Enlaces accesibilidad

La rebaja de impuestos a la luz, una medida de alcance limitado en la factura

  • La suspensión del impuesto a la generación eléctrica será un alivio pequeño y temporal
  • Los expertos alertan, además, de que en unos meses generaría un nuevo déficit de tarifa

Por
Tras el récord de agosto, la factura de la luz volverá a repuntar en septiembre
Tras el récord de agosto, la factura de la luz volverá a repuntar en septiembre THINKSTOCK

La suspensión del impuesto a la generación eléctrica, que el Gobierno anunció este miércoles para tratar de rebajar el precio de la electricidad, tendrá un efecto limitado y temporal sobre la factura de la luz, según expertos y consumidores, que coinciden en reclamar medidas estructurales para ordenar el mercado eléctrico y la formación de precios.

El objetivo del Ejecutivo que preside Pedro Sánchez es frenar la escalada del precio de la luz, que en agosto marcó una subida del 11 % y que a lo largo de septiembre se sigue encareciendo, con varios récords en la subasta mayorista de electricidad, el mercado en el que las eléctricas compran la electricidad que luego venden al consumidor.

Este mismo miércoles, cuando la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunciaba que el Gobierno suspenderá el impuesto del 7 % sobre la generación eléctrica, el precio del kilovatio hora marcaba un nuevo máximo anual en 75,93 euros, si bien este jueves se ha abaratado ligeramente, hasta los 73,24 euros.

Ribera ha asegurado que la rebaja impositiva redundará en un descenso de la factura de más del 5 % para las industrias y de entre el 2,5 % y el 4 % para los hogares. Si se tiene en cuenta que el recibo medio en agosto fue de 61,83 euros -para una potencia contratada de 4,4 kilovatios y un consumo 250 kilovatios hora al mes-, los particulares pueden obtener una rebaja de entre 1,5 y 2,5 euros.

El Gobierno suspenderá el impuesto a la generación y ampliará el bono social

El precio mayorista sigue al alza

Sin embargo, esa rebaja solo sería tal si el precio del mercado mayorista no subiera en septiembre. El precio variable de la luz que paga el consumidor se divide en tres grandes bloques: los peajes de acceso, que son más del 40%; la energía consumida, que supera el 35%; y los impuestos, que son más de un 20%.

La medida anunciada este jueves actúa sobre este último bloque, pero no sobre el precio de la energía en el mercado mayorista, que se ha incrementado durante todo el año y sigue al alza: "Si sigue a este ritmo, se la come [la rebaja de impuestos] en tres semanas", vaticina el experto en energía Jorge Morales en declaraciones a RTVE.es.

Tomás Gómez, especialista en la regulación del sistema energético del Instituto de Investigación Tecnológica de la Universidad de Comillas, señala, en cualquier caso, que esa subida responde a factores concretos, como la escasez de agua o el aumento del precio de los derechos de emisiones de dióxido de carbono. "Los mercados tienen está lógica, se genera demasiada alarma con el precio de la luz", asegura.

A su juicio, "no se deben quitar y poner impuestos, sino cuidar de los consumidores más vulnerables. Lo que estamos haciendo mal es no adoptar medidas estructurales". Su predicción, en cualquier caso, es que el precio en el mercado mayorista seguirá en aumento, tal como indican los futuros a seis meses.

El precio de la luz marca su segundo máximo anual en una semana

En manos de las eléctricas

La medida, además, tiene otras implicaciones. Para empezar, que la rebaja impositiva no recae directamente sobre el consumidor, por lo que, como recalca Morales, su repercusión "va a depender de la voluntad de las eléctricas". Este experto recuerda el caso de la bajada del IVA a las entradas de cine, que no todas las salas han repercutido sobre sus precios, aunque cree que la presión social y del propio Gobierno empujará a las eléctricas a hacerlo: "Si se siguen marcando máximos, se desatará un escándalo".

Además, eliminar un impuesto supone menos ingresos para el Estado, que en este caso podrían provocar un nuevo déficit de tarifa, la diferencia entre lo que las eléctricas cobran por suministrar la electricidad y lo que los consumidores pagan por la misma. De hecho, el impuesto a la generación eléctrica se introdujo en 2012 para cubrir ese déficit y este año estaba previsto que recaudase 1.533 millones de euros.

Morales cree que la recaudación de este año, dada la subida del precio, debería estar cubierta, pero expresa sus dudas sobre el año próximo. Y también Gómez considera que hay un problema latente: "Va a aparecer más déficit, claramente. Hay un equilibrio muy fino y, si se dejan de recaudar 1.500 millones, habrá que cubrirlo con más peajes o con más subastas de CO2", esto es, con otro tipo de cargas que encarecerán el precio final.

Así lo ha reconocido la propia Teresa Ribera este jueves, al declarar que el descenso de ingresos "está ya integrado" en las subastas de derechos de emisión y en otras partidas presupuestarias. Antes, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, explicaba en RNE que la suspensión del impuesto tendrá un coste de unos mil millones de euros para el erario público, al tiempo que advertía de que estará “muy vigilante” para que las eléctricas lo repercutan en la factura.

Los consumidores hablan de "parche"

Las principales asociaciones de consumidores también han mostrado su escepticismo sobre el alcance de la medida anunciada por el Gobierno, que, según recoge Efe, consideran una solución coyuntural y un "parche" para remediar la subida puntual de la luz, por lo que han reclamado actuaciones más contundentes, como bajar el IVA de la electricidad del 21% al 4%.

"Llama mucho la atención que la primera medida que se tome para abaratar el precio de la luz sea quitarle un impuesto a las empresas. Tendremos que ver si en los próximos días esa bajada se traslada íntegramente a los precios de la electricidad", ha advertido el portavoz de la OCU, Enrique García, quien cree que en la factura del consumidor final la medida va a tener un efecto "muy limitado".

Para Facua-Consumidores en Acción, la medida es "una tomadura de pelo", ya que la subida del precio del kilovatio por hora en septiembre superará por sí sola la rebaja impositiva. Según su portavoz, Rubén Sánchez, el descuento en el recibo que puede derivarse de la bajada del impuesto a la generación "representará poco más que el precio de un café".

El presidente de la Confederación de Consumidores y Usuarios, Fernando Moner, cree que es "un gesto "importante", aunque espera que el Gobierno "no se quede ahí y encuentre soluciones a cada uno de los diferentes conceptos que están en la factura, que en este momento es opaca para los usuarios".

Noticias

anterior siguiente