Enlaces accesibilidad

El PIB de la eurozona crece un 0,4% y se ralentiza en el primer trimestre

  • Frente a la fuerte expansión registrada al final de 2017
  • La tasa de paro se mantuvo estable en marzo en el 8,5%

Por
Contenedores en el puerto de Hamburgo
Contenedores en el puerto de Hamburgo. REUTERS/Fabian Bimmer

La economía de la eurozona creció un 0,4% entre enero y marzo de 2018 con respecto al trimestre previo, lo que supone una ralentización frente a la fuerte expansión registrada al final de 2017, según los primeros datos difundidos este miércoles por la oficina de estadística comunitaria, Eurostat. En el cuarto trimestre de 2017, el PIB de la eurozona había crecido un 0,7%.

En el conjunto de la Unión Europea (UE), el crecimiento entre enero y marzo fue también del 0,4% en comparación con el trimestre anterior, cuando había registrado un incremento del 0,6%.

Si se compara con el primer trimestre de 2017, el PIB creció un 2,5% en la eurozona y un 2,4% en la UE entre enero y marzo de este año.
En el trimestre anterior, el crecimiento interanual había sido del 2,8 % en el área del euro y del 2,7 % en los Veintiocho.

La economía de la eurozona modera así su ritmo de crecimiento tras la importante expansión registrada en 2017, cuando el PIB llegó a crecer un 2,3 % en el conjunto del año después de registrar incrementos del 0,6 % en el primer trimestre y del 0,7 % en los trimestres restantes.

La misma tendencia se observa en el conjunto de la Unión Europea, dónde el crecimiento fue del 2,4 % en 2017 y se registraron en todos los trimestres incrementos superiores al 0,4 % anotado al inicio de este año. En concreto, el PIB aumentó un 0,6 % en el primer trimestre de 2017, un 0,7 % en el segundo y tercero, y un 0,6 % en el último.

"Factores temporales" en la ralentización

Los datos, de confirmarse una vez se publiquen las cifras revisadas el 15 de mayo, respaldan lo anticipado por el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, que la semana pasada advirtió de que se está dando "alguna moderación" en el crecimiento de la zona del euro.

Esta "pérdida de ímpetu", dijo, se ha visto en todos los países del área del euro y en todos los sectores de la economía: los servicios, la manufactura, la construcción, la producción de bienes de capital o los indicadores de confianza.

Detrás de la ralentización estarían, según el presidente del BCE, "factores temporales" como el clima, las huelgas o el adelanto de las vacaciones de Pascua, aunque también se esperaba una cierta normalización tras la fuerte expansión de 2017.

Por otra parte, la retórica proteccionista de Estados Unidos -que este martes anunció que prolongaba solo por un mes la exención a los aranceles al acero y al aluminio para la Unión Europea- juega en contra de la mejora de la confianza en la eurozona. Con todo, el crecimiento en el área del euro sigue siendo robusto, con una base amplia y en cotas por encima de la media.

La tasa de paro de la eurozona es la más baja desde 2011

Eurostat también ha informado de que la tasa de paro se mantuvo estable en marzo en la eurozona en el 8,5%, sin cambios con respecto al mes anterior, mientras que en el conjunto de la Unión Europea (UE) la cifra tampoco varió y se situó en el 7,1%. En España, la tasa de paro en marzo fue del 16,1%, una décima por debajo del dato de febrero.

En los países de la moneda única se trata de la tasa más baja desde diciembre de 2011, mientras que para los Veintiocho es el menor porcentaje desde septiembre de 2008.

En España, la tasa de desempleo fue la segunda más alta de la UE, por detrás de Grecia, donde alcanzó el 20,6% según los últimos datos disponibles, del pasado enero.

En marzo, en la Unión Europea (UE) había 17,4 millones de desempleados y de ellos 13,8 millones correspondían a los diecinueve países de la moneda única. En términos interanuales, el desempleo cayó nueve décimas en la zona euro y ocho en la Unión. En el caso de España, la tasa de paro bajó del 18,0 % al 16,1 % en un año.

Con respecto a febrero, el número de desempleados disminuyó en 94.000 personas en los Veintiocho y en 83.000 en la zona del euro. Por otra parte, frente a marzo de 2017 en la UE había 1,9 millones de parados menos, de los que 1,4 millones estaban en la eurozona.

República Checa y Malta, los países con menor desempleo

La menor tasa de desempleo en marzo la registraron la República Checa (2,2%), Malta (3,3%) y Alemania (3,4%), mientras que las más altas se dieron en Grecia (20,6% en enero) y España (16,1%).

En términos interanuales el desempleo bajó en todos los países menos Lituania, donde se mantuvo estable y Estonia, donde subió del 5,3 % al 6,5 % de febrero del año pasado al mismo mes de 2018.

Los descensos más significativos fueron los de Chipre (de 12,3% al 9,1%), Grecia (del 23,2% al 20,6% entre enero del año pasado y enero de 2018), Croacia (del 11,8% al 9,4%) y Portugal (del 9,7% al 7,4%).

Fuera de la UE, en Estados Unidos la tasa de paro se situó en el 4,1 % en marzo, sin cambios con respecto al mes anterior y cuatro décimas de la tasa registrada en el mismo mes del año precedente.

Noticias

anterior siguiente