Enlaces accesibilidad

Gobierno y oposición de Nicaragua acuerdan una tregua de dos días

  • El Gobierno se obliga a retirar a sus cuarteles a la Policía, según el pacto
  • La sociedad civil deberá propiciar mejores condiciones al diálogo desde el lunes
  • La mesa de diálogo nacional se reunió sin Daniel Ortega, presidente del país

Por
Una joven ondea una bandera de Nicaragua durante una protesta celebrada el viernes 18 de mayo en Managua
Una joven ondea una bandera de Nicaragua durante una protesta celebrada el viernes 18 de mayo en Managua. EFE/Bienvenido Velasco

Los participantes de la mesa del diálogo nacional de Nicaragua han alcanzado un acuerdo -el primero al que llegan- al declarar una tregua de dos días y consensuar el cese de la violencia, justo cuando cumple un mes del comienzo de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega que ha dejado, hasta el momento, 61 muertos según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

"La mesa de diálogo alcanzó los siguientes puntos de entendimiento: la urgencia de detener los actos de violencia, según lo consignado en la carta de la Conferencia Episcopal de fecha de 11 de mayo de año en curso", ha dicho el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes al leer los acuerdos.

Brenes ha indicado que "todos los sectores se comprometen a realizar una tregua el sábado 19 y el domingo 20 de mayo, en la que el Gobierno se obliga a retirar a sus cuarteles a la Policía, retirar a las fuerzas de choque y simpatizantes del Gobierno".

"La sociedad civil deberá aunar esfuerzos para propiciar mejores condiciones al diálogo, normalizar el tránsito y continuar en un mejor clima el lunes 21 de mayo del 2018", ha agregado el cardenal. Los actores, además, han reconocido la necesidad imperiosa de respetar el derecho de reunión, manifestación y protesta cívica y pacífica.

La mesa de diálogo nacional, sin el presidente del país

En la mesa del diálogo nacional participan el Gobierno, los estudiantes y representantes de la sociedad civil y del sector privado, así como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como entidad investigadora que favorece el esclarecimiento de los hechos y la verdad. La Iglesia católica actúa como mediadora y testigo.

Más allá de los acuerdos, la primera sorpresa de la sesión de este viernes fue la ausencia del presidente, Daniel Ortega, y la vicepresidenta, Rosario Murillo, quienes no acudieron a la cita y dejaron las negociaciones en manos de una representación gubernamental que, además, retrasó el comienzo del diálogo al llegar con una hora y media de retraso.

La delegación fue recibida por los manifestantes con pancartas de rechazo al Ejecutivo y al grito de justicia, mientras algunos protestantes golpearon con las manos sus vehículos.

Otra novedad fue el apagón informativo impuesto a los periodistas, a los que ni se les permitió el acceso al interior de las instalaciones del Seminario ni se les ofreció una retransmisión en vivo de esta mesa de debate.

Noticias

anterior siguiente