Enlaces accesibilidad

Suecia considerará violación cualquier acto sexual sin consentimiento expreso verbal o gestual

  • No será necesario usar violencia o amenazas para que haya violación 
  • La reforma legal aprobada por el Parlamento sueco entrará en vigor el 1 de julio
  • En España la violación exige actualmente que haya violencia e intimidación
  • Tras la sentencia de 'La Manada', expertos estudian si es necesario cambiarlo

Por
Una joven sostiene una pancarta de "Yo sí te creo" en una manifestación contra la sentencia de 'La Manada'
Una joven sostiene una pancarta de "Yo sí te creo" en una manifestación contra la sentencia de 'La Manada' EFE/ Juan Carlos Cárdenas

Suecia ha aprobado este miércoles una reforma legal que permitirá considerar violación cualquier acto sexual si no ha existido un consentimiento expreso verbal o gestual. La nueva norma descarta el requisito de violencia, amenazas o aprovechamiento de la indefensión, para que un acto sea considerado violación. La nueva ley, respaldada por todos los partidos en el Parlamento sueco, entrará en vigor el próximo 1 de julio

Suecia se une así a otros países europeos con legislaciones similares basadas en el consentimiento, como Gran Bretaña, Bélgica, Islandia y Alemania, coincidiendo con la polémica en España tras la sentencia de 'La Manada' por abusos sexuales y no por violación al no apreciar los jueces violencia ni intimidación, requisitos que establece actualmente el Cógido Penal para que haya agresión sexual.

La nueva ley sueca establece que el consentimiento no deberá ser necesariamente verbal, sino que también puede producirse a través de gestos o "de alguna otra manera". En caso de duda, el autor de los hechos deberá probar que la participación fue voluntaria.

La reforma legal implica además la creación de dos nuevos delitos, violación y ataque sexual por negligencia, con una pena máxima de cuatro años de prisión. La condena mínima para violación grave y violación grave contra menores de 15 pasa de cuatro a cinco años, según la reforma legal, que incluye también una recomendación al próximo Gobierno -Suecia celebra legislativas en septiembre- para elevar de dos a tres años la pena mínima por violación en grado normal.

"Se ha terminado con el punto de vista de 'pobrecitos los hombres' y que es tan difícil hacer algo", ha afirmado en el debate parlamentario previo la diputada socialista Linda Snekker. Otra parlamentaria, la liberal Maria Arnholm, ha considerado el cambio legal "un paso más" para lograr el objetivo del respeto total a la sexualidad de cada persona.

La violación en España implica violencia e intimidación

En España, el Código Penal diferencia entre abuso sexual y agresión sexual, de forma que para que se considere que ha habido violación tiene que haber violencia e intimidación (artículos 178 y 179). Precisamente esta fue la clave para que la Audiencia de Navarra condenara a los cinco hombres integrantes de 'La Manada' a nueve años de cárcel por abusos sexuales y no por violación a una joven en los sanfermines de 2016.

El tribunal señaló que no había quedado probado que emplearan "fuerza eficaz y suficiente" para vencer la voluntad de la joven y que no existió intimidación entendida como "amenaza o el anuncio de un mal grave, futuro y verosímil, si la víctima no accede a participar en una determinada acción sexual", aunque consideró que sí usaron su prevalencia -superioridad- para conseguir el objetivo de abusar de ella obteniendo lo que legalmente se denomina "consentimiento viciado".

La movilización del movimiento feminista en las calles tras esta sentencia, ha obligado al Gobierno a poner en marcha un grupo de estudio para analizar si es necesario reformar la tipificación de los delitos sexuales Código Penal. Una comisión que finalmente tendrá más expertas mujeres que hombres (15 frente a 13) tras las protestas cuando se supo que estaría integrado solo por 20 hombres.

Países que basan sus leyes en el consentimiento

Amnistía Internacional (AI) ha señalado en un comunicado que la aprobación de la nueva ley en Suecia supone "una enorme victoria" para los derechos de las activistas suecas.

"Este cambio legal convertirá a Suecia solo en el décimo país en Europa que reconoce que el sexo sin consentimiento es violación. La mayoría de países aún define la violación basándose en la fuerza física, la amenaza y la coerción", ha explicado Anna Blus, experta en derechos humanos de esa ONG.

Según la información que publicó AI después de la sentencia de 'La Manada', en Europa tienen definiciones de violación basadas en el consentimiento en Inglaterra, Gales, Escocia, Irlanda del Norte, Irlanda, Bélgica, Chipre, Luxemburgo y Alemania.

Noticias

anterior siguiente