Enlaces accesibilidad
Unión Europea

Los líderes de la UE pactan que una ministra de Merkel presida la Comisión y la francesa Lagarde, el BCE

  • La ministra de Defensa de Alemania, Ursula von de Leyen, es la primera mujer candidata a presidir la Comisión Europea
  • Nominan a Charles Michel para el Consejo Europeo, y al ministro de Exteriores Josep Borrell para la diplomacia europea

Por
Los líderes de la UE pactan que una ministra de Merkel presida la Comisión y la francesa Lagarde, el BCE

Los dirigentes europeos han acordado proponer a la ministra de Defensa de Alemania, Ursula von der Leyen, para presidir la Comisión Europeade modo que el Partido Popular Europeo conservaría el máximo cargo del Ejecutivo Europeo, según ha anunciado en rueda de prensa el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. 

Las otras tres nominaciones en liza han recaído sobre la directora del Fondo Monetario InternacionalChristine Lagardeque ya ha confirmado que renunciará temporalmente a su cargo para presidir el Banco Central Europeo; el primer ministro en funciones de Bélgica, el liberal Charles Michel, para el Consejo Europeo; y el ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, candidato a alto representante para la Política Exterior

Charles Michel, Josep Borrell y Christine Lagarde

Charles Michel, Josep Borrell y Christine Lagarde EFE

De ser confirmadas, Von der Leyen y Lagarde serían las primeras mujeres en ostentar sus respectivos cargos, por lo que se consigue, en palabras de Tusk un "equilibrio de género perfecto". Aun así, los nombres escogidos tras tres maratonianas jornadas de negociaciones excluyen a los spitzenkandidat, los candidatos principales propuestos por los grupos políticos antes de las elecciones europeas. De ellos, el socialdemócrata Frans Timmermans y la liberal Margrethe Versthager serán vicepresidentes primeros de la CE; mientras que el popular Manfred Weber ha anunciado su renuncia a cualquier puesto momentos antes de que se conociera el acuerdo.

Con este reparto, la alemana Von der Leyen recogería el testigo del popular Jean-Claude Juncker durante los próximos cinco años; la política Lagarde reemplazaría a Mario Draghi en los próximos ocho años; mientras que Michel, un "experto en consenso" según Tusk, lo sustituirá durante al menos dos años y medio; y Borrell hará lo propio con la italiana Federica Mogherini. 

El Parlamento escogerá a su presidente 

Una de las cuestiones más polémicas en torno al mes de negociaciones era la Presidencia del Parlamento Europeo, ya que los eurodiputados rechazaban cualquier candidato distinto del spitzenkandidat.

Finalmente, los líderes han optado por no proponer al presidente del Parlamento Europeosino que consideran que socialdemócratas y populares deberían repártirselo, si bien el político polaco ha insistido en que la "delicadeza" de la cuestión refleja una mera "opinión y observación política" que corresponde decidir, en cualquier caso, al Parlamento.

Con todo, espera que escojan a alguien de Europa central para consolidar el equilibrio geográfico; y que representantes de Europa del Este o Italia formen parte del resto de vicepresidencias de la Comisión. Por el momento, la Alianza de Socialistas y Demócratas (S&D) en el Parlamento Europeo ha propuesto al italiano David-Maria Sassoli como candidato a presidir la Eurocámara los próximos dos años y medio.

La nominación de Von der Leyen no es definitiva, puesto que deberá ser ratificada por mayoría absoluta por la Eurocámara, que a lo largo de la tarde ha ido expresando su malestar y rechazo a Von der Leyen. Tusk acudirá estos días a Estrasburgo para tratar de sacar adelante los cargos, puesto que considera que el resultado de las negociaciones "demuestra que queremos respetar a personas y mecanismos". Pero de rechazarlo, los líderes deberán proponer otro nombre en el plazo de un mes.

Fracaso para los socialdemócratas

El acuerdo para nombrar a la primera mujer que preside la CE en la historia se ha producido en el tercer día consecutivo de la segunda cumbre extraordinaria celebrada este martes en Bruselas, que ha empezado con cerca de cinco horas de retraso tras una intensa ronda de negociaciones bilaterales del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en busca de una fórmula para desbloquear la renovación de la cúpula europea.

Pero al final, la única opción que ha sorteado el bloqueo de los países del Visegrado (Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia) se ha traducido en un mayor reparto para París y Berlín, el único miembro que se ha abstenido en la votación. Así, los socialdemócratas han sido los peor parados, puesto que a pesar de ser la segunda fuerza política de la Eurocámara, solo logran medio mandato en el Parlamento Europeo y la diplomacia. Mientras su líder en el Parlamento Europeo, Iratxe García, se ha mostrado "profundamente decepcionada" por el reparto de cargos; el presidente Pedro Sánchez insistía en que es un "acuerdo extraordinario", "equilibrado" por los cargos para Timmermans y Borrell y la cartera de Finanzas, en el que ha celebrado la "vuelta de España a la política europea después de 15 años".

Sánchez afrontó el liderazgo de su familia política en las negociaciones y llegó a gestar una alianza con el presidente francés, Emmanuel Macron, para desplazar al Partido Popular. Preguntado por este cambio de acontecimientos, el presidente ha negado que se trate de un acuerdo "franco-alemán porque no dan los números, somos 28 países", si bien ha reconocido la necesidad de "desbloquear la situación".  

Noticias

anterior siguiente