Enlaces accesibilidad

Elecciones europeas

Europa certifica el fin del bipartidismo en la Eurocámara y contiene el impulso de los euroescépticos

Por
El bipartidismo pierde su hegemonía en Europa

Los ciudadanos europeos han decidido arrebatar al Partido Popular Europeo (PPE) y la Alianza de los Socialistas y Demócratas (S&D) la mayoría absoluta con la que hasta ahora venían gobernado el Parlamento Europeo. Populares y socialistas necesitarán pactar con liberales o Verdes, que han reforzado su presencia al quedar terceros y cuartos, respectivamente, según el escrutinio final.

Su ascenso ha servido para contener el pronosticado auge de las fuerzas ultranacionalistas y euroescépticas, que crecen con menos fuerza de la esperada al lograr 114 escaños en una Eurocámara cada vez más plural y decidida por el 50,95% de electores, la participación más alta en dos décadas.

El Partido Popular Europeo ha ganado las elecciones europeas con 179 escaños, seguido de los socialdemócratas, que han obtenido 150 escaños, pero juntos suman 329 de los 376 escaños en los que se sitúa la mayoría. La Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa es la fuerza que más ha crecido, al pasar de 67 escaños a los 107; pero Los Verdes también han dado la sorpresa al arrebatarle el cuarto puesto, con 70 escaños (20 más que en 2014), a los Conservadores y Reformistas, que pierden 12 eurodiputados, y a la Izquierda Unitaria, que baja de 52 a 38 representantes.

La ultraderecha gana en Francia e Italia

Con todo, los partidos de ultraderecha siguen avanzando notablemente en países de la magnitud de Francia, Italia y Reino Unido, que aunque debería salir de la UE en los próximos meses, ha participado en los comicios. En el caso de Francia, la Agrupación Nacional de Marine Le Pen ha ganado frente a la República En Marcha del presidente Emmanuel Macron; en Italiala Lega del ministro del Interior y vicepresidente, Matteo Salvini, ha arrasado con el 33,64%.

También en Hungría, el partido Fidesz del primer ministro Viktor Orbán ha sido la primera fuerza con el 52,1% de los votos y 13 de 21 escaños. Orbán, deberá decidir ahora si permanece en el Grupo Popular a pesar del distanciamento o si culmina su buena sintonía con el grupo de Salvini; mientras que el eurófobo Partido del Brexit en Reino Unido ha sido la primera fuerza con el 31,71%, en detrimento de laboristas y conservadores, los primeros adelantados por los Liberal Demócratas y los tories, por los Verdes.

Además, el partido gobernante Ley y Justicia de Polonia también ha ganado con el 43,1% frente al 38,4% de la Coalición Europeísta, también según los sondeos.

La preocupación por el clima impulsa a Los Verdes

Pero han sido Los Verdes quienes han protagonizado la subida más acusada de la noche, al pasar de ser la sexta fuerza política comunitaria con 50 escaños, a cuarta, con 67. Así, la creciente preocupación por el cambio climático, una de las pocas cuestiones que ha logrado unificar un consenso en campaña a pesar de las diferencias en cuanto a propuestas, ha traducido su ímpetu en votos en países como Alemania

En el caso del país germano, el que aporta mayor número de eurodiputados (96), la victoria ha sido para la CDU de Angela Merkel, seguida de la sorprendente subida de Los Verdes, que han despojado a los socialdemócratas del segundo puesto con un 20,4% de los votos, el doble de sus resultados en 2014. También han ganado terreno en Francia, tras desbancar a Los Republicanos del tercer puesto. 

El PPE reclama la Presidencia de la Comisión Europea

Más allá de pactos, los líderes europeos y eurodiputados tienen por delante la elección del nuevo presidente de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Consejo Europeo, un proceso que comenzarán este martes en el Consejo Europeo extraordinario convocado por su presidente, Donald Tusk.

El cabeza de lista del PPE, el alemán Manfred Weber, ha reivindicado la Presidencia de la Comisión tras su victoria electoral, aunque ha lamentado la "contracción del centro" en el Parlamento más plural desde su existencia. "Claramente, soy el candidato ideal, porque he presentado mi programa, mi perfil y mi personalidad a los votantes. El PPE es el grupo más fuerte", ha dicho, para después pedir que el Parlamento ratifique la continuación del proceso del Spitzenkandidat, es decir, que sean los eurodiputados los que voten al presidente y no únicamente los jefes de Gobierno europeos.

Weber, el sucesor natural de Juncker, ha prometido priorizar a los partidos proeuropeos para mirar al futuro, en el que no cabe bajo ningún concepto "la cooperación con fuerzas extremistas de derechas ni de izquierdas"; mientras que Timmermans se ha limitado a reconocer su mal resultado "con humildad" y a pedir "estabilidad" para los próximos cinco años. Así las cosas, la nueva coalición afronta una legislatura marcada por la reforma del euro, la política migratoria, el reto climático y los desafíos internacionales en la era posBrexit de potencias como Estados Unidos, Rusia y China.

El minuto de oro de los candidatos a las elecciones europeas cierra el debate electoral

Noticias

anterior siguiente