo sentido que el Partido Popular Europeo en la votación celebrada en secreto. En cambio, los Verdes, la Izquierda Unitaria y los eurófobos de Identidad y Democracia han votado en su contra. "No sé quién me ha votado, sé que fue muy difícil lograr una mayoría, pero lo más importante hoy era reflejar mis convicciones para encontrar las soluciones a las divisiones existentes", ha señalado al respecto en rueda de prensa. 

Europeísmo para unificar al bloque

"La confianza que ustedes han depositado en mí es confianza depositada en Europa, de este a oeste, de sur a norte. Una Europa lista para luchar por el futuro en vez de luchar entre sí", ha dicho emocionada tras la lectura de los resultados. Y es que, pesar de ser poco conocida en Europa, su europeísmo ha logrado convencer a la mayoría de diputados, que aceptas su compromiso para que Europa "se fortalezca, crezca y florezca".

Con un programa marcado por la batalla al cambio climático, Von der Leyen pretende instaurar una ley climática en el continente para que sea el primer "neutro del mundo en 2050". Ha prometido, además, defender el imperio de la ley, revertir el bloqueo y lograr el consenso en torno a una política migratoria común, cuestiones sobre las que hasta ahora impera la división entre los grupos políticos.

La confianza que depositan en mí es confianza depositada en una Europa lista para luchar por el futuro

La presidenta electa, que nació y vivió parte de su infancia en Bruselas, ha insistido ante los medios en que "se siente como en casa" en Europa, por lo que está convencida de que logrará sortear las fricciones que dichos temas puedan levantar. Así, centrará sus esfuerzos en lograr una "mayoría estable" con los partidos proeuropeos, si bien ha reconocido que Europa necesita que "todos trabajemos juntos". 

La ministra dimitirá de su cargo en Alemania este mismo miércoles, pero no sucederá al actual presidente, el también popular Juncker, hasta noviembre. Además, su nombramiento daría más opciones a que la Eurocámara dé luz verde al resto de cargos propuestos por los líderes de la UE que tienen que someterse a votación, como es el caso del ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, nominado para el cargo de Alto Representante de la Política Exterior europea y cuya suerte se decidirá en octubre. 

Noticias

anterior siguiente