Enlaces accesibilidad

Elecciones generales 2019

Iglesias busca la remontada electoral mientras salva un Podemos que aún se lame las heridas

  • Se presenta por tercera vez en unas elecciones generales después de la mayor crisis del partido en su corta historia

Por
Elecciones generales 2019: Pablo Iglesias, Unidas Podemos
Pablo Iglesias, secretario general de Podemos y candidato a la Presidencia del Gobierno. RTVE.es

BIOGRAFÍA

Lugar y fecha de nacimiento: Madrid, 1978

Formación: Doctor en Derecho, Ciencias Políticas y de la Administración. Master en Humanidades y Comunicación.

Años en política: Secretario general de Podemos desde 2014 y diputado desde 2015.

Pablo Iglesias se incorpora a una guerra electoral iniciada durante su baja por paternidad con el fin de remontar en unas encuestas que le auguran una importante caída. El candidato de Unidas Podemos se presenta por tercera vez como cabeza de cartel después de llevar a su formación en 2015 a la tercera posición en el Congreso de los Diputados, en el que irrumpieron con 69 escaños erigiéndose como la bestia negra del bipartidismo y un dolor de cabeza para el PSOE.

Iglesias trata de superar aún una crisis interna que se remonta a Vistalegre II cuando el partido se rompió en dos y que no ha hecho más que agudizarse con el divorcio definitivo con el que fuera su número dos, Íñigo Errejón, sumado a múltiples crisis territoriales y varios e importantes abandonos que han hecho que la formación morada dé "vergüenza ajena", en palabras del propio líder. 

Es el primer candidato a unas elecciones generales en España que abandona la política activa para dedicarse al cuidado de sus dos hijos- la tercera viene en camino-. Se fue, eso sí, dejando cerrada una candidatura en la que vuelve a ir de la mano de IU. En su vuelta, tras la polémica por la compra de un chalé en Galapagar, ha mostrado su perfil más ideológico y combativo atacando a las "cloacas del Estado" y cargando contra bancos, multinacionales y propietarios de medios de comunicación. Su estrategia de cara a estos comicios se basa en convencer a los votantes de izquierda de que solo un Podemos fuerte es capaz de frenar al "trío de Colón" y garantizar que el PSOE no opte por Ciudadanos en vez de por la formación morada para pactar. En este sentido, Iglesias se atribuye haber arrancado en los nueve meses de Gobierno los avances más sociales de Sánchez y se erige como el impulsor de medidas estrella como la subida del SMI y el mediador entre el Ejecutivo y los independentistas.

Iglesias no esconde que quiere gobernar con el PSOE- "ya veremos quien tiene que llamar a quien tras el 28A"- y sigue vendiendo a Podemos como una fuerza política diferente y la única capaz de "decir verdades incómodas que salen caras". La esencia de su discurso- solo Podemos hace frente a un sistema "corrupto" con una democracia "devaluada"- se ha intensificado aún más tras conocerse que fue objeto de una trama policial en la que participó el comisario José Villarejo."Vienen a por nosotros", alertó en su mitin de vuelta.

El líder morado, que confirma que una mujer le sustituirá en Podemos más pronto que tarde, quiere llevar la bandera del movimiento feminista del 8M en estas elecciones. Le sigue saliendo en muchos de sus discursos el profesor que lleva dentro. Eso sí, ya se ha olvidado de la meta que Podemos se ponía en sus orígenes, la de "asaltar los cielos"- será porque el lema lo ideó Errejón- y ahora ya solo se conforma con "asaltar La Moncloa".

Iglesias, en tres frases

"Alerta antifascista. Toca movilizarse para defender las libertades, para defender la justicia social, para defender la fraternidad y en última instancia, la democracia. Lo vamos a decir bien claro: no tenemos ningún miedo a la extrema derecha"

"Alguien tiene que decir la verdad, la puñetera verdad: Que a los que toman las verdaderas decisiones en este país no les ha votado nadie. Hay 20 familias que tienen más poder que cualquier diputado. Sus apellidos son Ortega, Botín, Fainé… Y si eso es así, algo está fallando en nuestra democracia".

"Van a repetir que estamos hundidos porque saben que ahora sí podemos estar en un gobierno y si estamos en un gobierno van a cambiar muchas cosas en este país"

Expectativas electorales

Podemos pasó de la nada al todo en su primera experiencia en elecciones generales. Irrumpió con 69 diputados en 2015, que se convirtieron en 71 un año después con la suma de IU, alcanzando un 21,1% de los votos.

Los sondeos ahora no arrojan tanto optimismo y en el último CIS electoral la fuerza morada caía hasta el 12,3% en intención de voto y relegada a la cuarta posición por detrás de PSOE, PP y Ciudadanos, aun sumando los escaños de su confluencia catalana, en una horquilla entre 33 y 41 escaños.

Noticias

anterior siguiente