Enlaces accesibilidad

Día Internacional de la Mujer

Una marea feminista desborda Madrid: "Vengo a que mi hija aprenda a luchar por sus derechos"

  • Decenas de miles de mujeres alzan su voz en la manifestación de la capital
  • Entre las reivindicaciones, igualdad real y acabar con las agresiones machistas
  • "Queremos derechos e igualdad. Es hora de que nos escuchen"

Por
Una marea feminista desborda Madrid en un 8M histórico

Una marea feminista ha desbordado este jueves el centro de Madrid para reivindicar los derechos de las mujeres, en un ambiente festivo pero también aguerrido, en el que mujeres de todas las edades han alzado su voz para exigir avances reales hacia la igualdad de género: "Vengo para defender mis derechos y que mi hija aprenda a luchar por ellos", resumía Julia, una manifestante que llevaba en hombros a su hija Clara, de tres años.

Como muchos otros asistentes a la marcha, Clara se adornaba la cara con lemas en morado, el color que ha invadido las calles por la que ha transcurrido la protesta, desde Atocha hasta la plaza de España: las ropas, los labios, las mejillas, las pancartas, los paraguas... todo se ha teñido de morado bajo la leve llovizna que ha caído sobre Madrid.

La multitudinaria manifestación de la capital, que según la Delegación del Gobierno en Madrid ha congregado a 170.000 personas, ha servido de colofón a una jornada histórica en la que cientos de miles de mujeres y hombres se han movilizado en toda España para celebrar el Día Internacional de la Mujer, con paros laborales, marchas y un sinfín de actos reivindicativos.

Cientos de miles de mujeres españolas salen a la calle en una jornada histórica

De la igualdad al acoso

Porque había muchas cosas que reivindicar: "La igualdad, la igualdad de salarios entre la mujer y el hombre. Y poder ir a casa tranquilas. El acoso callejero; yo hoy me siento segura, pero tenemos que estar seguras todos los días... La cosificación femenina. Y las violencias machistas", se atropellaba en declaraciones a RTVE.es un grupo de adolescentes, compañeras de colegio en el sur de la ciudad, que habían acudido juntas a la manifestación.

Dicen que estamos en el siglo XXI, pero no se nota el avance

Una de ellas, Sara, explicaba que la lucha es necesaria porque muchos de compañeros no se sienten concernidos: "Dicen que estamos en el siglo XXI, pero no se nota el avance. Últimamente estamos peor, aunque hay excepciones. Hoy apenas han venido tres chicos, de 30 que son en clase, a apoyarnos".

Lo cierto es que han sido muchos los hombres que han participado en la marcha, si bien la voz cantante era femenina, como no podía ser de otra manera: "Aquí estamos las feministas" y "Qué viva la lucha de las mujeres", han sido dos de los lemas más coreados, aunque no han faltado clásicos como "Manolo, Manolito, la cena tu solito" o consignas más aguerridas, como "Estamos hasta el culo de tanto machirulo" y "Tranquila, hermana, esta es tu manada".

Recuperar el espacio público

Ese sentimiento de hermandad, de sororidad, era palpable a lo largo de la manifestación, que rebosaba de palabras como "igualdad", "justicia" y "libertad". Aunque el ambiente era festivo y con numerosos toques de humor en las pancartas -"Sexo débil, los cojones", rezaba una bastante repetida-, había orgullo por ocupar un espacio muchas veces vedado: "Las calles de noche, también son nuestras", se ha cantado con insistencia.

La Gran Vía madrileña, abarrotada de personas por el Día de la Mujer

Miles de personas marchan por la calle Gran Via en Madrid, el 8 de marzo de 2018 durante una huelga de un día para defender los derechos de las mujeres en el Día Internacional de la Mujer. AFP

Así, Claudia, de 25 años, y Karime, de 26 años, denunciaban "el machismo de la calle, que lo sufrimos cada día", y pedían "hacer cambios diarios, sustanciales", para recuperar un espacio público compartido.

En este aspecto, también ha sido constante el recuerdo de las mujeres asesinadas por la violencia machista (según las cifras oficiales, 48 en 2017), con lemas como "No son muertes, son asesinatos", "Ni una menos" y "Somos la voz de las que no están".

Adolescentes y jubiladas

En última instancia, se trataba de visibilizar una lucha que atañe a todas las generaciones, como recordaban Angela y María José, ambas de 71 años: "Es lo que echábamos en falta, yo le he dicho a una chica esta tarde que yo ya tenía la vida hecha, y quienes tienen que luchar son ellas", decía ante la presencia de numerosas jóvenes.

"Que todas las mujeres y los hombres tengan los mismos derechos en la práctica, y no en la teoría de la ley”, decía Pilar, de 18 años, mientras su amiga Claudia, de la misma edad, clamaba contra los "jueces machistas" en los casos de violencia de género. Ambas estaban en la zona más combativa de la marcha, el bloque no mixto, el espacio situado inmediatamente después de la cabecera y que no permitía la presencia de hombres, aunque algún despistado se colaba.

El Día de la Mujer en España, en imágenes

anterior siguiente
31 Fotos 1 / 31 ver a toda pantalla ver miniaturas
  • Concentración a la altura de la Plaza de Cibeles (Madrid)

    Concentración a la altura de la Plaza de Cibeles (Madrid)

    La plaza de Cibeles en Madrid, totalmente colapsada por la concentración feminista cuyo lema es "Si nosotras paramos, se para el mundo".

    AFP
  • Miles de mujeres marchan por la calle Alcalá en apoyo a la huelga

    Miles de mujeres marchan por la calle Alcalá en apoyo a la huelga

    La calle Alcalá, colapsada por miles de mujeres que defienden sus derechos en el Día Internacional de la Mujer al grito de "viva la lucha de las mujeres" o "igual salario, igual trabajo".

    AFP

Por allí andaba también un grupo de mujeres de Aluche, acompañadas de sus hijas e hijos, a quienes han involucrado en la protesta para "reivindicar nuestros derechos como mujeres y enseñar a las futuras generaciones que, de vez en cuando, hay que salir a las calles a manifestarse". La presencia de familias ha sido muy elevada en toda la marcha.

Hacerse ver y escuchar

Sara, estudiante de veterinaria de 22 años, incidía en la visibilidad laboral con una pancarta en la que reivindicaba un "ciencia feminista" recordando a mujeres como Rosalind Franklin, esencial para el descubrimiento de la estructura del ADN aunque olvidada en el premio Nobel, o Marie Sklodowska, que lo ganó dos veces pero es más conocida por el apellido de su marido, Curie.

"Hoy en día sigue siendo mucho más complicado que te den un proyecto de investigación siendo mujer. En mi campo, quienes estamos en clínicas de pequeños animales somos mayoritariamente mujeres, que está peor pagado; si te quieres dedicar al campo, eligen a hombres", denunciaba.

Con todo, Sara se decía "muy contenta" por la movilización de este jueves, una satisfacción que muchas de las asistentes compartían. Aunque Paula, de 16 años, que comandaba las consignas de un grupo un poco más allá, recalcaba que hay que seguir luchando: "Queremos derechos e igualdad. Hemos estado oprimidas históricamente, toda la vida, siempre hemos estado calladas; es hora de que nos escuchen".

Noticias

anterior siguiente