Anterior La ONU alerta de que Yemen sufre "la mayor crisis humanitaria del mundo" Siguiente Rajoy niega al juez el cobro de sobresueldos y dice que "jamás" conoció la existencia de una caja B Arriba Ir arriba
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, durante la junta general de accionistas de la empresa
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, durante la junta general de accionistas de la empresa. EFE Fernando Villar

Telxius, filial de infraestructuras de Telefónica, debutará en Bolsa el 3 de octubre con un valor superior a los 3.000 millones

  • Esta salida a Bolsa permitirá a Telefónica captar entre 1.090 y 1.364 millones

  • Colocará un 36,36% en un rango de precios de entre 12 y 15 euros por acción

  • La OPV está dirigida exclusivamente a inversores cualificados

|

Telefónica sacará a Bolsa el próximo 3 de octubre un 36,36% de su filial de infraestructuras Telxius en un rango de precios, aún no vinculante, de entre 12 y 15 euros por acción, con lo que el valor total de la compañía, incluida una deuda de 603 millones, se situaría entre 3.603 y 4.353 millones.

Según recoge el folleto de la oferta pública de venta (OPV) aprobado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Telefónica sacará a Bolsa 90.909.091 acciones, lo que le permitirá captar entre 1.090 y 1.364 millones.

La compañía explica que este porcentaje de la oferta es ampliable hasta un máximo del 40% si se ejercita en su totalidad la opción de compra (green shoe) de hasta el 10% de las acciones inicialmente vendidas por Telefónica, equivalente a 9,09 millones de acciones, representativas del 3,64% del capital de la compañía. En este caso, la cantidad que captaría Telefónica ascendería a entre 1.200 y 1.500 millones.

La salida a Bolsa de Telxius era una de las medidas que Telefónica contemplaba para avanzar en su plan para reducir deuda, que supera los 52.000 millones, tras la venta frustrada de su filial británica O2 por el bloqueo de la Comisión Europea (CE) a la operación.

La OPV, dirigida exclusivamente a inversores cualificados, se llevará a cabo mediante el procedimiento denominado book-building o prospección de demanda, que comenzará este martes y finalizará el 29 de septiembre, fecha en la que se fijará el precio definitivo.

Telxius ganó 94,37 millones de euros en 2015

Durante el ejercicio finalizado el 31 de diciembre de 2015, los ingresos consolidados pro forma de Telxius ascendieron a 691 millones, mientras que su beneficio neto fue de 94,37 millones. Por líneas de negocio, el 57% de los ingresos procedieron del negocio de cable y el 43% restante del de torres. En cuanto al flujo de caja recurrente, el 52% provino del negocio de cable y el 48% del de torres. Por clientes, el 65% de los ingresos procedieron del grupo Telefónica y el 35% de terceros.

Asimismo, Telxius contaba con una cartera de contratos firmados pendientes de ejecución (backlog) de aproximadamente 4.700 millones para los próximos años (a 1 de enero de 2016 e incluyendo contratos celebrados hasta el 30 de junio de 2016).

Telefónica también informa de que el Consejo de Administración de Telxius Telecom tiene previsto proponer a la Junta General de Accionistas el pago en efectivo en 2017 de un dividendo por un total aproximado de 70 millones. El folleto recoge la intención de la compañía de realizar un pago anual de dividendos en los ejercicios siguientes equivalente al menos al 40% del flujo de caja recurrente generado en el ejercicio anterior.

La cartera de activos de Telxius se compone de alrededor de 16.000 torres de telecomunicaciones inalámbricas móviles situadas en España, Alemania, Brasil, Perú y Chile, así como de aproximadamente 65.000 kilómetros de líneas de cable submarino de fibra óptica, de los que 31.265 kilómetros son propiedad de Telxius, así como 71 puntos de presencia en 19 países.

En el folleto, Telefónica apunta diversos factores generales que puedan afectar a la operación, como una desaceleración de la demanda en el sector de la telecomunicaciones, la dependencia de la matriz o las circunstancias políticas o económicas, "sobre todo en América Latina", así como riesgos cambiarios. En el negocio del cable advierte de riesgos por el exceso de capacidad que vive el sector, "lo que podría traducirse en una disminución de los precios" o en un aumento menor del previsto en la demanda de banda ancha en América Latina.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente