Enlaces accesibilidad

La riqueza de las familias disminuyó un 37% entre 2008 y 2014, según el Banco de España

  • La caída fue más acusada entre los hogares más jóvenes y los más pobres
  • Se hundió un 94% en aquellos cuyo cabeza de familia era menor de 35 años
  • En 2014, el 1% más rico poseía el 20% de toda la riqueza de España

Por
Sede del Banco de España en Madrid
Sede del Banco de España en Madrid. EFE Kiko Huesca

La riqueza mediana (es decir, el punto medio en que el 50% de los casos están por encima y el otro 50%, por debajo) de las familias españolas medida en términos netos (es decir, activos menos pasivos) registró un descenso del 37% durante los peores años de la crisis (entre los años 2008 y 2014). En concreto, la riqueza mediana de las familias españolas bajó desde los 190.400 euros del año 2008 a los 119.400 euros de 2014.

Según la Encuesta Financiera de las Familias (EFF) del Banco de España, publicada este martes, la riqueza mediana se redujo en todos los tramos en esos seis años, especialmente entre los hogares cuyo cabeza de familia era menor de 35 años, donde cayó un 94% (pasó de 81.700 euros a 4.900), y entre el colectivo más pobre del país, que perdió un 50% de su riqueza entre 2008 y 2014 (el descenso entre los más ricos fue del 15%).

Así, la riqueza neta de los hogares cuyo cabeza de familia es menor de 35 años se situó en 2014 en 4.900 euros, cuando en 2011 era de 69.700 euros y en 2008 de 81.700 euros. De la misma manera, en el grupo que engloba al 20% de hogares de menor renta, la riqueza se redujo en un 35,7% en los tres años del estudio.

Respecto a la anterior oleada, correspondiente al año 2011, la riqueza mediana cayó un 22,1%, con disminuciones generalizadas, excepto para los hogares cuyo cabeza de familia tiene entre 65 y 74 años (donde creció 5,6%) y los hogares de más renta (4,3%). Las caídas más acusadas las experimentaron los hogares más jóvenes, con un retroceso del 93%, y los hogares de menor nivel de riqueza, con un retroceso del 92,2%.

Asimismo, la riqueza media de los hogares españoles pasó de los 305.700 euros en el año 2008 a los 245.600 euros en 2014, con lo que el retroceso durante los principales años de la crisis fue del 19,7%.

La encuesta también refleja que el 1% más rico, medido en términos de riqueza neta, tenía el 20,23% del total de la riqueza en España en 2014, cuatro puntos más que el 16,87% del total que poseía en 2011. En términos de renta, sin embargo, su peso cayó del 9,04% al 7,73% del total. Esto se debe en parte a la evolución del precio de los activos reales, ya que mientras la vivienda se ha devaluado, la cotización de los activos bursátiles ha crecido.

La renta cae un 18% entre 2008 y 2014

Mientras, la renta mediana (en términos brutos, antes de impuestos y cotizaciones) de los hogares en España se redujo un 18% durante los peores años de la crisis al pasar de los 27.700 euros en 2008 a los 22.700 euros en 2014, dato este último que es un 9,7% inferior al de la anterior oleada correspondiente al año 2011.

Los datos publicados este martes por el Banco de España reflejan además que la renta media de las familias al inicio de la crisis era de 36.100 euros, mientras que tras los años de recesión disminuyó un 15,8%, hasta los 30.400 euros en 2014.

La renta es más elevada en los hogares mayores (hasta alcanzar el máximo entre los 55 y los 64 años), con un nivel más alto de educación y donde el cabeza de familia trabaja por cuenta ajena, frente a lo que sucedía en 2011, cuando anotaban mejores registros los empleados por cuenta propia, lo que denota una caída de los salarios.

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha explicado que este dato supone una diferencia respecto a las ediciones anteriores de la encuesta, ya que las rentas medias más altas correspondían a los hogares cuyo cabeza de familia era un empleado por cuenta propia, recoge Europa Press.

La vivienda pierde peso en la riqueza

En 2014, el 98,4% de las familias poseía algún activo real o financiero. Los activos reales -referidos a la vivienda principal, otras propiedades inmobiliarias, negocios por cuenta propia, joyas u obras de arte- representaban el 80,2% del valor de los activos totales, siendo la vivienda el activo más importante (46%), aunque perdió peso en favor de otras propiedades inmobiliarias y los negocios para los niveles de renta más elevados.

De hecho, el peso de la vivienda principal en la composición de la riqueza de los hogares pasó del 51,2% en 2011 al 46% del total de los activos en 2014, especialmente para los hogares más jóvenes.

En cualquier caso, en 2014 el 80,4% de los hogares en 2014 era propietario de su vivienda principal, frente al 82,7% de 2011. Para los propietarios de su vivienda, el valor mediano de la misma cayó un 19% respecto a 2011. Además, el 39,8% de los hogares era propietario de activos inmobiliarios en 2014 que no eran su vivienda principal, más de tres puntos porcentuales más respecto a 2011. El 28% poseía una vivienda que no es su vivienda principal y el 11,1% de los hogares tenía en 2014 negocios por cuenta propia.

A su vez, el 40,4% de las familias poseía en 2014 algún activo financiero, excluyendo cuentas bancarias, y los activos financieros representaban el 19,8% del valor de los activos totales.

Respecto a la deuda, la del conjunto de los hogares representaba en 2014 un 12,5% del valor total de sus activos, con un importe mediano de la deuda pendiente de 45.000 euros, lo que supone un incremento del 0,6% respecto a la anterior oleada. La mayor parte de estos pasivos estaban motivados por la compra de la vivienda principal

Noticias

anterior siguiente