Enlaces accesibilidad

Grecia acepta negociar más reformas a partir de 2019 para desbloquear la revisión del rescate

  • Atenas y sus acreedores acuerdan el regreso a Grecia de los técnicos
  • Negociarán "un paquete adicional de reformas" fiscales, laborales y de pensiones
  • Grecia asegura que ninguna comportará "ni un solo euro más de austeridad"
  • El FMI ve necesarios "más avances" pese al acuerdo cerrado este lunes

Por
El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, conversa con el ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos.
El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, conversa con el ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos. EFE/OLIVIER HOSLET

El compromiso de Grecia de legislar reformas adicionales a partir de 2019 ha permitido desbloquear la negociación sobre la segunda revisión del tercer rescate al país heleno. Grecia, sus acreedores europeos y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han acordado que los equipos técnicos regresen a Atenas para negociar este nuevo paquete de medidas para alcanzar un acuerdo que permita cerrar la revisión este lunes en el marco de un nuevo Eurogrupo en Bruselas.

"El resultado de hoy es que las instituciones volverán a Atenas en un plazo muy corto de tiempo", ha subrayado el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en rueda de prensa tras el encuentro.

El ministro de Finanzas holandés ha explicado en rueda de prensa que los equipos técnicos de los acreedores (Comisión EuropeaBanco Central Europeo y Mecanismo Europeo de Estabilidad) y el Fondo Monetario Internacional trabajarán con las autoridades griegas para diseñar "un paquete adicional de reformas" que se centrarán en el sistema fiscal, el sistema de pensiones y el mercado.

Las reformas no comportarán "ni un solo euro más de austeridad"

Fuentes gubernamentales griegas recogidas por Efe y Reuters, han señalado que ninguna de las medidas que se aprueben comportarán "ni un solo euro más de austeridad", ni cargas fiscales adicionales.

El acuerdo prevé que Grecia adoptará una serie de medidas adicionales que tan solo se aplicarán a partir de 2019, es decir, una vez finalizado el tercer rescate, y cuyo contenido todavía no ha adelantado el Gobierno.

Con ello, Atenas habría cedido a las exigencias del FMI que -a cambio de su participación en el rescate- pedía medidas adicionales por un total de 3.600 millones de euros, lo que corresponde al 2% del producto interior bruto (PIB). Con ellas se supone que Grecia podría obtener un superávit primario del 3,5% del PIB a partir de 2019, un objetivo que el organismo monetario internacional no veía posible con los parámetros que marcaba hasta ahora el tercer rescate.

Dijsselbloem, sin embargo, ha rechazado poner cifras al impacto que tendrán las reformas o dar detalles sobre las mismas, ya que tendrán que ser detalladas por los equipos de técnicos, cuya vuelta a Atenas, por otra parte, tampoco tiene aún fecha precisa.

Dijsselbloem: "Habrá un cambio de rumbo"

El presidente del Eurogrupo, quien ha recordado que aún no hay un "acuerdo político" para cerrar la segunda revisión del rescate, ha señalado que "habrá un cambio en el rumbo" del programa, "que se alejará de la austeridad y pondrá más énfasis en las reformas profundas" estructurales, lo que era un "elemento clave para el FMI".

"Cuando haya un acuerdo técnico sobre el paquete de reformas miraremos a la trayectoria fiscal de cara al futuro y volveremos al tema de las medidas de alivio de la deuda a medio plazo", ha concretado Dijsselbloem.

Por su parte, el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha dicho que el objetivo es "crear un paquete que sea equitativo", que incluya esfuerzos, pero a la vez medidas en favor del crecimiento y el empleo.

"Aún queda mucho trabajo por hacer"

"Aún queda mucho trabajo por hacer", ha advertido el presidente del Eurogrupo. Una vez que la misión de supervisión y el Gobierno griego cierren un acuerdo técnico sobre la segunda revisión los ministros de Economía y Finanzas retomarán la cuestión a nivel político.

Con respecto al calendario para los siguientes pasos, Dijsselbloem ha afirmado que "no hay un problema de liquidez en el corto plazo para Grecia", pese a que el país afronta en julio pagos por valor de 6.257 millones de euros en vencimientos de deuda.

No obstante, ha afirmado que existe "una sensación de urgencia" general "por el tema clave de la confianza". "Si queremos que el crecimiento económico en Grecia continúe, la confianza es un factor clave", ha insistido.

El FMI ve necesarios "más avances" a pesar del acuerdo

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha celebrado este lunes el acuerdo entre Grecia y sus acreedores europeos para que la misión de supervisión de las instituciones vuelva a Atenas, pero ha insistido en que "serán necesarios más avances para salvar las diferencias" en otros temas dentro del programa de rescate.

"Damos la bienvenida al progreso realizado por las autoridades griegas para alcanzar los requisitos de las instituciones en áreas clave. Sobre esta base, hemos accedido a enviar una misión de regreso", ha señalado un portavoz del Fondo, que ha pedido mantener el anonimato.

No obstante, el portavoz ha matizado que "serán necesarios más avances para salvar las diferencias en otros importantes temas, y es demasiado pronto para especular sobre las perspectivas de alcanzar un acuerdo formal durante esta misión".

El Fondo aún no ha decidido si participará en el tercer rescate, por valor de 86.000 millones de euros, tras los fallidos dos anteriores en los que sí figuró, ante las dudas que despierta un plan que no incluya alivio de la abultada deuda griega.

Noticias

anterior siguiente