Enlaces accesibilidad

Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2017, exige el fin de la represión en Nicaragua en una concentración en Madrid

  • "Esto lo vamos a resolver los nicaraguenses sin intervención extranjera", afirma
  • Los manifestantes piden la convocatoria de elecciones libres en el país
  • Organizaciones de derechos humanos cifran en 27 los muertos en las revueltas

Por
Sergio Ramírez exige el fin de la represión en Nicaragua

Unas 200 personas, entre ellas el ganador del Premio Cervantes 2017, Sergio Ramírez, han reclamado este domingo en la Puerta del Sol de Madrid el fin de la "represión insostenible" que se está viviendo en Nicaragua durante las protestas sociales, que han provocado al menos 10 muertos, según datos del Gobierno, y 27 según diferentes organizaciones de derechos humanos -entre ellas un periodista-.

Sergio Ramírez, que este lunes recogerá en Alcalá de Henares (Madrid) el Premio Cervantes de manos del rey Felipe, ha acudido a la concentración para "solidarizarse" con su pueblo, que ha demostrado, ha subrayado, "tener la valentía suficiente para protestar para que le devuelvan la libertad y democracia confiscadas".

"No podemos seguir aceptando que sigan asesinando a jóvenes en Nicaragua. Ya hemos pagado la cota de sangre suficiente", ha afirmado Ramírez. "Yo creo que esto lo vamos a resolver los nicaraguenses sin intervención extranjera", ha asegurado el Premio Cervantes

Se da la circunstancia de que Ramírez fue protagonista del fulgor revolucionario sandinista que en 1979 derrocó al dictador Somoza. Entre 1984 y 1990 fue vicepresidente del primer Gobierno de Daniel Ortega. En mayo de 1994 quedó excluido de la dirección del Frente Sandinista de Liberación Nacional por sus choques con la línea de Ortega, del que es uno de sus mayores críticos.

Los manifestantes piden la convocatoria de elecciones

Al grito de "El pueblo unido jamás será vencido" o "Que viva Nicaragua", y con pancartas de "Repudio a la dictadura Ortega-Murillo" o "Daniel Ortega no nos representa", los manifestantes han clamado contra las reformas del Instituto Nacional de la Seguridad Social emprendidas por el Gobierno nicaragüense y contra la "violación de los derechos humanos" en su país.

Además han urgido al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, a que "convoque elecciones libres y democráticas" porque son la única forma de "salir de la dictadura".

Algunos asistentes han apelado a la intervención de la comunidad internacional para que no permita "más baño de sangre" en el país centroamericano. Así lo ha asegurado la escritora Gioconda Belli, para quien las protestas constituyen "la recuperación de la revolución" que les "robaron", aunque necesitan del apoyo de los gobiernos extranjeros, incluido el español, para poner fin a este "proceso kafkiano".

"La gente se ha cansado de los abusos, de la falta de democracia y libertad y de que hayan tratado de convertir el país en un feudo", ha censurado. La gestora cultural Eliett Cabezas ha denunciado, por su parte, en declaraciones a Efe la situación "frustrante" por la que está atravesando Nicaragua.

Las ONG elevan a 27 los muertos

Varias ONG han cifrado en 27 los muertos, cifra que eleva los últimos datos del Gobierno correspondientes al viernes, que fijaron en al menos diez los fallecidos, pero las protestas se han recrudecido desde entonces y continúan los enfrentamientos y los actos vandálicos, incluidos los saqueos.

El periodista nicaragüense Ángel Ganoa murió anoche de un disparo en la ciudad de Bluefields, en la Región Autónoma Caribe Sur (RACS), mientras transmitía en directo las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega, confirmó el informativo El Meridiano, para el que trabajaba la víctima.

Soldados del Ejército de Nicaragua, donde el ambiente sigue siendo de tensión, están desplegados en varias ciudades por segundo día consecutivo, tras una noche de enfrentamientos y vandalismo, que se recrudecen jornada a jornada.

Este domingo, quinto día de protestas, también amaneció con saqueos de tiendas y supermercados en Managua y otras ciudades del interior del país.

En imágenes divulgadas por medios y redes sociales se ve a personas cargando objetos producto de saqueos en tiendas y supermercados de Managua.

Organizaciones contrarias a las reformas a la seguridad social denunciaron que son grupos afines al Gobierno los que están saqueando los centros comerciales y buscan confundir a la población en un intento de deslegitimar su lucha. El presidente Ortega culpó el sábado a "pequeños grupos de la oposición", que no especificó, de ser los causantes de las revueltas.

La reforma del Instituto Nacional de la Seguridad Social en Nicaragua provoca una oleada de protestas

Noticias

anterior siguiente
-->