Enlaces accesibilidad

Fomento inicia el 21 de febrero el 'rescate' de las autopistas con la radial R-4

  • Será la primera de las nueve autopistas de peaje quebradas que volverán al Estado
  • El Gobierno busca reducir el impacto en el déficit sacándolas de nuevo a concurso
  • La mayoría del Congreso pide que las autopistas quebradas no se privaticen

Por
Fomento inicia con la R-4 Madrid-Ocaña el 'rescate' de las nueve autopistas quebradas

El Ministerio de Fomento iniciará el 'rescate' de las nueve autopistas quebradas la próxima semana, el 21 de febrero, cuando pasará a hacerse cargo de la primera de ellas, la radial R-4 Madrid-Ocaña, según ha anunciado el ministro Iñigo de la Serna en una entrevista en el canal 24 horas de TVE.

El ministro ha reconocido también que el coste de la liquidación de estas vías "efectivamente tendrá impacto en el déficit público de este ejercicio". Se trata del importe que, por contrato, el Estado debe pagar a los actuales concesionarios de las autopistas para compensar la inversión que realizaron en su construcción.

El Gobierno cifró en unos 2.000 millones el monto de esta 'factura' en el plan de estabilidad remitido a Bruselas el pasado otoño, pero, según De la Serna, se trata de una cantidad "orientativa", dado que el importe definitivo dependerá del análisis que se realice "autopista por autopista".

Las autopistas quebradas que volverán al Estado en lo que es un escenario inédito son la R-2 Madrid-Guadalajara, la R-3 Madrid-Arganda, la R-4 Madrid-Ocaña, la R-5 Madrid Navalcarnero, el Eje Aeropuerto (M-12), la autopista Madrid-Toledo (AP-41), la de Ocaña-La Roda (AP-36), la de Cartagena-Vera (AP-7) y la circunvalación de Alicante.

Además, el ministro ha señalado que el impacto de la liquidación de las autopistas en las cuentas públicas se "aminorará" con el importe de entre 700 y 1.000 millones de euros que Fomento prevé obtener con el concurso que lanzará este mismo año para volver a ceder la explotación de estas vías a empresas privadas, agrupando las autopistas 'rescatadas' en dos paquetes, uno con las pertenecientes al entorno de Madrid y otro con las dos del área de Levante.

Así, en función del cálculo inicial del Gobierno y lo que espera obtener de la relicitación, el 'rescate' de las vías podría costar así unos 1.000 millones de euros a las arcas del Estado.

No obstante, De la Serna ha reconocido también que el importe final a pagar lo acabará fijando un juez, al dar por hecho que los fondos oportunistas que se quedaron con la deuda de unos 3.200 millones de euros que suman las autopistas no estarán de acuerdo con el monto que calcule el Gobierno y lo llevarán a los tribunales.

En marzo, Fomento prevé quedarse con las otras tres radiales (R-3, R-5 y R-2), la M-12 Eje Aeropuerto y la AP-36 Ocaña-La Roda. El 1 de abril tendrá que asumir la Cartagena-Vera y la circunvalación de Alicante, mientras que la AP-41 Madrid será la última.

Entrevista al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna

El Congreso pide no privatizar las autopistas quebradas

Por otra parte, este mismo martes, el Congreso, con la abstención del PP, ha aprobado una proposición no de ley en la que exige al Gobierno renunciar "de forma explícita" a volver a privatizar las nueve autopistas quebradas y rescatadas y paralizar los procedimientos de licitación ya iniciados.

Asimismo, el texto aprobado por la Cámara Baja exige no ampliar los períodos de ninguna concesión de las actuales autopistas de peaje que vayan finalizando su contrato de explotación, con el fin de que ésta se realice "de forma directa por el sector público".

Entre 2018 y 2021 concluyen nueve tramos de autopistas de peaje que, en conjunto, suman más de 1.000 kilómetros: la AP-6 entre Villalba y Adanero, la AP-1 entre Burgos y Armiñán, la AP-7 entre Tarragona y Valencia, entre Valencia y Alicante, entre Montmeló y La Jonquera y El Papiol, y entre Barcelona y Tarragona, la AP-4 entre Sevilla y Cádiz, y la AP-2 entre Zaragoza y Mediterráneo.

La iniciativa, llevada al Congreso por Unidos Podemos y finalmente pactada con ERC, sólo ha recibido el voto en contra de Foro Asturias. En virtud del acuerdo con la formación independentista catalana, el texto aprobado incluye un punto para exigir que no se amplíe "en ningún caso" las tarifas y precios en determinados tramos hasta que finalice su concesión.

El PP, que había presentado una enmienda para no prolongar la concesión de varias autopistas que vencen entre este año y 2021, finalmente se ha abstenido en la votación. La iniciativa de los 'populares' instaba a que las nueve autopistas quebradas se mantengan en el sector público, articulando medidas para minimizar el impacto que la situación de las autopistas en concurso puedan producir sobre los ciudadanos.

Objetivo: 'rescatar' nueve autopistas y volverlas a adjudicar en 2018

El Gobierno prevé asumir la gestión de las nueve autopistas de peaje en quiebra en los próximos meses y adjudicarlas, de nuevo, antes de que acabe el año. Fomento espera ingresar entre 700 y 1.000 millones de euros. El Estado tendrá que indemnizar a las concesionarias actuales, pero aún no hay una cifra definitiva de lo que va a costar rescatarlas. Fomento calcula que serán 2.000 millones. Los fondos de inversión, que compraron la mayor parte de la deuda, elevan la cantidad a 4.500 millones. En cualquier caso, supone un roto para las cuentas públicas.

Estas carreteras, construidas durante los Gobiernos de José María Aznar, quebraron porque se sobrevaloró la cantidad de vehículos que utilizarían estas vías, por el alto coste de las expropiaciones de terrenos y por la crisis económica.

Una vez rescatadas y con el contador de deuda a cero, su explotación revertirá al sector privado. La concesión será de 25 años y algunas concesionarias actuales, como Abertis, están interesadas.

El tráfico de vehículos ha crecido un 8,6% en 2017. El Gobierno estima que este año aumentará un 7,5% y generará un beneficio de 34 millones de euros.

Noticias

anterior siguiente