Enlaces accesibilidad

Rato insiste en que el Banco de España instó la fusión de las cajas que originó Bankia

  • El expresidente de Bankia descarga la responsabilidad en el supervisor que "conocía nuestras tripas perfectamente"

Por
Rato afirma que la salida a Bolsa de Bankia fue una decisión legal y no empresarial

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato ha insistido en que la fusión de las siete cajas que dio lugar a BFA-Bankia se acometió por petición del Banco de España, que dictó las instrucciones y "no dejó muchas opciones", ya que el SIP era la única manera de cumplir con los requisitos de capital. El supervisor "nunca le traslado ninguna queja" y destaca que “conocía nuestras tripas perfectamente. Tenía 15 personas allí permanentemente. Mayores garantías no podíamos tener”.

Así lo ha indicado durante el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional por la salida a Bolsa de Bankia, en el que va a responder a las preguntas de la Fiscalía, el Fondo de Reestructuración de Ordenación Bancaria (FROB) y su abogado.

Rato ha explicado que el plan de negocio de Caja Madrid, elaborado en marzo de 2010, no contemplaba ninguna fusión, sino que se decidió a raíz del Real Decreto Ley de mayo de 2010, que estableció los sistemas institucionales de protección (SIP) para las entidades que no cumplieran con los requisitos de capital necesarios establecidos por la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

Caja Madrid -recuerda Rato- estaba cerca del límite de requisitos de capital y la legislación aprobada entonces exigía someterse a un proceso de 'fusión fría' con otras cajas, ya que las cajas de ahorros no tenían acciones y la entidad no había emitido cuotas participativas (un instrumento similar a las acciones pero sin derechos de voto).

Cumplir la ley, sin opciones

"Sus posibilidades de captar capital eran cero, el consejo de administración de Caja Madrid accedió a cumplir la ley, no era una decisión donde hubiese muchas opciones, y entramos en contacto con alguna caja que estaba en la misma situación que nosotros", ha señalado Rato, quien ha reiterado que este fue "el único motivo" por el que Caja Madrid aceptó entrar en el SIP.

Rato, que ha respondido a las preguntas de la Fiscalía en tono altivo, ha asegurado que el entonces gobernador del Banco de España le llamó por teléfono y le citó en su oficina junto al entonces presidente de Bancaja, José Luis Olivas, para comenzar a negociar una fusión.

"El Banco de España me comunicó oficialmente su opinión de que Caja Madrid y las otras seis cajas (Bancaja, Caja Ávila, Caja Canarias, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja La Rioja) eran fundamentalmente sólidas", ha subrayado, a lo que la fiscal ha respondido que, según un informe interno de inspectores de Banco de España, Bancaja se encontraba en un procedimiento de inspección del supervisor y su diagnóstico indicaba que contaba con una "escasa generación de recursos para cubrir necesidades de saneamiento e insolvencia".

14 horas - Rodrigo Rato carga toda la responsabilidad al Banco de España en la salida a bolsa de Bankia

Cajas "perfectamente viables"

Sin embargo, Rodrigo Rato ha negado que tuviera acceso a dicho informe y ha defendido que la opinión oficial y vinculante del supervisor bancario era la de su comisión ejecutiva, que afirmaba que las cajas eran "perfectamente viables" y que los procesos de reestructuración venían dados si las entidades querían tener acceso al capital necesario para cumplir con los requisitos de la EBA.

"El Banco de España nos indicó claramente los pasos que teníamos que dar; no nos dio muchas opciones". Rato reitera que el gobernador y el subgobernador del Banco de España incorporaron a Bancaja a la fusión. Preguntado por las cuentas del Banco de Valencia, Rato ha afirmado que no formaba parte del SIP porque "teníamos un 40% de su accionariado, igual que en Iberdrola o Maphre".

"En los dos años y tres meses que fui presidente de Caja Madrid y Bankia, el Banco de España nunca me requirió que estuviéramos incumpliendo ninguna de sus recomendaciones. No tenía ninguna constancia de que esos trabajos técnicos fueran motivo de fricción", ha declarado.

Preguntado por los cuatro requerimientos del Banco de España, que fueron leídos en los consejos de administración de las siete cajas, Rato se queda con que las dotaciones eran prudentes y el FROB cubría las pérdidas esperadas en los próximos dos años, mientras que la fiscal ha cuestionado la forma en la que se dotaron contra reservas y no contra resultados (como en el resto de fusiones).

Más provisiones

Tras conocer la cifra de provisiones sugerida por el FROB, 6.300 millones, Rato decidió contrastarla con otros dos informes, los cuales elevaban las exigencias, motivo por el que optó por pedir una tercera estimación a la firma PwC, que propuso contar con unos 11.000 millones para afrontar futuros deterioros.

Finalmente, las provisiones "fueron de 13.000 millones de euros", ha indicado el exministro, que ha dicho que ésta fue la "única vez en la que los Consejos de Administración y las entidades no siguieron las instrucciones del FROB", de lo que se ha alegrado.

"Conscientes de lo que parecía un entorno sospechoso, fuimos a un escenario más conservador que el de PwC", ha aseverado Rato, que se enfrenta a penas de entre doce y cinco años de prisión por estafa a inversores de la salida a Bolsa y falsedad contable, sobre un informe que no se incluyó en la información al mercado no porque fuera "secreto", sino porque "no era un informe oficial".

Rato ha sostenido que el grupo financiero informó de sus cuentas debidamente, incluso "que podían sufrir revisión en 2011, y que los activos inmobiliarios no eran líquidos porque el deterioro del mercado avanzaba a una velocidad mayor que a la que podíamos vender los inmuebles".

Tres sesiones hasta junio

En caso de ser condenado, Rato sumaría esta condena a la que ya cumple en la cárcel de Soto del Real por apropiación indebida en el caso de las 'tarjetas black' de Caja Madrid.

Está previsto que hasta el 26 de junio se celebren tres sesiones (lunes, martes y miércoles) cada semana, por lo que esta semana únicamente habrá dos sesiones, la del martes y la del miércoles.

El juicio por la salida a Bolsa de Bankia se reanuda con la comparecencia de Rato

La Fiscalía solo acusa a cuatro de los 34 sentados en el banquillo: el expresidente y el exvicepresidente de Bankia, Rodrigo Rato y José Luis Olivas, respectivamente, y los exconsejeros José Manuel Fernández Norniella y Francisco Verdú Pons.

El Ministerio Fiscal comunicó al inicio del juicio que había recibido un nuevo informe pericial del perito Antonio Busquets que no había tenido en cuenta en el periodo de instrucción y que ponía de manifiesto que la información que aparecía en el folleto de salida a Bolsa ocultaba el estado real de las cuentas, por lo que advirtió de que podría incluir el delito de falsedad contable en su escrito de acusación definitiva, que se dará a conocer cuando finalice el juicio, un delito que descartaba expresamente en su escrito provisional.

Noticias

anterior siguiente