arriba Ir arriba

Luis de Guindos ha rechazado las críticas que advierten que su nombramiento como próximo vicepresidente del BCE compromete la independencia del poder político del organismo emisor de la zona euro, que es considerada una de sus principales características. Según el todavía ministro de Economía español, "la señal que se va a pasar con el tema de mi dimisión pondrá claramente de manifiesto la importancia que yo siempre he dado a la independencia". (20/02/2018)

El actual ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, será con toda probabilidad el próximo vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE). El Eurogrupo ha apoyado que el español ocupe este puesto tras retirar Irlanda a su candidato y único rival, el gobernador del banco central de este país, Philip Lane, poco antes del inicio de la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona. La decisión se ha tomado sin votar y sin ninguna voz en contra, según aseguran fuentes de la UE a RNE. Preguntado por si Alemania y España habían llegado a un pacto para que Madrid apoyara al actual presidente del Bundesbank como presidente del BCE en sustitución de Draghi, De Guindos lo ha negado: "Nadie a quien le hemos pedido el apoyo nos ha puesto ningún tipo de condicionalidad al respecto".

El ministro de Economía, Industria y CompetitividadLuis de Guindos, será el candidato de España a la vicepresidencia de la Comisión Ejecutiva del Banco Central Europeo (BCE). En una rueda de prensa, De Guindos ha afirmado que su elección es una "una posibilidad muy clara" y que dimitirá como ministro el 23 de marzo, "inmediatamente" después de que el Consejo Europeo adopte formalmente su nombramiento por mayoría cualificada ese mismo día.

  • Hasta septiembre, gastará un máximo de 30.000 millones, la mitad que ahora
  • Deja la puerta abierta a modificarlo si empeora la economía y la inflación no sube
  • Mantiene los tipos de interés en mínimos y avisa que seguirán así bastante tiempo
  • Su presidente avisa de que "el mercado aún no puede mantenerse solo"
  • A preguntas de la prensa, Draghi contesta que la crisis catalana podría ser un riesgo