Enlaces accesibilidad

La OMC concluye que las ayudas de EE.UU. a Boeing perjudicaron las ventas de Airbus

  • Airbus avisa de que si Boeing desoye a la Organización Mundial de Comercio habrá sanciones multimillonarias
  • La compañía aeronáutica apoyará a EE.UU. y Washington para cumplir con el dictamen de la OMC

Por
 Boeing atraviesa una crisis de credibilidad, debido a las dudas sobre la seguridad de su modelo el 737 Max
Boeing atraviesa una crisis de credibilidad, debido a las dudas sobre la seguridad de su modelo el 737 Max noticias

El Órgano de Apelación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha fallado este jueves a favor de la Unión Europea (UE) y Airbus en su largo conflicto con su competidora Boeing, y que ha concluído que Estados Unidos (EEUU) ha mantenido subsidios de apoyo a la compañía estadounidense contrarios a la normativa internacional.

El órgano de la OMC ha dictaminado que Washington ha mantenido diversas ayudas y subsidios a Boeing, pese a que en 2012 el organismo internacional con sede en Ginebra (Suiza) ya consideró que este tipo de medidas habían distorsionado el mercado, perjudicando gravemente las ventas de Airbus en diversas campañas comerciales en todo el mundo.

Por su parte, Boeing ha asegurado este jueves en un comunicado que apoyará a Estados Unidos (EE.UU.) y al estado de Washington para cumplir plenamente con el fallo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en su contra.

Mientras, Airbus considera que ha ganado "una importante batalla" en su contencioso con Boeing y ha avisado de que si su rival y Estados Unidos desoyen sus obligaciones, la Unión Europea (UE) podrá aplicar sanciones de "miles de millones" de dólares.

Normativas internacionales de comercio

Airbus comenzó el contencioso en 2005, argumentando que ciertos incentivos fiscales de Washington a la empresa estadounidense y otras medidas, tales como el acceso a instalacionesequipamiento y personal estatal, incumplían las normativas internacionales de comercio.

En un comunicado, Airbus ha manifestado su "satisfacción" por que el Órgano de Apelación de la OMC falló en su favor y ha insistido en que esa instancia ha establecido que "Estados Unidos y Boeing deben dar nuevos pasos para cumplir sus obligaciones. Desoír este requerimiento otorgaría a la UE la posibilidad de aplicar contramedidas en la importación de productos estadounidenses".

Las estimaciones del daño sufrido por Airbus por ese dispositivo de subvenciones a Boeing se sitúan entre 15.000 y 20.000 millones de dólares.

El responsable de Airbus para este contencioso, John Harrison, ha insistido en que "ante este rotundo informe, seguir negando que reciben enormes subvenciones del Gobierno estadounidense es ya imposible".

Rechazo en las acusaciones

Asimismo, el fabricante aeronáutico estadounidense Boeing ha precisado, en un comunicado, que la OMC ha rechazado todas las acusaciones de subvenciones ilegales a la compañía con una única excepción: un impuesto sobre negocios y actividades, llamado "business and occupancy tax" o B&O, del Estado de Washington.

Boeing ha asegurado que "se comprometió desde el principio de este caso a cumplir con las decisiones de la OMC y el tema del impuesto B&O no será una excepción".

La compañía ha confiado, en que su ejemplo "hará que Airbus y la UE procedan al cumplimiento pleno de las resoluciones en las que la OMC ha fallado en su contra".

Incumpliento las reglas 14 años

La batalla entre los dos grandes fabricantes mundiales de aviones ante la OMC comenzó en 2004, cuando Boeing presionó al Gobierno de Estados Unidos para retirarse del acuerdo que había firmado en 1992 con la UE sobre las ayudas públicas de unos y otros a sus respectivas industrias aeronáuticas.

En su decisión de este jueves, el Órgano de Apelación destaca que medidas de este tipo continúan 14 años después incumpliendo las reglas de la OMC, entre ellas ciertos programas fiscales e incentivos en los estados de Washington (noroeste) y Carolina del Sur (sureste).

Además, la OMC ha dado la razón a la UE en su acusación de que Boeing se sigue beneficiando del subsidio FSC/ETI, cuya retirada ya se había ordenado en los primeros años del contencioso, y ha desestimado todos los argumentos presentados por EE.UU. en la actual fase de apelación.

La sentencia se emite en un momento en el que Boeing atraviesa una crisis de credibilidad, debido a las dudas sobre la seguridad de uno de sus últimos modelos, el 737 Max, a raíz de los accidentes que estos aparatos sufrieron en Indonesia, en octubre de 2018, y en Etiopía el pasado 10 de marzo, cuyas circunstancias se están investigando.

La UE, a través de la Agencia Europea de Seguridad Aérea, ha sido uno de los muchos mercados que ha ordenado la suspensión del vuelo de este modelo de Boeing en sus aeropuertos y su espacio aéreo.

Noticias

anterior siguiente