Enlaces accesibilidad

Atentado en Francia

Un ataque yihadista en el sur de Francia acaba con tres muertos y el terrorista abatido tras asaltar un supermercado

  • El atacante era Redouane Lakdim, un marroquí residente en la ciudad de Carcasona
  • Ha robado un coche, matando a un ocupante, y tiroteado a un grupo de gendarmes
  • Después, se ha atrincherado en un supermercado de Trèbes con varios rehenes
  • Hay 16 heridos, dos graves, incluido un gendarme que se cambió por una rehén
  • El Estado Islámico ha reivindicado el ataque a través de sus órganos de propaganda

Por
Un 'lobo solitario' mata a tres personas en Francia antes de ser abatido

El terror de inspiración yihadista ha vuelto a hacer acto de presencia este viernes en Franciaun hombre con antecedentes por delincuencia común, y que las autoridades no consideraban radicalizado pese a haberle vigilado, ha perpetrado un ataque múltiple en nombre del Estado Islámico en el que ha matado a tres personas y ha herido a otras 16, de las que dos están graves, antes de ser abatido por las fuerzas de seguridad en un supermercado de la localidad de Trèbes, en el sur del país, donde se había atrincherado con un rehén.

El ministro francés de Interior, Gérard Collomb, ha detallado en una comparecencia ante la prensa en el Ayuntamiento de la ciudad, muy próxima a Carcasona, que el atacante ha sido identificado como un "pequeño delincuente conocido por posesión de estupefacientes", al que no se consideraba peligroso, pese a que había estado bajo el radar de las fuerzas del orden.

Pensábamos que no se había radicalizado, pero ha pasado a la acción bruscamente

"Se llamaba Redouane Ladkim. Tenía 26 años y era conocido por hechos de delincuencia menor; le habíamos seguido y pensábamos que no se había radicalizado, pero ha pasado a la acción bruscamente", ha explicado Collomb, quien ha señalado que el presunto terrorista actuó "solo".

Poco después de su intervención, Daésh ha reivindicado el ataque a través de un comunicado de la agencia afín Amaq, en el que asegura que el atacante era "un soldado del Estado Islámico" y que actuaba "en respuesta a las llamadas a atacar a los países de la coalición" internacional que lidera Estados Unidos en Siria e Irak. "Nuestro país ha sufrido un ataque terrorista islamista", ha reconocido el presidente francés, Emmanuel Macron, aunque ha matizado que  los servicios de seguridad están aún analizando la implicación real del grupo terrorista.

Fichado por radicalización

La Fiscalía de París, cuya sección antiterrorista ha asumido la investigación, ha ratificado posteriormente que los servicios de inteligencia habían vigilado a Ladkim y que estaba fichado por radicalización al constatarse sus vínculos "con el movimiento salfista".

El fiscal general, François Molins, ha precisado, además, que el atacante gritó "Allah akbar" (Dios es el más grande, en árabe) y reivindicó ser un "soldado del Estado Islámico" que estaba "dispuesto a morir por Siria" cuando entró en el supermercado de Trèbes.

"Reclamó la liberación de sus hermanos antes de disparar sobre un cliente y un empleado de la tienda, que han fallecido ambos en el lugar", ha detallado Molins, que también ha confirmado que el asaltante nació en Marruecos. Según los medios locales, exigió la liberación de Salah Abdeslam, el único encarcelado por los atentados yihadistas de la noche del 13 de noviembre de 2015 en París.

El fiscal también ha informado de la detención de una persona relacionada con Ladkim, que "compartía su vida" con el autor del ataque y que ha sido acusada de asociación criminal de malhechores con fines terroristas.

Las fuerzas de seguridad desplegadas en el supermercado donde se ha atrincherado el atacante de Trèbes

Las fuerzas de seguridad desplegadas en el supermercado donde se ha atrincherado el atacante de Trèbes.EFE EFE

Tres ataques consecutivos

La secuencia de ataques, según el relato que ha ofrecido a los medios el ministro de Interior, se iniciaba por la mañana, cuando Ladkim ha robado de un coche a punta de pistola, matando a uno de los ocupantes del vehículo e hiriendo al conductor del mismo.

Posteriormente, ha tiroteado a varios gendarmes que habían salido a correr en las proximidades de Carcasona; uno de los agentes recibió un balazo que le perforó el pulmón, pero su vida no corre peligro, según el Ministerio de Interior.

Por último, Ladkim se ha dirigido al supermercado de Trèbes -una tienda Super U de 2.000 metros cuadrados en la que trabajan medio centenar de empleados-, donde ha matado a dos personas, un trabajador y un cliente. El resto de personas presentes en el establecimiento han huido, aunque el atacante ha logrado retener a una mujer como rehén y se ha atrincherado con ella

El Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional, que se ha desplegado en el lugar, ha propiciado un canje por el que un teniente coronel ha ocupado el lugar de la rehén, antes del asalto definitivo sobre el local, en el que Ladkim ha sido abatido.

Un acto de heroísmo

En ese asalto han resultado heridos dos agentes, incluido el oficial que se había cambiado por la rehén, que ha recibido los elogios del ministro de Interior: "Quiero destacar el coraje del teniente coronel que está gravemente herido y que ha tomado el lugar del rehén que el terrorista retuvo para protegerse, un acto de heroísmo", ha remarcado Collomb.

De hecho, las fuerzas especiales han desencadenado su intervención al escuchar disparos en el interior del local, cuando el oficial era ya el único rehén: "El teniente había dejado su teléfono abierto sobre la mesa, así que nosotros podíamos, en un momento dado, oir lo que pasaba; cuando hemos oído los disparos, el GIGN ha intervenido".

Macron, que a primera hora de la tarde ha acudido junto al primer ministro, Edouard Philippe, a la sede del Ministerio de Interior en París para recibir información de la célula interministerial de crisis que coordina la gestión del atentado, ha indicado que el oficial "lucha contra la muerte" a causa de las heridas recibidas.

"Quiero subrayar a la nación mi absoluta determinación por liderar esta lucha. Les pido a nuestros conciudadanos franceses que se mantengan alerta ante la amenaza terrorista, pero también que mantengan la fuerza y la resistencia que nuestro pueblo ha demostrado cada una de las veces que ha sido atacado", ha declarado el presidente francés. "Desde hace varios años apagamos el precio en sangre de conocer la peligrosidad de la amenaza terrorista", ha remarcado.

Noticias

anterior siguiente