arriba Ir arriba
  • El primer ministro portugués tacha ese discurso de "racista, xenófobo y sexista"
  • Luis de Guindos califica las declaraciones del holandés de "desafortunadas"
  • PSOE y Podemos piden la dimisión del presidente del Eurogrupo
  • Atenas no pide su cese, pero dice que son "estereotipos fuera de lugar"
  • Berlín "aprecia mucho" el trabajo del socialista al frente del Eurogrupo

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, se ha mostrado comprensivo con el hecho de que el Gobierno de España vaya a enviar a Bruselas una prórroga del presupuesto de este año sin grandes cambios, pero ha advertido de que el nuevo Ejecutivo tendrá que aprobar nuevos ajustes para cumplir con el objetivo de déficit comprometido. Por su parte, el ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, ha adelantado que el Consejo de Ministros aprobará este viernes el proyecto presupuestario para el próximo año que remitirá a Bruselas y que es una prórroga de los Presupuestos Generales de 2016, dado que el Gobierno en funciones no puede aprobar unos nuevos. Aunque no ha querido detallar la cifra de déficit público que incluirá, ha indicado que será "cercano" al 3,1%, el objetivo pactado con Bruselas.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha dicho que es "crucial" que Grecia mantenga ahora su compromiso con la eurozona tras la dimisión del primer ministro griego, Alexis Tsipras, y su propuesta de convocar unas elecciones anticipadas justo tras la firma del tercer rescate. Por su parte el jefe de gabinete del presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ha dicho que la celebración de elecciones anticipadas en Grecia puede servir para ampliar el apoyo al tercer rescate al país.

Los compañeros de Gobierno del ministro de Economía han salido en su defensa después de que el holandés Jeroen Dijsselbloem haya sido ratificado como presidente del Eurogrupo. Niegan que España pierda peso en la escena internacional. La mayoría de la oposición habla de fracaso y denuncian que en los últimos años España ha dejado de ser un actor clave en el mundo.