Enlaces accesibilidad

Barcelona abre 6.200 expedientes a pisos turísticos ilegales en un año y logra que Airbnb retire un millar

  • El Ayuntamiento hace balance del plan de choque contra los alquileres ilegales
  • El equipo de Colau estima que aún quedan entre 5.000 y 6.000 pisos sin licencia
  • El 15% de los pisos turísticos ilegales son realquileres de inquilinos
  • El Ayuntamiento aprecia un "punto de inflexión" en la plataforma Airbnb

Enlaces relacionados

Por
Un grupo de turistas pasea por los alrededores del Parque Güell de Barcelona
Un grupo de turistas pasea por los alrededores del Parque Güell de Barcelona EFE/Quique García

El Ayuntamiento de Barcelona hace balance del plan de choque contra los apartamentos turísticos ilegales que puso en marcha en julio de 2016 en pleno debate sobre la turistificación y el turismo sostenible que se ha intensificado en las últimas semanas. En estos doce primeros meses, ha abierto 6.197 expedientes disciplinarios a pisos irregulares (3.473 de ellos sancionadores) y ha dictado 2.333 órdenes de cese a apartamentos que operaban sin la licencia correspondiente. De estos, 744 han acatado la orden y se han dictado 145 precintos, según la nota difundida este martes.

En este primer año, destaca el Consistorio, se han triplicado las órdenes de cese y los expedientes sancionadores con respecto a los dos años y medio anteriores al plan de choque, desde enero de 2014 a junio de 2016. La cuantía de las multas también se ha duplicado este año para los particulares. Alquilar un piso turístico de manera ilegal puede suponer una multa de hasta 60.000 euros frente a los 30.000 de antes.

Aun así todavía estiman que en Barcelona hay entre 5.000 y 6.000 pisos turísticos ilegales frente a los 7.000 y 8.000 que había en 2015, según ha detallado este martes en declaraciones a los medios la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, quien ha insistido en que este plan de choque era "totalmente necesario".

El Ayuntamiento aprecia un "punto de inflexión" en Airbnb

La teniente de alcalde ha confirmado además que Airbnb ya ha retirado de sus web los 1.036 pisos turísticos ilegales con orden de cese que el Ayuntamiento le exigió eliminar de la plataforma en el plazo de un mes, que terminaba a finales de agosto.

La retirada de estos pisos ilegales "confirma el punto de inflexión y la buena voluntad de continuar trabajando con el Ayuntamiento en esta dirección" por parte de Airbnb, ha dicho Sanz, que ha recordado que estos pisos ya tenían dictada una orden de cese y que continúan con los expedientes sancionadores.

La teniente de alcalde ha avanzado que prevén que la colaboración con Airbnb sea "mucho más fluida" a partir de septiembre y siga retirando los pisos que indique el Ayuntamiento, mientras desarrolla un 'software' que impida ofertar un piso turístico si no se introduce el número de registro en la web, algo en lo que también trabajan con otras grandes plataformas, informa Europa Press.

Otras plataformas como Homeaway, Booking, TripAdvisor, Rentalia y Apartur ya forman parte de una mesa de trabajo con el Ayuntamiento de Barcelona para buscar soluciones al alquiler turístico ilegal.

El 15% de los pisos turísticos ilegales son realquileres

"Es lo que garantiza que la oferta de pisos turísticos ilegales decrezca y que estos pisos estén al servicio de los vecinos y no del lucro vinculado a una actividad turística que no cumple la legalidad", ha señalado Sanz, que ha recordado que cerca del 15% de los pisos turísticos ilegales son ofertados y gestionados por inquilinos y no por el propietario del piso.

El Ayuntamiento ha detectado personas que se dedican profesionalmente a alquilar viviendas exclusivamente para ofrecerlas como pisos turísticos, y que varios de ellos tienen diversos pisos, desde un par a decenas, siendo personas de diversos perfiles -tanto locales como extranjeras- conscientes de la actividad que están realizando.

Una de las novedades del plan de choque fue la puesta en marcha de un equipo de "visualizadores", personas que se encargan de comprobar in situ si las direcciones que aparecen en las plataformas se corresponden con alojamientos concretos y que entrevistan a turistas y vecinos para obtener información sobre posibles pisos que operan sin licencia. Comenzó con 20 personas pero en mayo se duplicó hasta los 40 "visualizadores".

Los "visualizadores" permiten detectar 630 pisos ilegales

Desde mayo, han efectuado 3.000 búsquedas en internet de anuncios sin número de licencia y han realizado 1.157 visualizaciones que han permitido identificar 630 apartamentos ilegales.

El Ayuntamiento, según explica en su nota, ha incrementado también el número de inspectores municipales destinados a los pisos de alquiler ilegales y durante el año que viene lo seguirá haciendo hasta alcanzar los 110.

Desde julio de 2016 el Consistorio ha recibido además 3.059 quejas y reclamaciones a través de la página web específica -barcelona.cat/habitatgesturistics-, donde se pueden consultar si la dirección de un piso se corresponde con un apartamentos que tenga licencia. A estas reclamaciones hay que sumar 1.116 llamadas a los teléfonos gratuitos 010 y 900 226 226.

Noticias

anterior siguiente